La ingeniería española lidera las infraestructuras de transporte mundial

La internacionalización, clave para las constructoras españolas

Redacción Interempresas31/08/2014

El Informe de Competitividad Mundial 2013-2014, presentado por el Foro Económico Mundial (FEM), sitúa a España en el puesto 35 del índice global de competitividad sobre un total de 148 economías. Respecto al informe de 2012 – 2013, España avanza una posición, colocándose por encima de Italia y de Portugal; lejos de Suiza, Singapur y Finlandia que encabezan el ranking. A su vez, Alemania, EE UU y Japón han mejorado su posición respecto a ediciones anteriores.

Según el FEM, la mejora de nuestra competitividad se debe a la calidad de nuestras infraestructuras, al uso de nuevas tecnologías y a la formación del capital humano. Sin embargo, señala entre los mayores problemas a los que se enfrentan las empresas españolas la dificultad de éstas al acceso a la financiación, la reducción de la inversión en I+D, la ineficiencia de la burocracia pública, la regulación laboral y el sistema impositivo español, tal y como publica el Círculo de Empresarios.

Temas todos ellos de gran trascendencia no solo por sus efectos negativos sobre la competitividad, sino también porque obstaculizan la internacionalización y la reducción de la fragmentación del tejido empresarial español. Sin embargo, el sector exterior sigue siendo una importante palanca de recuperación económica. España es el 20º exportador de mercancías del mundo y el 8º en comercio de servicios.

El comportamiento de las exportaciones en los últimos años ha sido extraordinario, según señala Marca España. Según datos del Ministerio de Economía y Competitividad, las exportaciones experimentaron un crecimiento del 47% entre 2009 y 2013, con una aportación al crecimiento en 2012 del 2,5% del PIB y del 1,5%, en 2013.

foto
Foto: Vannmarie.

España mantiene la cuota exportadora

Esta evolución sitúa a España en el 20º país más exportador del mundo, según datos de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Mientras que otros grandes exportadores como Alemania, Francia, Italia o Japón perdieron cuota de mercado, ésta se ha mantenido en España alrededor del 1,6% del total mundial.

España tiene superávit comercial frente a la Unión Europea y a la Zona Euro, así como con Francia, Italia y Austria, entre otros, y el tradicional déficit comercial con Alemania se está reduciendo drásticamente. Esta situación ha ido mejorando a lo largo de 2013. Así en 2013, España registró un superávit comercial de 17.695 millones de euros frente a la Unión Europea y de 10.987 millones de euros frente a la Zona Euro, lo que supone un aumento del 40% y 42,3% respectivamente en comparación a los resultados de 2012.

Desde el año 2002 hasta el 2013, las exportaciones españolas de mercancías crecieron un 76%, mientras que las francesas en ese periodo crecieron un 30% y las italianas un 44%. En 2013, el intenso ritmo exportador de España (5,2% interanual) contrasta con las caídas del 1,6% en Francia, del 0,2% de Alemania y 0,1% de Italia.

En los últimos cinco años, las exportaciones españolas de bienes y servicios han crecido significativamente y actualmente representan casi el 35% del PIB, esto es, 7,2 puntos más que en 2007. Esto sitúa la economía española en cuanto al peso de las exportaciones en el PIB por delante de Francia, Italia y Reino Unido.

España, líder en optimización de infraestructuras

Desde mediados de los 80 se han realizado inversiones crecientes que han supuesto de media entre el 1,4% y el 1,5% del PIB español. Y todas esas inversiones se han gestionado con rigor para extraer de cada euro la máxima rentabilidad, capacidad y servicio.

Estas actuaciones han dado como resultado récords históricos. En 2010, diecisiete millones de pasajeros disfrutaron de la red de alta velocidad ferroviaria más extensa y puntual de Europa y la segunda del mundo. Y más de cuatrocientos millones utilizaron nuestra red de cercanías.

Además, España ha experimentado una transformación muy rápida en lo que se refiere a infraestructuras. Así, con más de catorce mil kilómetros, la red española de carreteras de alta capacidad es la más extensa de Europa. Por otro lado, en los cuarenta y seis puertos de España se han movido, en 2010, 430 millones de toneladas, el 60% de nuestras exportaciones y el 85% de las importaciones. Además, España ha alcanzado el segundo lugar de Europa en embarques de cruceros. Por último, los 47 aeropuertos, operados por la entidad estatal Aena, recibieron en 2010 cerca de 200 millones de viajeros.

España es el referente mundial

Hoy, España es la referencia para los países que quieren impulsar sus infraestructuras de transportes. Siete de los diez mayores operadores que construyen y explotan infraestructuras en el mundo son españoles. Además, el hecho de que España sea el segundo país más montañoso de Europa, ha favorecido que la ingeniería española sea una marca mundial en la construcción de túneles, puentes y viaductos para sortear estas dificultades orográficas.

Las empresas españolas son líderes en el mundo, ejecutando proyectos en la Unión Europea, Oriente Medio, África, Estados Unidos, Canadá, Latinoamérica, Asia y Australia. Aportando talento, innovación, tecnología y trabajo en equipo, para garantizar el éxito de la forma más rápida, eficaz e inteligente.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

SMOPYC - Feria de Zaragoza

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS