Ferg estrena nueva infraestructura en su 40 aniversario

Redacción MU15/02/2004
Coincidiendo con su cuarenta aniversario, Ferg, especializada en herramientas de roscado,ha inaugurado nuevas instalaciones industriales, de 2.000 metros cuadrados, en Gurb (Barcelona), para disponer de mayores y mejores medios, aplicar una racionalización absoluta de la organización, optimización informática, disponer de una mayor amplitud y mejor confort laboral. La nueva infraestructura consta de oficina técnica, almacén de producto, departamento de expedición del producto, departamento de instalaciones de marcaje con tecnología láser, oficinas de administración, archivo general, sala de reuniones y show room.
foto
Casa donde se fundó Ferg en 1963 Detalle del rectificado de roscas Primera rectificadora de roscas de Ferg 1964

Nacimiento de Ferg

Desde su fundación en 1963, a partir del proyecto de tres amigos que montan un taller metalúrgico, la empresa Ferg ha crecido y se ha consolidado como una reconocida empresa a nivel internacional en la fabricación de herramientas de roscar: machos, cojinetes y cuchillas, principalmente. Posee activos industriales, un equipo profesional con gran experiencia, cualificado y de gran valor humano, know how, infraestructura industrial y un avanzado equipamiento tecnológico.

Las siglas Ferg corresponden a las letras de las iniciales de los socios Fernández y Grau y a las iniciales de los valores que la empresa ha querido ofrecer desde su inicio: fiabilidad, economía, regularidad, y garantía, mientras que las tres anillas engarzadas representan la unión de los tres socios fundadores. Una marca que cuarenta años después mantiene su fuerza identificativa.

Tras unos primeros años marcados por las necesidades de producción, a finales de los años sesenta Ferg comienza a consolidarse empresarialmente. Los primeros beneficios se reinvirtieron en nuevas instalaciones, nueva maquinaria y ampliación del personal. De los 50 metros cuadrados pasaron a 300 en 1968, y a 700 metros cuadrados en 1978 gracias a la adquisición de nuevas plantas industriales.

La principal fábrica se instala en Gurb, municipio colindante con Vic. Paralelamente al incremento de metros cuadrados, y al aumento del parque de máquinas la plantilla también aumentó. Y es que, de los tres trabajadores que eran en un primer momento, pasaron a ser 29 en 1968 y 96 en 1978.

A finales de la década de los setenta, Ferg ya es una empresa consolidada con un alto grado de especialización y competitividad. Posee una amplia red nacional y exporta sus  productos a los mercados internacionales.

La década de los ochenta constituye un período de expansión de la empresa, en la que se experimenta un aumento de pedidos de clientes de diferentes mercados: automoción, aeronáutica, naval, electrónica, construcciones mecánicas, ... Es este el momento en que la empresa apuesta por la expansión de la red comercial por toda la península, con distribuidores estratégicamente situados para garantizar el suministro. Al mismo tiempo, Ferg consigue introducir sus productos en mercados extranjeros exigentes en calidad y tecnología como son: Alemania, Suecia, Francia, Suiza, Italia, Holanda, Bélgica, Dinamarca, Reino Unido. Y también en otros mercados: Sudamérica, Sudáfrica, Israel, Siria, Marruecos,Hong- Kong y Singapur.

Desde 1973 y tras diversos estudios del Departamento de I+D, la empresa desarrolló su propia normativa de control de recepción de acero, como garantía inicial de sus productos.

A principios de la década de los ochenta, cuando el tratamiento térmico todavía se realizaba en hornos de sales, Ferg también incorporó un avanzado equipamiento tecnológico. En otras fases de fabricación como el mecanizado, el rectificado cilíndrico, el rectificado de ranuras y el rectificado de rosca, Ferg ha sido pionera en la incorporación al proceso productivo de las máquinas automáticas más modernas. Asimismo, en mantenimiento y filtraje de aceite, ha desarrollado procesos tecnológicos propios, siendo la primera industria del sector que incorporó en 1981 al proceso de fabricación, una central de filtrado del aceite de refrigeración. 

Reto competitividad

Los noventa fueron años de crisis para la economía española y de los países miembros de la Unión Europea. El origen de la recesión económica estuvo marcado por los desajustes monetarios producidos a consecuencia de la entrada de España en el Sistema Monetario Europeo en 1989. Una inflación desfasada frente a la europea y la política antidevaluación provocaron que los precios de producción españoles dejaran de ser competitivos en Europa y las exportaciones sufrieron un fuerte descenso.

A partir de 1993 el consumo cayó en picado y el mercado laboral inició un fuerte proceso de precarización. Toda esta situación afectó a todos los sectores  de la actividad económica y como solución, las empresas se vieron obligadas a redimensionar sus estructuras, adecuar las plantillas a la nueva situación , renovarse tecnológicamente y hacerse más flexibles y competitivas. Fue este el momento en que muchas empresas cesaron su actividad y desaparecieron.

No fue el caso de Ferg, quien afrontó la crisis gracias a la ventajosa situación que aportaba la solvencia económica, tecnológica e industrial, conseguida durante su andadura profesional.

La compañía asumió los reajustes y reforzó su potencial tecnológico para afrontar con garantías de éxito el reto del 2000: su competitividad.

Internacionalización

A los veinte años de su constitución, las herramientas de Ferg se habían consolidado en numerosos mercados europeos. Desde su fundación Ferg asistió a los certámenes y ferias del sector más importantes, y de este contacto con el exterior surgió la voluntad de superación y perfeccionamiento.
foto

Ferg hoy

El gran protagonismo de Ferg en el mercado se debe a la constante mejora en oferta y servicio, con un equipo altamente cualificado identificado con los objetivos y la cultura corporativa de la empresa. Por otro lado, la gran experiencia en una especialidad productiva en la que el know how es un elemento de capital importancia, así como una infraestructura industrial de gran entidad y sólida especialización, con un avanzado  equipamiento tecnológico, producto de una máxima fiabilidad, que demuestran su competitividad y la confianza y fidelidad de las empresas distribuidoras de los productos Ferg por todo el mundo. 

Ferg y su entorno: Osona y Vic

Osona es una comarca con una situación geográfica privilegiada, cerca de Barcelona, de Francia y de las comarcas costeras. Nudo de comunicaciones. Su desarrollo socioeconómico, cuenta con una industria diversificada en textil, metalurgia, curtidos, tornería de madera, alimentación y química.

La metalurgia con subsectores tan diversos como la electrónica, los electrodomésticos,  la maquinaria hidráulica y la herramienta industrial, es el segundo sector en ocupación y cuenta con importantes empresas, como es el caso de Ferg.

Por su parte Vic, motor económico de la comarca de Osona, concentra casi un 20 por ciento del total de las empresas instaladas en esta comarca, pertenecientes al sector industrial. Las más importantes son las industrias transformadoras y mecánicas del ramo metalúrgico, seguidas por las de alimentación y las de curtidos.

El proceso industrial

Convertir una barra de acero en bruto en una fina herramienta de precisión geométrica, capaz de soportar esfuerzos mecánicos, no es tarea sencilla.

Las fases y labores que se precisan para la transformación del acero en machos y cojinetes listos para comercializar son: la materia prima, la mecanización, el tratamiento térmico, el rectificado y el marcaje. En cada una de las operaciones se realiza un control sistemático de la calidad, durante el proceso de fabricación, aplicando todas las investigaciones y desarrollos realizados en Ferg.

La materia prima

Precisamente fue la empresa nacional pionera en establecer su propia normativa  de control en la recepción del acero, a principios de los setenta. Tras investigaciones de materiales , Ferg homologó una serie de parámetros y de características para el acero rápido, que debe cumplir restrictivamente cualquier partida que entre en la factoría. Sólo buenas acererías superan esta normativa y suministran a Ferg sus aceros, lo cual es garantía de la calidad final de sus productos.

Mecanización

Este es el primer proceso en el ciclo de producción a que es sometido el acero en bruto. Su finalidad es proporcionar a las barras de metal un tamaño y una forma que las hagan aptas para posteriores procesos. La mecanización de los machos se inicia en tornos CNC y sigue con el fresado del cuadrado de arrastre. Finalizada esta fase, las piezas resultantes ya están a punto para el siguiente proceso, el tratamiento térmico.

Tratamiento térmico

Es una de las fases de producción de mayor trascendencia, ya que proporcionará al metal cualidades físicas imprescindibles para su rendimiento. Hace una década aproximadamente el tratamiento térmico se realizaba sometiendo el acero rápido a elevadas temperaturas en hornos de sales, una operación  extremadamente delicada que requiere de un profundo conocimiento del material y de la clase de esfuerzo mecánico que se exigirá a la herramienta.

En la actualidad, la tecnología basada en hornos de vacío ha sustituido a los hornos de sales, con grandes adelantos respecto a la precisión, regularidad y eficiencia de todo el proceso. Ferg también es pionera en la incorporación de esta moderna tecnología en sus plantas. El tratamiento térmico tiene como objetivo disolver parte de  los carburos  que el acero rápido contiene.  Ellos proporcionan unas cualidades únicas en cuanto a tenacidad, resistencia al desgaste y resistencia en caliente, perfectamente adaptadas a la función específica que desarrollará la herramienta, garantizando así un rendimiento óptimo.

foto

El rectificado

Esta es la operación que dotará a cada herramienta de su geometría. Previamente a esta fase, se realiza la comprobación del salto entre puntos y con máquinas de enderezado por inducción se garantiza la concentricidad de los machos. A continuación, rectificadoras cilíndricas de alta tecnología realizan el rectificado propiamente dicho, para pasar posteriormente a la abertura de ranuras.

La precisión del rectificado de la rosca y el destalonado de la entrada de los machos Ferg está plenamente garantizada. El control y la precisión que requieren todas estas operaciones mecánicas vienen avalados por la experiencia de su personal y equipamiento tecnológico utilizado.

Cabe destacar que, en la fase del rectificado de la rosca, Ferg verifica el cien por cien de su producción. Los cojinetes, por su parte, siguen un proceso de fabricación paralelo, si bien no llega a los niveles de automatización de los machos. Una combinación de artesanía, “Know- how” y tecnología es la base de su fabricación.

La oficina técnica y el control de calidad en proceso

La complejidad de la fabricación de las herramientas requiere un estricto seguimiento y control de cada uno de los pasos y operaciones del proceso.

La oficina técnica es el departamento encargado de velar por el estricto cumplimiento de los requisitos operativos.

Durante el proceso se verifican los fabricados, que responden a la normativa de calidad Ferg, para lo que cuenta con un sofisticado equipamiento de metrología, desarrollado, en parte con tecnología de su propia marca.

Por otra parte, los estudios y controles, entre ellos el realizado mediante el microscopio metalográfico, tienen una doble función: en primer lugar comprobar la adecuada aplicación y control de las operaciones de tratamiento térmico; posteriormente , garantizar que la calidad alcanzada tras el proceso no sufra ninguna alteración o deterioro durante el rectificado.

Investigación y desarrollo

Ferg  dedica importantes recursos humanos, técnicos y económicos al desarrollo de estudios y proyectos orientados a la constante innovación y mejora en la fabricación y calidad del producto final. Estas mejoras afectan a todas las fases del ciclo productivo, desde el control de la materia prima, hasta su acabado y marcaje, pasando por todas las etapas intermedias, y por aspectos logísticos, de racionalización de procesos, de eficiencia energética y respeto medioambiental.

Marcaje y expedición

Tras las últimas fases de fabricación, las herramientas se hallan listas para su marcaje, almacenaje y expedición. El proceso de marcaje que en su día fue una operación casi artesanal, se realiza hoy con la más avanzada tecnología de máquinas láser. Además de agilizar la operación, supone una visualización mucho más clara de las referencias técnicas de cada producto, con la consiguiente facilidad de identificación y manejo. Una vez marcadas, las herramientas son protegidas y almacenadas, a la espera de su expedición al mercado.

El servicio

Buena parte de los esfuerzos de Ferg se dirigen al mantenimiento y mejora de una infraestructura comercial ágil, moderna y eficiente. Cuenta con una extensa red comercial en el mercado nacional y europeo.

Sectores a los que se dirige la herramienta de Ferg

Desde un cigüeñal de motor de barco hasta el montaje de las varillas de unas gafas. La herramienta de Ferg se dirige a la automoción, los electrodomésticos, telefonía , informática, construcción, agricultura, investigación, medicina, telecomunicaciones...

Empresas o entidades relacionadas

Ferg, S.L.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Fitmaq 2017 BilbaoPolusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS