Abelló Linde, S.A. - Equipos de corte por láser

Abello Linde Laser Line

Solución para el procesado por láser

En el corte, soldeo y tratamiento de superficies por láser, la selección adecuada del gas tiene un gran impacto sobre la calidad del trabajo y la productividad del proceso, por contra su repercusión sobre los costes de operación es realmente limitada.

Linde ha desarrollado el programa Laserline para garantizar a sus clientes la máxima calidad, productividad, seguridad y el adecuado mantenimiento del equipo en el procesado de materiales con láser.

El programa comprende la oferta de: gases de alta pureza para el suministro del resonador láser; gases de proceso de altas prestaciones ara el corte y el soldeo; el estándar de instalaciones más avanzado para el suministro seguro de gas; y los más innovadores servicios que garantizan el mantenimiento adecuado de sus instalaciones, el entrenamiento óptimo del operador láser, la optimización de los procedimientos de operación y la máxima seguridad.

Los gases Laserline mantienen la óptica del resonador limpia, garantizando una emisión láser estable, y el aprovechamiento óptimo de la potencia láser. Asimismo, evitan el incremento del coste, que supone las reparaciones por verías prematuras, que normalmente superan el gasto anual n gases para el resonador.

El programa Laserline contempla que el suministro de gases puros o premezclados especialmente adaptados a las especificaciones de los diferentes fabricantes de equipos láser.

Uno de los principios más importantes del corte por láser es el hecho de que cuanto más alta es la pureza del oxígeno de corte, más rápido es el corte.

El oxígeno para el oxicorte por láser de la gama Laserline puede incrementar de forma visible la velocidad de corte. El nitrógeno para aplicaciones por láser de la gama Laserline permite cortar bordes con gran calidad en piezas de acero inoxidable contribuyendo así a la protección de la superficie cortada contra la corrosión.

La parada en la producción ocasionada por la avería del láser, supone un coste adicional no deseado. Por eso, no solo es necesario exigir la máxima pureza de los gases, sino además mantener dicha pureza durante su utilización, lo que exige un diseño y montaje del sistema de suministro de la máxima calidad. La falta de estanqueidad en el sistema de suministro favorece el acceso de impurezas a la canalización, como por ejemplo, moléculas de hidrocarburos. Las impurezas disminuyen la calidad del rayo láser y destruyen los espejos.

Las instalaciones Laserline mantienen la pureza del gas hasta el punto de utilización.