Bereiker marca la pauta en amarre para centros de mecanizado de alta velocidad

01/09/2003
foto

Proyecto C.A.S.A. para amarre en el mecanizado de piezas de Titanio y Aluminio

Actualmente Bereiker se encuentra inmerso en un nuevo proyecto con C.A.S.A. Son ya varios los proyectos confiados a Bereiker por esta empresa siendo cada vez mayores las exigencias.

En esta ocasión el encargo realizado ha sido el de buscar el mejor sistema de sujeción para el amarre durante el mecanizado de piezas de titanio y aluminio para uno de sus últimos proyectos aeroespaciales.

El sistema que Bereiker utilizará es el del llamado “AMARRE PUNTO EN O”. Dicho amarre consiste en varios cubos de mecanizado construidos en material especial y equipados con equipos hidráulico-mecánicos que hacen que el amarre sea muy preciso. Se asegura una repetitividad punto cero de <0,01 mm. El material especial con el que están construidos los cubos nos permite una absorción óptima de las vibraciones producidas por el centro de mecanizado, ganando en precisión.

Se trata de equipar con 28 cubos completos una célula de trabajo compuesta de 4 centros de mecanizado de alta velocidad.

También Bereiker aporta su ingeniería para proyectos de gran rendimiento dentro del amarre sea cual sea el campo. Uno de sus últimos proyectos es el desarrollado para C.A.F. Construcciones y Auxiliar de Ferrocarril.

Proyecto C.A.F. para el amarre en soldadura de paneles del T.A.V.

El último de los desarrollos de Bereiker ha sido el establecimiento de un sistema hidráulico integrado de sujeción para el amarre de paneles de aluminio de los techos y suelos de los vagones del T.A.V. (Tren de Alta Velocidad) con el fin de garantizar un buen posicionamiento y la planitud perfecta de dichos paneles para su soldadura.

La colocación de soldadura final ocupa una superficie de 25 x 3 metros y se compone de 24 cilindros especialmente diseñados por Bereiker y fabricados en Italia. Estos cilindros tienen la característica de que sirven para 4 modelos diferentes de suelos y techos, por lo que no hay que cambiar su posición en ningún momento lo que hace que el cambio sea realmente rápido.

Uno de los principales problemas que existían en C.A.F. además de la lentitud del cambio era la gran deformación y pérdida de planitud que existía en los suelos y techos después de su soldadura. El antiguo amarre era mecánico, dando diferentes presiones en cada punto y por lo tanto perdiendo la planitud entre paneles llegando a diferencias de más de 20 mm. Ahora las diferencias son mínimas, de uno o dos milímetros en 25 metros. También se daban deterioros constantes de tornillos de sujeción con el consiguiente gasto en mantenimiento.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017Fitmaq 2017 Bilbao

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS