Posicionamos su web SEO / SEM
El Plan Nacional de I+D+i para el periodo 2004-2007 destinará los dos primeros años un 20 por ciento más de recursos que en 2003

Aumentan los recursos para I+D+i

María Escribano15/02/2004
Este nuevo plan, aprobado por el Gobierno, contempla una dotación presupuestaria de más de 9.200 millones de euros para los dos primeros años, pretende alcanzar el 1,22 por ciento del PIB en gasto de I+D para 2005 y durante su vigencia, el esfuerzo en I+D+i se materializará en crecimientos del 10 por ciento.
foto
El nuevo plan es clave para mantener el ritmo de crecimiento económico y social logrado en los últimos años, ya que la mejora y el avance de una economía debe estar basado en la investigación, desarrollo e innovación como elementos fundamentales de una sociedad competitiva. Para lograr este crecimiento sostenido, el plan establece, a mitad de ejecución, en 2005, una profunda revisión de su marcha para revitalizar e impulsar los objetivos marcados desde un principio.

La elaboración del plan ha contado con una amplia participación de todo el sistema de ciencia-tecnología-empresa-sociedad (más de 450 expertos de universidades, organismos públicos, centros tecnológicos y empresas), incluidas las Comunidades Autónomas, departamentos ministeriales y otras instancias (Consejo Asesor, Consejo Económico y Social). Se trata de involucrar y hacer partícipes a todos los elementos que forman la sociedad en uno de los aspectos clave para el futuro desarrollo económico y social del país.

El nuevo plan ha definido una serie de objetivos sobre los que se van a vertebrar las diferentes actuaciones. La búsqueda del incremento del nivel de la ciencia y la tecnología españolas; aumentar los recursos humanos dedicados a la I+D+i, tanto en el sector público, como en el privado; reforzar los derechos y las garantías de los investigadores; fortalecer la dimensión internacional de la ciencia y la tecnología españolas, especialmente en el espacio europeo de investigación; nuevas actuaciones en grandes instalaciones; potenciar el papel de la investigación básica, y mejorar la comunicación a la sociedad de los avances que se vayan produciendo son los elementos más destacables de este Plan Estratégico.

Para conseguir estos objetivos, se apuesta por crecimientos del gasto en investigación sostenidos y asequibles, de manera que no sólo se trate de una apuesta ambiciosa, sino también realista. En concreto, el plan pretende alcanzar un gasto en I+D del 1,22 por ciento del PIB en 2005, y un 1,4 por ciento en 2007. Asimismo, el gasto en innovación con respecto al PIB deberá superar el 2,1 por ciento en 2005 y el 2,5 por ciento en el año 2007.

Para ello, el plan estima que la Administración habrá destinado a I+D+i en los dos primeros años un 20 por ciento más con respecto a 2003. Se habrá pasado de dedicar 4.000 millones de euros anuales a destinar a la investigación, desarrollo y la innovación más de 4.800 millones de euros.

Apoyo a la inversión privada

La participación empresarial es uno de los puntos en los que el nuevo plan incide de manera especial, puesto que estima que el sector privado aportará en 2005 más del 56 por ciento del total de la inversión, y en el entorno del 60 por ciento a la finalización del plan.

El plan pretende no sólo elevar la capacidad tecnológica e innovadora de las empresas, sino también promover un tejido empresarial innovador y crear un entorno favorable a la inversión en I+D+i, sin perder de vista que es necesaria una mayor interacción entre el sector público y el privado. Se busca alcanzar en España un ratio de más de 29 empresas innovadoras por cada cien, frente a las 23,5 actuales.

Líneas de actuación

El nuevo plan expone varias líneas de actuación. En primer lugar, establece acuerdos sectoriales con los diferentes segmentos productivos. Además, y para motivar la necesaria inversión en I+D, el Plan Nacional prevé mejoras fiscales a la inversión en investigación y desarrollo, a través de mayores deducciones directas; el incremento de la deducción para gastos de personal investigador; el incremento de la base de deducción para la adquisición de patentes, licencias y diseños, así como la elevación del límite aplicable a la deducción por I+D+i en las tecnologías de información y la comunicación. Todas estas deducciones se verán refrendadas por la certificación fiscal, el certificado que avalará las inversiones en I+D y que serán vinculantes de cara a Hacienda.

Junto al marco fiscal, el nuevo plan estipula el apoyo a la creación de nuevas empresas de base tecnológica a través de incubadoras y capital riesgo, así como una mayor coordinación en la interacción público-privado, a través del soporte a parques científico-tecnológicos; apoyo a las Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRIS) y apoyo a los centros tecnológicos o la creación de plataformas tecnológicas. También tendrá una especial dedicación el apoyo financiero a la creación de unidades de I+D y a la protección intelectual e industrial.

foto

Recursos humanos

El plan es muy ambicioso también en la mejora cualitativa y cuantitativa de los recursos humanos, elemento imprescindible para elevar el nivel de la ciencia en España. Pretende alcanzar el ratio de cinco investigadores por cada mil ciudadanos en activo, acercándose a la media comunitaria. En este sentido, el esfuerzo realizado durante los pasados años ha sido decisivo, en particular gracias a programas como el Ramón y Cajal o Torres Quevedo.

Además, se busca también superar el 29 por ciento de investigadores en el sector empresarial en el período de vigencia del plan, así como incrementar en más de 3.000 las nuevas plazas y contratos de investigadores en el sistema público e incrementar en más de 3.500 los nuevos contratos de doctores y tecnólogos en el sistema privado.

Para que todo este esfuerzo tenga una línea continuada en el tiempo, el plan establece una proyección clara de la carrera del investigador en el sistema español de ciencia: estatuto del becario, becas (mantenimiento de las predoctorales, a los tecnólogos y las becas en el extranjero), contratos (creación de programas para científicos-jóvenes: programa Juan de la Cierva y de programas para líderes: programa Severo Ochoa) e incremento de la Oferta de Empleo Público.

Investigación básica

El Plan Nacional de I+D hace una especial apuesta por la investigación básica, clave para el resto de procesos científicos. Entre las novedades destacan las acciones horizontales, que incluyen el fomento de la cultura científica, las grandes instalaciones y los programas internacionales.

Además, con la puesta en marcha del plan, estas acciones horizontales van a integrarse en cada una de las áreas verticales. Dichas áreas son, fundamentalmente, las ciencias de la vida; recursos naturales y tecnologías agroalimentarias y medioambientales; ciencias del espacio; matemáticas y física; energía; química; materiales; diseño y producción industrial; seguridad y defensa; tecnologías de la sociedad de la información; transporte y construcción; humanidades; ciencias sociales y económicas.

Por último, el Plan Nacional reforzará de manera notable los procesos de seguimiento y evaluación, para lo que se fortalecerá la actividad de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva (ANEP) y del Centro de Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI).

Aspectos prioritarios del Plan Nacional de I+D+i

  • Cuidar la salud y bienestar.
  • Conservar y utilizar sosteniblemente.
  • Ver más para conocer mejor.
  • Vivir una sociedad de la información para todos.
  • Saber más del origen del hombre y el universo.
  • Potenciar las tecnologías de hoy y del futuro.
  • Mayor seguridad individual y colectiva.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Nacional del Envase de PET
Centro para El Desarrollo Tecnológico Industrial

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017Fitmaq 2017 Bilbao

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS