El Presidente del Parlamento Europeo y una Comisaria de la CE han ayudado a impulsar la campaña

Primera campaña panaeuropea para combatir los riesgos derivados de las sustancias peligrosas en el trabajo

Redacción MU15/10/2003
La Semana Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, celebrada en octubre, es una campaña informativa concebida para aumentar la sensibilización y promover actividades con miras a que Europa sea un lugar de trabajo seguro y saludable. La Semana está orientada al lugar de trabajo y se invita a todas las instituciones y organizaciones relacionadas con la seguridad y la salud, los sindicatos, las empresas, los directivos, los trabajadores y los delegados de prevención a que participen y organicen sus propias actividades. Éstas pueden consistir, por ejemplo, en auditorías especiales y actividades de evaluación de riesgos en el lugar de trabajo, la organización de cursos de formación, la distribución de material informativo, la puesta en marcha de una nueva política sobre el lugar de trabajo, programas de sugerencias, el fomento de la participación de los empleados y sus representantes o la asociación con otras organizaciones, empresas o subcontratistas para desempeñar actividades de forma conjunta. El lema de la Semana Europea 2003 es «Sustancias peligrosas – Mucho cuidado».
foto
La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo ha puesto en marcha en marcha el martes 13 de mayo de 2003, en el Parlamento Europeo en Estrasburgo, la primera campaña paneuropea para reducir los riesgos derivados de los productos químicos, los agentes biológicos y otras sustancias peligrosas en el trabajo, riesgos que afectan a aproximadamente una cuarta parte de los 150 millones de trabajadores de la UE. Cáncer, asma y problemas neuropsiquiátricos son algunas de las enfermedades que pueden causar los 100.000 productos químicos que se comercializan en la UE, además de los agentes biológicos.

Según las investigaciones, el 21 por ciento de los trabajadores de la UE está expuesto a productos de efectos carcinógenos conocidos o sospechados, como el benceno (en combustibles) y la sílice cristalina (en materiales de construcción), mientras que el 22 por ciento de los trabajadores inhala humos y vapores durante al menos una cuarta parte de su tiempo de trabajo, lo que incluye disolventes orgánicos, polvo de madera y humos de soldadura. Asimismo, el 16 por ciento de los trabajadores maneja tintes, pesticidas, cromo VI (por el cemento húmedo) y otras sustancias peligrosas durante períodos de tiempo similares, ya sea directamente o a través de superficies contaminadas y de procesos de producción. Los sectores que más riesgos presentan son los de la construcción, la agricultura, las industrias gráficas, los servicios de limpieza, la atención sanitaria y la mecánica del automóvil.

Estos riesgos se ven acrecentados por el insuficiente cumplimiento de la normativa y por la falta de información. Un estudio, por ejemplo, averiguó que sólo el 12 por ciento de las empresas conocía sus obligaciones establecidas por las medidas reguladoras. Otro estudio diferente puso de manifiesto que el 20 por ciento de las fichas de datos de seguridad facilitadas por los fabricantes de sustancias peligrosas contenía errores.

Las repercusiones para la salud son considerables. Las investigaciones han demostrado que el 4 por ciento de todos los cánceres, por ejemplo, guarda relación con el trabajo y que el 10 por ciento de los trabajadores contrae eccema. Asimismo, los estudios indican que una tercera parte de todos los casos de asma adquiridos en la edad adulta es provocada por la exposición en el lugar de trabajo. Se calcula que, tan sólo las enfermedades dermatológicas de origen laboral, que suelen obligar a los trabajadores a cambiar de trabajo por ejemplo al 10 por ciento de los peluqueros cuestan a la UE 600 millones de euros al año. Por su parte, el asma de origen laboral cuesta a la UE, según las estimaciones, entre 400 y 800 millones de euros.

Sin embargo, es probable que los costes humanos y financieros sean mucho mayores. Los datos existentes se basan en estudios de las sustancias con toxicidad conocida. Pero dos terceras partes de los 30.000 productos químicos más utilizados en la UE unas 20.000 sustancias no han sido objeto de pruebas y evaluaciones toxicológicas sistemáticas. Sólo los nuevos productos químicos notificados desde 1981 tienen la obligación de someterse a dichas pruebas, si bien la UE está desarrollando una estrategia para hacer una evaluación sistemática de los productos químicos llamados «existentes».

Anna Diamantopoulou, Comisaria Europea de Empleo y Asuntos Sociales, afirma que «las sustancias peligrosas contribuyen notablemente a los 350 millones de jornadas perdidas por problemas de salud de origen laboral en la UE y a que siete millones de personas sufran enfermedades laborales. La campaña de la Agencia, junto con las iniciativas de la UE, entre ellas nuestro Libro Blanco sobre una estrategia para la futura política en materia de sustancias y preparados químicos, son pasos importantes para tratar este problema grave, pero con frecuencia oculto».

En palabras de Pat Cox, Presidente del Parlamento Europeo, “el uso de sustancias peligrosas en el lugar de trabajo es habitual para millones de trabajadores de la UE. Es importante que campañas como ésta transmitan a los trabajadores y a los ciudadanos el mensaje de que las sustancias peligrosas se deben manejar con cuidado, tanto en el lugar de trabajo como en casa. Esta campaña es importante no sólo para aumentar la sensibilización, sino porque nos ofrece además consejos y buenas prácticas sobre cómo eliminar o minimizar estos riesgos. No se puede subestimar el importante papel que pueden desempeñar los medios de comunicación a la hora de ayudar en esta tarea».

Las investigaciones han demostrado que el 4 por ciento de todos los cánceres guarda relación con el trabajo y que el 10 por ciento de los trabajadores contrae eccema
«Me complace anunciar que la Semana Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo ha llegado a ser el mayor evento sobre seguridad y salud en nuestra zona, incluyendo no sólo los 15 Estados miembros de la UE, sino también todos los países candidatos y los países de la AELC», dice Hans-Horst Konkolewsky, Director de la Agencia. «Las sustancias peligrosas se deben manejar con cuidado: este es el mensaje clave de nuestra campaña de 2003. En muchos casos, existen sustitutos seguros de las sustancias peligrosas, por ejemplo para los disolventes orgánicos. Si no es posible la sustitución, la exposición se puede eliminar o reducir con medidas de control eficaces. Esperamos hacer llegar estos mensajes, a la vez que una gran cantidad de información sobre buenas prácticas, a los lugares de trabajo de toda Europa en los que se manejan sustancias peligrosas».

Las investigaciones han demostrado que el 4 por ciento de todos los cánceres guarda relación con el trabajo y que el 10 por ciento de los trabajadores contrae eccema

Para apoyar este esfuerzo, la campaña de la Agencia, que constituirá el centro de su Semana Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo en octubre, proporcionará información de todo tipo sobre los riesgos y soluciones existentes a través de diversos medios de comunicación. Incluye dossier de información en todos los idiomas oficiales de la UE, carteles, folletos y una página web multilingüe, en la dirección http://osha.eu.int/ew2003/. La Agencia, que sirve de portal europeo de la información sobre seguridad y salud en el trabajo, anunciará además, en el acto de clausura de la Semana en noviembre, los ganadores de sus galardones europeos a las buenas prácticas entre las organizaciones que hayan abordado de la forma más acertada el problema de las sustancias peligrosas por medio de medidas preventivas, concienciación sobre los riesgos, sustitución y otras técnicas. A lo largo de este mes se organizarán actos en toda Europa para transmitir la campaña a todas las entidades, grandes y pequeñas, públicas y privadas.

foto
La comisaría europea de media ambiente, Margot Wallström (der.), aceptó una invitación del presidente del Consejo Europeo de la Industria Química (CEFIC) y vicepresidente de Basf, Eggert Voscherau (izda.), para visitar la sede de Basf en Ludwigshafen (Alemania). También asistió la ministra de medio ambiente del land Renania- Palatinado, Margit Conrad.

Normativas

La legislación de la UE pretende minimizar los riesgos para la salud derivados de las sustancias peligrosas en el lugar de trabajo. En ella, la eliminación y la sustitución ocupan, dentro de las medidas de control para proteger a los trabajadores de las sustancias peligrosas, un lugar preferente. Las referencias legislativas europeas más importantes en este ámbito son:
  • La Directiva del Consejo 89/391/CEE, que contiene las disposiciones básicas de seguridad y salud en el trabajo cuando no están contempladas en legislación más específica.
  • La Directiva del Consejo 98/24/CE de 7 de abril de 1998 relativa a la protección de la seguridad y la salud de los trabajadores contra los riesgos relacionados con los agentes químicos durante el trabajo.
  • La Directiva del Consejo 90/394/CEE, de 28 de junio de 1990, relativa a la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes carcinógenos durante el trabajo, y sus modificaciones.
  • La Directiva 2000/54/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de septiembre de 2000, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017Fitmaq 2017 Bilbao

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS