Posicionamos su web SEO / SEM
Tapre se compromete con sus clientes

Un Taller de Precisión de motores de alta frecuencia

Redacción MU15/02/2004
La empresa Tapre es un taller de precisión que surge de la necesidad del mercado español, principalmente en el campo del rectificado y el fresado.
foto
Entre las empresas que Tapre tiene como clientes se encuentran algunos de los mayores fabricantes del mundo de motores de alta frecuencia. Esto ha obligado a la empresa a dar un servicio en España, motivo por el cual hace siete años sus miembros comenzaron un periodo de formación en Alemania. En la actualidad, tras un exhaustivo aprendizaje sus técnicos están preparados para dar un servicio a los clientes en condiciones de máxima garantía. Uno de sus primeros clientes es Robert Bosch, de Madrid, una empresa que se dedica a la fabricación de inyectores de gasolina. Se trata de un sector que necesita principalmente precisión, ya que son electro husillos que giran a 120.000 vueltas, lo cual exige una tecnología muy fina para controlar las vibraciones. La severidad de los requerimientos de sus clientes y el compromiso de calidad adquirido con ellos ha servido como aliciente a la hora de decidirse por la adquisición de maquinaria alemana de primer orden, por ejemplo en el campo de las equilibradoras. Actualmente Tapre está trabajando con las tres o cuatro mejores firmas nacionales en los sectores del automóvil, inyectores, bombas Comman-rail, en el campo de los moldes, la madera, rodamientos.

En este momento, Tapre tiene como objetivo dar un paso importante e ir más allá del rectificado, un campo en el que cuenta con una gran experiencia. Sin embargo, la nueva tecnología que se está imponiendo es el fresado, el fresado a gran velocidad. En definitiva, tal y como explican desde la propia empresa, “si nosotros estamos ahora con motores de 120.000 vueltas, con 1,5 kW, ya hemos reparado un motor de 24.000 vueltas pero con 30 ó 40 kilovatios, una potencia enorme. Todos nuestros esfuerzos están enfocados en este campo.

Actualmente, la plantilla de Tapre se compone de ocho personas, aunque el objetivo es que se duplique en un año o año y medio. Una medida que forma parte del camino de ampliación que la empresa quiere emprender.

De hecho recientemente ha inaugurado una nueva nave, con equipamiento nuevo y equipada con grúa de transporte y la maquinaria necesaria. Ha comprado una rectificadora de planos, una rectificadora de interiores Tschudin, rectificadora de plano Magenle, rectificadora de interiores Voumard. Todas ellas permitirán dar un servicio de calidad al cliente, el objetivo final.

Las fases de los trabajos principales que Tapre lleva a cabo están bien definidas. Aquí, a la planta de Tapre, llegan motores muchas veces en muy malas condiciones. Se hace un estudio de cómo llega, se desmonta y se analiza qué es lo que hay que hacer. Tras esta primera revisión se le comunica al cliente un presupuesto de la reparación, con un plazo de entrega. Una vez el cliente da su conformidad, Tapre “se pone las pilas”: comienza a trabajar. Tras hacerse con todas las piezas necesarias lo ensamblan y después introducen el motor en una cabina de pruebas donde el motor está un número de horas determinadas funcionando igual que si estuviera trabajando a máxima velocidad, máximo consumo, etc.

En la cabina se controlan todos los parámetros, como un electro mandril nuevo, consumo eléctrico, vibraciones, calentamiento, todo con un bibroport Schenck. Al final del control obtenemos un certificado oficial de los resultados que acompaña a la documentación de reparación que se le entrega al cliente.

“Con Tapre, Taller de Precisión, queremos presentarnos al mercado como un taller de reparaciones de alta frecuencia con calidad de servicio, y nuestro objetivo es seguir siendo el mejor ”.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Fitmaq 2017 BilbaoPolusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS