Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
La aceptación social de proyectos con gran impacto ambiental

Minería sostenible

Francisco Aréchaga Rodríguez, ingeniero de Minas30/10/2014
El concepto de minería sostenible integra, además de los temas técnicos y empresariales, los ambientales y sociales. Sin la conjunción e incorporación en el proyecto de estos tres factores es muy difícil, por no decir imposible, desarrollar esta actividad en nuestros días.

La afección ambiental de la minería se resuelve mediante las técnicas de rehabilitación, que actualmente se encuentran muy desarrolladas y son conocidas por muchos profesionales. Además, están prescritas por ley, y en consecuencia han de ser tenidas en cuenta con detalle suficiente en la elaboración y desarrollo de los proyectos. Incluso las empresas están obligadas a aportar una garantía financiera para asegurar que, en cualquier caso, la rehabilitación va a ser ejecutada. Cabe decir también, que un buen proyecto de rehabilitación puede mejorar las condiciones ambientales previas, por la posibilidad de crear mayor número de hábitats o nichos ecológicos que los preexistentes.

Los temas sociales incluyen muchos aspectos, que requieren criterios de actuación casi siempre diferentes de los técnicos. Una mina ocupa un territorio y modifica la geografía; por tanto, afecta a los individuos que lo habitan, o que obtienen el sustento económico del mismo lugar. También están las cuestiones políticas, económicas, sindicales, etc., que siempre suponen una problemática especial en cada caso particular. La reputación de un proyecto minero puede ser potenciada por una estrategia social inteligente, o degradada por políticas equivocadas y mala comunicación.

La legislación ambiental es muy detallada y estricta; su aplicación, por si misma, establece una metodología de trabajo que garantiza la rehabilitación del espacio afectado por la actividad minera. En cambio, los temas sociales carecen de reglas predefinidas a seguir; en cada caso es necesario desarrollar estrategias y trabajos encaminados a conseguir una buena aceptación del proyecto, que facilite la obtención de licencias y el desarrollo de los trabajos en las mejores condiciones. Aquí el tiempo juega un papel fundamental, pues cada acción debe estar encardinada para buscar el efecto deseado.

Una buena planificación, suficientemente detallada y precisa, permite conocer las necesidades futuras para ir haciendo los trabajos poco a poco desde el presente, aprovechando las numerosas oportunidades que se dan continuadamente. En estas condiciones, las cosas resultan bien, parece que se van haciendo solas y se ahorran costes enormes.

Es evidente que planificar a largo plazo no resulta fácil. Por una parte, se requiere un conocimiento preciso del desarrollo futuro de los trabajos y por otra, intervienen muchas variables ajenas, de difícil control. Será necesario hacer estimaciones y elaborar alternativas, adaptando periódicamente la planificación a las nuevas circunstancias, a la realidad de las cosas. Las improvisaciones siempre resultan muy caras. Los problemas del presente son el resultado de las malas decisiones del pasado.

En minería, y de modo especial en la gran minería, la planificación a largo plazo es algo esencial para evitar errores, que impedirán aprovechar el yacimiento en su totalidad. O incurrir en problemas con consecuencias económicas imprevisibles. A continuación se exponen dos casos que servirán para ilustrar este planteamiento: el caso de la minería de lignito en Alemania y el del lago de As Pontes.

foto

El caso de la minería de lignito en Alemania

La minería de lignito alemana es muy relevante. Afecta a una gran superficie de territorio y está perfectamente integrada en la sociedad que lo habita. Alemania es con diferencia el primer país productor de lignito de Europa. En 2010 alcanzó la cifra de 170 Mt, mientras que el segundo país en importancia, Polonia, produjo únicamente 65 Mt. Esta minería afecta a un territorio muy extenso.

Alemania es con diferencia el primer país productor de lignito de Europa. En 2010 alcanzó la cifra de 170 Mt, mientras que el segundo país en importancia, Polonia, produjo únicamente 65 Mt. Esta minería afecta a un territorio muy extenso. La cuenca del Rin ocupa una extensión de 2.500 km2, está situada a pocos kilómetros al oeste de la ciudad de Colonia y cuenta con unas reservas de 35.000 Mt, de las cuales únicamente 4.600 Mt están actualmente otorgadas.

La producción de esta cuenca se concentra en 3 grandes minas: Inden, Hambach y Garzweiler, todas pertenecientes a la empresa Rheinbraun, filial de R.W.E. El lignito se destina, prácticamente en su totalidad, a la generación de energía eléctrica en 5 centrales térmicas con un total de 10.289 MW instalados.

foto

Son explotaciones a cielo abierto que dan trabajo a unas 10.000 personas y utilizan el método de minería continua (rotopalas, cintas transportadoras y apiladoras) con transferencia; es decir, se trata de una gran zanja que se va desplazando y rellenando continuadamente. La profundidad media es de 350 metros y la extensión de la superficie de operación del orden de 3.000 ha en cada una de las tres minas. Trabajan con un ratio de 4,5 m3/t, lo cual significa que para producir 1 tonelada de lignito se han tenido que extraer previamente 4,5 metros cúbicos del material que lo recubre, y que debe ser depositado en la escombrera que rellena el hueco minero por detrás del frente de explotación.

Las zonas afectadas por esta actividad minera son terrenos agrícolas con núcleos urbanos concentrados, más o menos poblados. La rehabilitación de los terrenos y el reasentamiento de la población están plenamente incorporados en los proyectos mineros.

foto

Rehabilitación de tierras

La cuenca del Rin es una enorme planicie con grandes superficies dedicadas principalmente al cultivo del cereal. Los proyectos mineros incluyen la recuperación del suelo fértil, trasladándolo a la parte superior de la escombrera que se construye por detrás de la explotación. Se trata de una capa de suelo de unos 2 metros de espesor que se excava directamente con rotopala, se transporta por el sistema de cintas, se coloca en la superficie del escombrado mediante apiladora y finalmente se explana con buldócer.

La propia empresa Rheinbraun se encarga de cultivar las tierras durante los primeros años, para conocer los rendimientos de la explotación antes de entregarlas a los agricultores, pudiendo transferir la propiedad en las condiciones debidas. Hasta la fecha unos 170 km2 de tierras recuperadas volvieron al cultivo.

Reasentamiento de la población

Aunque trata de evitarse, en ocasiones no queda otra solución que afectar a núcleos de población. La planificación del traslado comienza al menos 10 años antes de llevarse a cabo. Se intenta mantener a los habitantes de la misma población juntos. La experiencia demuestra que casi la mitad de las personas afectadas desean conservar a sus antiguos vecinos, mientras que otros ven el traslado como una oportunidad para volver a empezar en otro lugar.

Aunque los que tienen que mudarse reciben una compensación económica, algunas cosas o vivencias relacionadas con un lugar que desaparece no tienen precio. No obstante, está socialmente admitido y no resulta muy diferente a las expropiaciones provocadas por la construcción de infraestructuras públicas en cualquier otro país.

Desde 1.948 unas 30.000 personas, que habitaban poblaciones afectadas por la minería de lignito en la cuenca del Rin, tuvieron que trasladarse por este motivo a un nuevo lugar.

El caso del lago de la mina de As Pontes

La mina de lignito de As Pontes perteneció a Endesa, S.A. Fue la mayor explotación a cielo abierto de España, alcanzó una producción de 261 Mt en el conjunto de los 32 años que duró su actividad (1976-2007), y produjo una afección ambiental a 2.400 ha de superficie en el municipio coruñés de As Pontes. El lignito se destinó exclusivamente a generar energía eléctrica en la central térmica de 1.400 MW situada en sus cercanías.

foto

Cuando la mina inició su actividad en 1976, aún no existía legislación alguna que obligase a la empresa a rehabilitar los terrenos. La primera norma española al respecto es de 1982 (RD 2994/1982), (RD 2994/1982), particularizada para las explotaciones de carbón 2 años más tarde, mediante la publicación del RD 1116/198. Con tal motivo, la empresa presentó ante la Administración en 1983 el documento ‘Estudio de Impacto Ambiental de la Mina de Puentes de García Rodríguez’, y se vio en la necesidad de adaptar los procedimientos de operación minera para incorporar estas necesidades ambientales.

foto

A finales de los años 80, Endesa ya disponía de un método de explotación que incorporaba plenamente los conceptos ambientales. En colaboración con la Universidad de Santiago, se desarrollaron los estudios para determinar la factibilidad de los estériles mineros para albergar una cubierta vegetal estable, y se comenzó a recuperar la tierra vegetal de las zonas aún no afectadas por la actividad minera. En los años 1987, 88, 89, 90, 91 y 92 se recuperaron y guardaron para su uso posterior más de 1 Mm3 de tierra vegetal, pudiendo decirse que en aquella época era una iniciativa pionera en España.

Gracias a estos trabajos y al éxito de la integración de la rehabilitación de terrenos como un proceso más de la explotación minera, la recuperación ambiental de la escombrera exterior, en los primeros años de la década pasada, ya se encontraba avanzada y evolucionando con gran fortaleza. En estos años, los animales comenzaron a habitar la escombrera hasta convertirla en lo que actualmente es, uno de los lugares con mayor densidad y diversidad de vertebrados de Galicia. Cabe decir que esta escombrera, exterior al yacimiento, con 720 Mm3 de capacidad, 1.200 ha y 160 metros de altura, es el mayor acopio artificial de tierras que actualmente existe en España.

foto

A finales de 2001 Endesa adopta decisiones para cumplir con los requisitos de la directiva europea 2001/80/CE, sobre limitación de emisiones de grandes instalaciones de combustión; que obligaba a las centrales térmicas existentes, a respetar a partir del 1 de enero de 2008, unos límites de SO2 más restrictivos. Entre estas decisiones, estaba cerrar la Mina de As Pontes por la imposibilidad de utilizar lignito a partir de la fecha citada.

Como se dijo anteriormente, la rehabilitación de la escombrera estaba en marcha. Se trataba ahora de buscar una solución ambiental al hueco minero, cuya superficie también era de 1.200 ha. Para ello, se habían iniciado los estudios algunos años antes de 2001. No obstante, es a partir de entonces cuando se intensifican los trabajos, para desarrollar la solución ya planteada en el Estudio de Impacto Ambiental de 1983; es decir, la inundación para crear un lago de grandes dimensiones.

foto
Situación de la escombrera en 2007.

El primer paso en la definición del proyecto de llenado, consistió en la estimación de las disponibilidades hídricas de las cuencas susceptibles de ser derivadas. Además de establecer el caudal correspondiente, se caracterizaron químicamente las diferentes aguas. Con los datos de caudal y calidad química, se estudió el modelo hidroquímico del lago, tanto en su etapa de llenado como en la situación final, una vez alcanzado el nivel de rebose. Este modelo se utilizó para conocer cuál de los escenarios considerados era compatible con el objetivo final, que no es otro, que crear un lago con aguas comparables a las naturales próximas.

Los resultados obtenidos indicaban que la calidad del agua depende fundamentalmente de dos factores: la proporción de aguas naturales empleadas durante el llenado y la velocidad o rapidez del mismo. La posible captación del río Eume se mostró fundamental para cumplir las condiciones del ecosistema acuático objetivo. El problema era que la cantidad de agua del río necesaria, representaba más de la mitad del caudal anual en el punto de toma. Se trataba de explicar no sólo cual era la solución, sino que también era preciso derivar un caudal muy importante del río Eume, para poder llevar a cabo el proyecto con garantías de calidad.

Ante la magnitud de este problema y su indudable repercusión social, fue necesario desarrollar un Plan de Comunicación a largo plazo que pasaría por diferentes etapas. Como base de partida, se contaba con un buen proyecto, elaborado con antelación y sin prisas. Estaba soportado por la experiencia existente en Alemania cuando, a raíz de la caída del muro de Berlín (1989), se vieron en la necesidad de cerrar numerosas minas de lignito creando lagos.

Al mismo tiempo, el alto grado de rehabilitación alcanzado en aquellos momentos en la escombrera exterior, resultaba un buen ejemplo sobre la capacidad, tanto de la empresa como de las personas responsables, para abordar este tipo de problemas. Es indudable que si la escombrera presentase otro estado, la reputación, y por tanto la confianza en el proyecto, habría sido distinta. Esta idea estaba bien clara; en consecuencia, con antelación suficiente, se intensificaron los trabajos de rehabilitación enfocando la calidad como un objetivo esencial.

Plan de comunicación

Cuando es necesario realizar un proyecto de envergadura, que puede generar controversia social, se hace imprescindible disponer de un Plan de Comunicación. Su base principal es la transparencia, para transmitir seguridad a los agentes implicados y, por otro lado, ha de estar siempre integrado en el proceso de toma de decisiones del proyecto. En definitiva, el Plan de Comunicación, soportado por una estrategia inteligente, es una herramienta de gestión absolutamente necesaria para garantizar el éxito de cualquier proyecto importante.

foto
Una de las visitas de técnicos y autoridades a Alemania.

Con estas bases de partida, los principales hitos del Plan de Comunicación, cuyo objetivo indudable era soportar el proyecto presentado en la Xunta de Galicia, fueron:

1. Demostrar a las autoridades autonómicas y locales cual era la mejor solución. Se organizaron varios viajes a Alemania para conocer los lagos mineros y contactar libremente con los responsables de los proyectos y de los ayuntamientos implicados.

2. Organización en Santiago de Compostela, el 4 de marzo de 2004, del ‘I Encuentro Internacional de Expertos en Recuperación Ambiental de Minería de Lignito”, conjuntamente con Lignitos de Meirama, para explicar a los funcionarios de la Xunta y a los medios de comunicación la solución a este tipo de problemas.

3. Firma entre Endesa y la Consellería de Medio Ambiente, el 10 de marzo de 2005, al máximo nivel, de un Pacto Ambiental, cuyo objeto principal fue acordar que la solución al hueco de la Mina de As Pontes era crear un lago, contando con la captación necesaria de aguas naturales del río Eume. Finalmente, se obtuvo la Declaración de Impacto Ambiental favorable el 8 de julio de 2005 y la Concesión para la Captación de agua del río Eume y Autorización de Vertido de las aguas de rebose del lago a los cauces naturales el 14 de agosto de 2005.

foto
Firma del Pacto Ambiental, el 10 de mayo de 2005.

Estas fechas de autorización permitieron simultanear las obras de captación con los trabajos de explotación minera, que no finalizarían hasta el 31 de diciembre de 2007. De este modo, además de las ventajas derivadas de la conjunción de trabajos, sería posible comenzar el llenado nada más finalizar la actividad extractiva, evitando problemas que en caso contrario, sería necesario resolver.

foto
Premio al Mejor proyecto urbanístico de Galicia en 2011.

Dentro del Plan de Comunicación, también hubo muchos actos o hechos singulares que se divulgaron de modo acorde al fin perseguido: lograr un alto grado de aceptación social del proyecto. Entre otros, los más relevantes podrían ser los siguientes:

1. Construcción de una isla con 1 ha de superficie, que se ejecutó a lo largo de 2 años, y que, en realidad fue una escombrera para la extracción de lignito. Se trataba de una necesidad de la explotación que se manejó como una oportunidad, colocando los estériles por encima del nivel de llenado con 5 y 6 años de antelación. Permitió explicar a los medios que el lago también tendría islas.

2. Construcción de una playa artificial en un área muy próxima al pueblo. Se diseñó en la escombrera interior de la explotación, incorporándola al conformado final de la misma.

foto
Superficie ocupada (2004-2012).

Generó indudables expectativas sobre los usos recreativos del lago, a la vez que resuelve el problema de la protección de la superficie emergente de la escombrera interior frente al oleaje, impidiendo la erosión de los estériles vertidos.

Finalmente, el lago fue inaugurado por el Presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo y el presidente de Endesa, Borja Prado, el 16 de mayo de 2012, unos días después del rebose del lago que se produjo el 18 de abril. Posteriormente, el 20 de agosto de 2012, el Alcalde de As Pontes, Valentín González Formoso inauguró la apertura al público de la playa del Lago de As Pontes, que tiene 440 metros de longitud y que a día de hoy se ha convertido en un referente para el pueblo de As Pontes.

foto

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

SMOPYC - Feria de Zaragoza

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS