Según el estudio sobre incidencia de factores psicosociales en el sector, elaborado por Cema

La industria cementera española, satisfecha con los aspectos psicosociales de los puestos laborales

Redacción Interempresas05/12/2014
Se trata del primer estudio de estas características realizado por el sector cementero en España en toda su historia. Además, cuenta con un éxito de participación que lo avala, con cerca de un 30% de los trabajadores del sector. Siete de los nueve factores analizados fueron considerados “adecuados” por la mayoría de los trabajadores encuestados. El estudio también recomienda posibles mecanismos de mejora de cara al futuro.

La mayoría de los trabajadores de la industria cementera se encuentran satisfechos y consideran adecuados los aspectos psicosociales relacionados con el desempeño de su trabajo, tales como tiempo de dedicación, rol desempeñado en la empresa, autonomía, demandas psicológicas o apoyo social. Esta es la principal conclusión extraída del estudio sobre los factores psicosociales en el sector cementero, pionero para el sector en España, que ha realizado la Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente (Cema) y financiado la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales.

Los trastornos psicosociales son el segundo problema de salud más denunciado en Europa después de los musculoesqueléticos. Según la encuesta europea de empresas sobre riesgos nuevos y emergentes (Esener) de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el trabajo, las nuevas tecnologías y las cambiantes condiciones económicas y sociales hacen que el desempeño del puesto de trabajo esté sometido a constantes cambios, lo que puede agravar las situaciones de estrés. Los riesgos psicosociales pueden afectar además a la salud física, mental y emocional de los trabajadores, provocando problemas añadidos como absentismo, reducción de productividad e incluso elevar el riesgo de accidentes laborales.

foto

Presentación del estudio.

Atendiendo a esta preocupación, susceptible de emerger con más fuerza en contextos como el cementero que en los últimos años han vivido la peor crisis de producción de su historia, la Fundación Cema ha decidido analizar los aspectos psicosociales del trabajo en el sector. La mejora en la seguridad y la salud de los trabajadores siempre ha estado entre los valores esenciales del sector cementero español, consolidado como uno de los más seguros de la industria nacional, con un índice de Incidencia de accidentes con baja seis veces menor que el del sector de la construcción y cinco veces menor que el de la industria en general.

Siguiendo el método F-Sico 3.0, editado por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (Insight), el estudio analiza las 1.197 encuestas recibidas en 2014 desde ocho de los diez grupos cementeros presentes en España, un éxito de participación ya que representa un 27% del sector. La metodología del estudio también permite consultar los resultados en función de los diversos grupos de interés: producción (65,4%), mandos (23%) y administración (11,5%).

Siete de los nueve factores analizados, adecuados según la mayoría del sector

Con el objetivo de localizar las fuentes de riesgo psicosocial más frecuentes en la industria del cemento y proponer así medidas preventivas específicas, el estudio ha analizado nueve factores de riesgo: el tiempo de trabajo; la variedad y contenido; el interés por el trabajador y la compensación; la carga de trabajo; la autonomía; las demandas psicológicas; la participación y la supervisión; el desempeño del rol así como las relaciones y apoyo social.

Siete de ellos son considerados adecuados por un porcentaje mayoritario de los encuestados, cercano incluso al 100% en algunos casos. Así, las demandas psicológicas, que se refieren a la naturaleza de las distintas exigencias a las que se ha de hacer frente en el trabajo, son consideradas adecuadas por un 82% de los encuestados, aunque este porcentaje se reduce a un 64 % en el caso de los mandos que en un 22% consideran su situación como de riesgo elevado o muy elevado. En este sentido, el estudio propone que se establezcan mecanismos o aplicaciones que faciliten al mando tomar decisiones sobre el ritmo, la cantidad de trabajo, el método o el momento de realizar las pausas.

También han aprobado con nota otros factores como la variedad y el contenido del trabajo, que comprende la sensación de que el trabajo tiene un significado y utilidad en sí mismo, con un 71%; así como así como la autonomía (70%) las relaciones y el apoyo social (67%), y el tiempo de trabajo y el interés por el trabajador/compensación (promoción, formación, desarrollo de carrera, seguridad…), que rondan el 60% en ambos casos. El desempeño del rol ha sido considerado adecuado por casi un 50% de los trabajadores, una cifra dentro de los niveles medios, aunque llama la atención que más de un 25% de los cargos contemplan este factor como de muy alto riesgo. En este sentido, el estudio recomienda procurar que las instrucciones lleguen a los trabajadores y se compruebe que son “entendidas, clarificadoras y útiles”.

En el extremo opuesto, únicamente el factor de participación/supervisión fue considerado en niveles de riesgo muy elevado por la mayoría (61%), mientras que solo lo considera adecuado un 17% de los encuestados. Mientras que la supervisión ha sido considerada adecuada por más de un 65 % de los trabajadores, la participación se ha convertido en el apartado en el que concentrar los esfuerzos para la mejora de este indicador, sobre todo entre los trabajadores de las áreas de producción y de administración. En ese sentido, el estudio propone analizar los medios existentes en cada organización para canalizar la participación (buzones, paneles, reuniones periódicas, etc.) y valorar qué aspectos podrían mejorarse o si sería preciso crear nuevos canales.

La carga de trabajo es el factor restante en el que la consideración de “adecuado” ha estado por debajo del 50%, aunque muy levemente, con un 43%. Cabe destacar, no obstante, que el 50 % de los mandos lo considera un factor de riesgo muy elevado, por lo que el estudio recomienda, entre otras variables, la formación en nuevas tecnologías que permitan resolver algunas de las tareas con mayor facilidad.

Valoración positiva de la encuesta desde el sector

El director gerente de la Fundación Cema, Dimas Vallina, resalta que “este estudio se ha realizado en un momento especialmente crítico para el sector cementero, que atraviesa la que sin duda es la mayor crisis de su historia, con un descenso en el consumo de cemento del 80% en los últimos seis años. Precisamente por este motivo, gracias a los resultados obtenidos, podemos valorar más positivamente aún la baja situación de riesgo psicosocial en el sector”.

“A pesar de ello, el sector va a seguir realizando esfuerzos, el primero de los cuales es la elaboración de este exhaustivo informe, que esperamos que sirva para ayudar con sus recomendaciones a que las empresas del sector mejoren aún más las condiciones laborales de los trabajadores”, añade Vallina. Este estudio, promovido por la Fundación Cema, ha sido financiado por la Fundación para la prevención de riesgos laborales y ha contado con la colaboración de Oficemen, CC OO Construcción y Servicios, y MCA-UGT. La realización de este estudio coincide además con la campaña europea 2014-2015 ‘Gestionemos el estrés’, puesta en marcha por Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el trabajo para sensibilizar sobre el creciente problema de los riesgos psicosociales e impulsar la gestión de dichos riesgos en las empresas mediante instrumentos prácticos.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

SMOPYC - Feria de Zaragoza

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS