Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Entre el 60% y el 70% de la composición de los RCD son materiales minerales

Potenciar la correcta gestión de RCD a favor del medio ambiente

AEDED15/09/2015

Los Residuos de Construcción y Demolición (RCD) se originan como consecuencia de la construcción y demolición de edificios e infraestructuras. Su enorme impacto visual y el escaso control ambiental al que someten los terrenos donde se realiza su depósito, ha potenciado la necesidad de gestionar de manera correcta este tipo de residuos. Por ello, el sector de la demolición cuenta con el Real Decreto 105/2008 sobre gestión de RCD. A pesar de todo, las empresas no siempre llevan a cabo una correcta gestión de este tipo de residuos. Para la Asociación Española de Demolición, AEDED, la correcta gestión de RCD es una de sus líneas básicas de actuación.

De un tiempo a esta parte, la sociedad comenzó a tomar conciencia sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente y se hizo patente que de forma individual y colectiva, todos podíamos contribuir a proteger nuestro entorno ecológico. En el gremio de la demolición, esta nueva concienciación fue para las empresas una condición moral primero, y una obligación legal después, determinado por Real Decreto 105/2008 sobre gestión de Residuos de Construcción y Demolición (RCD).

Los Residuos de Construcción y Demolición (RCD), se originan, según se desprende de su propia denominación, como consecuencia de la construcción y demolición de edificios e infraestructuras. Sin embargo, su composición varía en función del tipo de infraestructuras de que se trate. Con carácter general, entre el 60% y el 70% de la composición de los RCD son materiales minerales (tales como tierras, hormigón, ladrillos, cerámicos) formando el resto cantidades variables de residuos de madera, metal, yesos, plásticos, etc.

foto

El gremio de la demolición necesita volver a ese contexto y potenciar aún más el trabajo conjunto para eliminar las malas actuaciones de determinadas empresas.

La mayor parte de los RCD pueden considerarse inertes o asimilables, y por lo tanto su poder contaminante es relativamente bajo; no obstante, su impacto visual es alto debido al gran volumen que ocupan y al escaso control ambiental que se ejerce en los terrenos donde se realiza su depósito. Las empresas especializadas en demolición comenzaron a adoptar estructuras que permitían la gestión integral, entendiendo que su trabajo era el conjunto de procesos orientados a la recuperación, clasificación y reutilización de materiales. Con la conciencia social y la obligatoriedad legislativa, todo hacía indicar que se había llegado a un nuevo escenario donde la correcta gestión de RCD había llegado para quedarse.

Con la llegada de la crisis económica, se produjo un efecto muy negativo en la gestión de RCD. En primer lugar, porque los organismos competentes han relajado mucho la vigilancia sobre el flujo de los residuos peligrosos y no peligrosos. Y en segundo lugar, algunas empresas han visto dicha relajación y han aprovechado la situación para retirar los residuos peligrosos y no peligrosos de manera incontrolada. Esto último viene determinado porque la correcta gestión de los residuos de construcción y demolición generados en la obra supone un gran esfuerzo económico.

Las técnicas para aprovechar los residuos y hacerlos útiles son costosas, y las empresas cada vez tienen menos recursos económicos y más deudas que afrontar. Por supuesto, esto no es una actividad generalizada, sino minoritaria, pero a la hora de hablar de una correcta gestión de RCD y de medio ambiente, no debería haber resquicios para la mala praxis. Más si cabe, cuando la innovación de nuevos instrumentos técnicos están ayudando a garantizar una correcta gestión de los RCD, lo que se convierte así en un vector de competitividad para las empresas del gremio con la instauración de un mercado sólido de materiales reciclados.

Es por ello que después de siete años desde la puesta en marcha del Real Decreto 105/2008, el gremio de la demolición necesita volver a ese contexto y potenciar aún más el trabajo conjunto para eliminar las malas actuaciones de determinadas empresas, envolviendo a los organismos competentes necesarios, y para beneficio único y exclusivo del medio ambiente.

Para la Asociación Española de Demolición, AEDED, la correcta gestión de RCD es una de sus líneas básicas de actuación. En el año 2013, AEDED recopiló en un documento la normativa existente en España, a nivel nacional, autonómico y de las principales ciudades, sobre RCD, disponible para sus miembros en el sitio web de la Asociación (www.aeded.org). Además, la correcta gestión de RCD ha sido un tema constante en cada una de las actividades organizadas por AEDED, tanto en jornadas como en los programas de conferencias en las diferentes ediciones del Foro de demolición y Foro sobre deconstrucción.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Española de Demolición, Descontaminación, Corte y Perforación

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

SMOPYC - Feria de Zaragoza

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS