Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
“Alrededor de un 40% de las canteras españolas ha sufrido algún tipo de robo en los últimos años”

Entrevista a César Luaces, director general de la Federación de Áridos (FdA)

David Muñoz09/04/2013
La producción de áridos en España acumula desde el año 2006 y hasta el 2012 una caída del 77%, lo que convierte a esta industria en una de las más castigadas por la crisis. A esta situación de fuerte pérdida de negocio se suma ahora otro problema, el agravamiento que se está produciendo de los robos de material que se dan en canteras y graveras. Sobre éstos y otros asuntos hemos preguntado al director general de la Federación de Áridos (FdA) y de la asociación Asociación Nacional de Empresarios Fabricantes de Áridos (Anefa), César Luaces.

A la tremenda caída de actividad que se está dando en el sector de los áridos, ahora se suma otro problema que acaban de dar a conocer al público, el de los robos. ¿Se ha agravado esta situación en estos últimos meses?

En realidad es un problema que viene sufriendo el sector desde hace tiempo pero que ha ido a más en estos últimos años. De hecho, en la última Junta Directiva de la Federación de Áridos, fue sorprendente comprobar cómo de las empresas representadas en este órgano directivo, cerca del 80% han sufrido ya robos importantes en sus explotaciones. Para paliar este grave problema se nos ha pedido que hagamos una nueva acción ante las Administraciones que ponga coto a esta situación. Y digo una nueva acción porque desde hace dos años, a través de la Federación y de sus asociaciones miembro, estamos manteniendo reuniones con las delegaciones y subdelegaciones de gobierno para pedir el apoyo y los medios que garanticen un mayor control de las canteras.

foto
César Luaces, director general de la Federación de Áridos (FdA) y de la Asociación Nacional de Empresarios Fabricantes de Áridos (Anefa).

Entiendo, por lo que señala, que con la crisis el número de robos ha crecido…

El problema es que ahora se juntan dos factores. Por un lado, las empresas tienen menos actividad, por lo que mucha de su maquinaria está parada en canteras, graveras, etc., y con menor vigilancia, lo que puede facilitar su sustracción. Y por otra parte, debido a la crisis, hay mayor necesidad por parte de determinados colectivos de buscar ingresos a base de sustraer material ajeno.

Con todo ello, desde la Federación consideramos que alrededor de un 40% de las canteras españolas ha sufrido algún tipo de robo en los últimos años.

¿Hay regiones más afectadas que otras?

No, la verdad es que es un problema generalizado como demuestra el porcentaje tan alto que le comentaba anteriormente de empresas de la Junta Directiva (en ella están representadas las diferentes regiones de España) que se han visto afectadas por estos robos.

¿Tienen constancia de dónde acaba el material robado? ¿Se vende en España? ¿Sale a otros países?

Hay dos tipos de material que se puede sustraer en una cantera. En primer lugar están los equipos móviles o fijos que pueden ser transportados en camión góndola o en piezas a terceros países donde hay menos control. A día de hoy no tenemos constancia de hacia dónde va ese tráfico aunque sí tenemos claro que tendría que haber una mayor vigilancia en las aduanas.

Y como segundo tipo de material susceptible de ser robado, que no es exclusivo de este sector, se engloba todo lo relacionado con el cable de cobre, los motores, las instalaciones eléctricas… Es un material que se puede revender más fácilmente a entidades recicladoras y cuya trazabilidad resulta más difícil.

¿No han apreciado un mayor control en este último ámbito durante los últimos meses?

Aunque es cierto que se han realizado recientemente algunas modificaciones legislativas para que los recicladores de metales tengan que identificar la procedencia de los materiales, sigue siendo un problema muy grave para nuestra industria. Porque ya no es sólo lo que vale el material sustraído, que los ladrones venden al peso o por piezas, sino que a esto hay que sumarle el enorme coste que supone tener la explotación parada durante la reparación de los desperfectos causados por el robo.

¿Hay un modus operandi generalizado para este tipo de robos?

Como suele ocurrir en estos casos, lo normal es que se produzcan en fines de semana y durante la noche. Y suelen ir precedidos de una previa observación de las instalaciones, para estudiar cuándo están sin vigilancia.

foto
Personalidades en el acto de inauguración en el III Congreso Nacional de Áridos, celebrado el pasado mes de octubre en Cáceres.

¿Qué medidas proponen desde la Federación de Áridos para acabar con el problema de los robos?

Le hemos pedido por escrito al Ministerio de Interior una reunión para solicitarle que se tengan más en cuenta las explotaciones de áridos y las instalaciones mineras en todas las acciones de vigilancia que realiza la Policía Nacional y, especialmente, la Guardia Civil en los entornos rurales. Queremos que se incluyan nuestras instalaciones en sus rutas de vigilancia.

Por otro lado, solicitamos que se refuercen las medidas de control para los materiales que se llevan a los procesos de reciclaje para que no se pueda comercializar con todo aquello que ha sido sustraído ilegalmente de nuestras explotaciones.

Y por último, pedimos que se mejoren los controles a los movimientos de grandes equipos por las aduanas, con el objetivo de evitar la salida de maquinaria robada a terceros países.

Eso a nivel público… ¿pero las empresas también están tomando medidas a la hora de contratar vigilancia privada?

Sí, lo están haciendo pero para las empresas que ya están muy castigadas por la crisis, supone un sobrecoste importante el tener que contratar vigilancia de 24 horas los 7 días de la semana.

“Para las empresas que ya están muy castigadas por la crisis, supone un sobrecoste importante el tener que contratar vigilancia de 24 horas los 7 días de la semana”

Siendo importante este problema, imagino que el verdadero quebradero de cabeza para el profesional de los áridos viene del espectacular descenso (-77%) que se ha producido en el consumo de áridos en España desde el 2006. ¿Cree que se ha tocado ya fondo?

Sinceramente, no. La verdad es que la gravedad de la caída nos ha ido sobrepasando año tras año y los datos que arrojan este comienzo del 2013 también están siendo muy negativos. La falta de inversión pública y de movimiento en el mercado de la vivienda, derivado de la escasez de crédito al particular, nos está perjudicando enormemente.

De hecho el 77% que comenta es sólo de caída en materia de producción, siendo superior el experimentado en volumen de negocio (más del 80%). Si todo sigue así, puede darse el caso de cerrar el año 2013 por debajo de los 100 millones de toneladas de consumo, es decir con una media cercana a las 2 toneladas por habitante y año, algo que no se da ni en países subdesarrollados.

Realmente estamos muy preocupados con estos registros porque nuestro sector no puede generar demanda, sino que cubre las necesidades del mercado de materias primas. Y tampoco la exportación es una vía fácil para nuestras empresas, por las propias características del material con el que trabajamos.

¿Disponen de algún dato que permita ver cómo se refleja esta caída de actividad en pérdida de trabajadores, cierre de empresas…?

La caída de empleo directo, hasta la fecha, está en el entorno del 50-55%, con serias probabilidad de que este porcentaje crezca a corto plazo. En cuanto al empleo indirecto el descenso es muy superior, del 70-75%, porque al ser los áridos un material que se transporta por carretera se ve directamente afectado por la caída de su producción.

Respecto a masa empresarial, lo primero que hay que decir es que en el periodo previo a la crisis, estas empresas disfrutaron de un ciclo expansivo que les permitió capitalizarse a un buen nivel. Durante estos últimos años muchas de ellas han ido aguantando con las reservas que tenían acumuladas pero ahora estamos llegando a un punto en el que se encuentran ya al límite de su capacidad de aguante. Por tanto, si bien el cierre de empresas hasta la fecha no ha sido muy acusado (entre el 10 y el 15%), en los próximos doce meses este porcentaje podría elevarse considerablemente hasta el 40%.

foto
Mesa de los Áridos de Castilla-La Mancha, un proyecto impulsado por Anefa.

¿Está conllevando la crisis el cierre de muchas canteras?

Éste es el último paso que da una empresa. Para abrir una explotación se requiere grandes inversiones y un largo periodo de tramitaciones, por lo que las compañías lo último que quieren hacer es cerrarlas. Su estrategia ahora pasa por parar la actividad en aquellas canteras y graveras que son menos productivas pero manteniendo vivos sus derechos de explotación, de tal forma que puedan reanudar rápidamente la actividad en caso de reactivación de mercado.

Teniendo en cuenta que la Administración, tanto estatal como autonómica o local, no dispone prácticamente de presupuesto para la construcción y mantenimiento de infraestructuras, y visto que aún existe un stock de viviendas importante sin vender… ¿qué soluciones se pueden aportar a corto, medio y largo plazo para salir de este momento?

Realmente las soluciones son pocas. Desde el punto de vista de soluciones que vengan de fuera del sector, es decir externas, hay poco que hacer mientras el sistema financiero no funcione correctamente y las administraciones no recuperen su capacidad de inversión en infraestructuras.

De todas formas, nosotros no pensamos que la solución pase por volver a un periodo de construcción de grandes infraestructuras como el vivido hasta el año 2007-2008. Pensamos que ahora viene la fase de mantener estas instalaciones porque son grandes inversiones que se han realizado con el dinero de todos los españoles y que no se pueden echar a perder.

El ahorro temporal de inversión en mantenimiento supondrá tener que hacer unas grandes inversiones en el futuro para solventar todos esos desperfectos causados por las carencias en conservación. Sabemos que ahora mismo las administraciones están intentando, ante todo, sobrevivir y que no están por la labor de invertir, pero realmente tendrán que empezar a hacerlo para no echar a perder todas las inversiones en infraestructuras realizadas en el pasado.

“La gravedad de la caída nos ha ido sobrepasando año tras año y los datos que arrojan este comienzo del 2013 también están siendo muy negativos”

Y a nivel interno, ¿hay alguna solución que se pueda tomar desde el propio sector?

Nosotros presentamos en octubre de 2012, durante el Congreso Nacional que celebramos en Cáceres, un Plan Estratégico del Sector de los Áridos para el periodo 2012-2025, buscando dar a nuestros propios empresarios algunas pautas para que reconsideren y replanteen su forma de entender la actividad. Es un Plan que ha contado con la participación de más de 500 expertos y con un importante apoyo de las administraciones públicas. Realmente las medidas pasan porque el sector reajuste su oferta a la demanda actual, al tiempo que sigue invirtiendo en calidad, seguridad y medio ambiente, apostando por productos con un valor añadido superior y por mejorar la gestión de las empresas, llegándose incluso, en casos que así lo aconsejen, a procesos de concentración.

Imagino que otra de las consecuencias que conlleva el desequilibrio actual en oferta y demanda, es la guerra de precios, ¿no?

Nosotros, como toda asociación sectorial, tenemos un infinito cuidado en todo lo que concierne a la defensa de la competencia, por lo que no entramos nunca en las políticas de precios. Qué duda cabe que el de los áridos es un mercado donde la competencia es particularmente alta, por lo que esa caída en el volumen de producción del 77% de la que hablábamos antes, también tiene su plasmación en los precios.

La salida al exterior se ha convertido en la vía de escape de muchas empresas españolas de diferentes sectores para paliar las dificultades del mercado español. ¿Cómo definiría el nivel de internacionalización que han logrado ya las empresas españolas especializadas en la industria de los áridos?

El problema del sector de los áridos para salir al exterior es doble. Primero, nosotros estamos extrayendo el material en el territorio español y trabajamos con un producto que se caracteriza por ser de alto consumo pero de bajo precio por tonelada. Eso hace que, a partir de una determinada distancia desde la cantera o gravera, el coste de transportar ese árido sea superior al coste del propio material.

En España, las infraestructuras logísticas de transporte de graneles para grandes volúmenes son muy deficitarias, apenas hay redes ferroviarias aptas que permitan comunicar fácilmente y a bajo coste con las grandes instalaciones portuarias. Paradójicamente en un país que ha invertido muchísimo en infraestructuras, las redes de transporte ferroviario de material a granel son muy poco operativas.

Por tanto, la otra alternativa que están poniendo en práctica algunas empresas es algo parecido a lo que hacen las empresas constructoras. Es decir, tenemos un know how importante en materia de producción de áridos, pues vamos a salir a otros países para ponerlo en práctica. Pero, evidentemente, salir al exterior para abrir una cantera, que supone una inversión muy importante, no es fácil ni está al alcance de todas las empresas.

foto
Alumnos participantes en una de las ediciones del Día de los Árboles y de los Áridos.

Cambiando de tercio, y hablando de cosas más agradables, recientemente se ha celebrado una nueva edición del Día de los Árboles y de los Áridos. ¿Qué balance hacen de la edición de este año?

El balance ha sido positivo porque, a pesar de la crisis, ha habido un número importante de explotaciones que se han involucrado (en el entorno de las 35 -40 explotaciones). No doy la cifra exacta porque en algunas CC AA, por motivos climatológicos, se tuvo que posponer la jornada y se va a celebrar en las próximas semanas.

La iniciativa es ‘per se’ muy positiva porque es un día de fiesta donde los niños que estudian cerca de las canteras salen de sus colegios, van a una explotación industrial, ven por qué se hacen los huecos en el terreno, por qué se tritura el material, para qué vale, cómo son los equipos… Y los trabajadores de estas canteras también viven un día especial porque reciben la visita de conocidos e incluso de sus propios hijos.

Es una iniciativa modélica en Europa y seguimos promoviéndola año tras año.

Y la última, ¿cómo intuye que serán los próximos meses para el sector español de los áridos?

A corto plazo, vamos a vivir momentos difíciles, muy difíciles, porque las empresas están ya exhaustas y la situación económica no termina de repuntar. Pero por otro lado también hay un punto importante que no podemos olvidar. El sector de los áridos, por ser éste uno de los primeros materiales que llegan a una obra, fue de los primeros en sufrir los síntomas de la crisis, con lo que, por la misma razón, consideramos que seremos de los primeros en notar la recuperación.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Nacional de Empresarios Fabricantes de Áridos

TOP PRODUCTS

Maropsa

Doble tratamiento superficial

Maropsa

Emsa

Molinos de impacto Mobifox

Emsa

Emsa

Molinos de impacto Mobifox

Emsa

HJM

Cargadoras de ruedas compactas

HJM

ENLACES DESTACADOS

Trafic - IFEMA - Feria de MadridMunicipalia - Fira de Lleida

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS