Posicionamos su web SEO / SEM
Según Vicente Lafuente: “Estamos instalados en una dictadura financiera que está por encima de la democracia socioeconómica”

Femeval presenta 10 medidas prioritarias para revitalizar el sector

Redacción Interempresas13/04/2012

13 de abril de 2012

La Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval) ofreció una rueda de prensa a los medios en la que analizó la situación por la que atraviesa el metal y expuso sus principales reivindicaciones para hacer frente a una coyuntura que está afectando de manera muy severa al sector metalmecánico. Entre ellas, paliar el problema de tesorería de las empresas; solicitar una transformación de un sector público acostumbrado a crecer de forma descontrolada; impulsar acciones de estímulo a la industria; adoptar políticas fiscales ajustadas a la realidad de las empresas; introducir una mayor flexibilidad laboral y modernizar los contenidos obsoletos de los convenios.

Según el presidente de la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval), Vicente Lafuente, no existe una política estratégica definida en la que se marque como línea prioritaria el apoyo a las empresas como factor imprescindible para generar riqueza y empleo y con ello salvar el sistema del bienestar. “No podemos soportar más que todas las soluciones para paliar la actual situación económica recaigan sólo sobre los empresarios y trabajadores. Debemos compartirla con las entidades financieras y las Administraciones públicas”.

Al respecto, Femeval ha manifestado el estado de indignación del tejido productivo y de la sociedad con el sistema financiero y con las Administraciones, porque están absorbiendo toda la financiación que reciben de los fondos públicos del Banco Central Europeo. “Esto deja a las empresas y particulares en una situación de indefensión que no podemos soportar ni tolerar”, señaló Lafuente. Según afirmó el presidente en el encuentro celebrado con los medios de comunicación, también “estamos instalados en una dictadura financiera que está por encima de la democracia socioeconómica”.

foto
En la imagen (de izda. a dcha): Enrique Ruiz, vicepresidente de Servicios; Juan Antonio González, vicepresidente de Comercio; Vicente Lafuente, presidente; Alejandro Soliveres, secretario general; y Juan Carlos Mena, vicepresidente de Industria de Femeval.

Por su parte, la situación económica de la Administración está bloqueando la puesta en marcha de cualquier proyecto de desarrollo. Llegados a este punto, las organizaciones empresariales y las empresas desconfían de las nuevas propuestas de dinamización económica, ya que el primer generador de desempleo y de cierre de empresas es la propia Administración con sus impagos. Además, se está generando una ruptura del mercado al priorizar el pago a determinados sectores en detrimento de otros no menos importantes.

Ante esta situación, el asociacionismo, como sistema de reivindicación colectivo, cobra un papel fundamental en la defensa de las empresas. Por eso, las 36 asociaciones de industria, comercio y servicios del metal que conforman la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana, y que representan en su conjunto a más de 4.000 empresas y 55.000 trabajadores, han consensuado un documento con diez medidas prioritarias para revitalizar un sector, a día de hoy, muy deteriorado y con unas escasas expectativas de mejora.

Según indica el presidente de la patronal del metal, Vicente Lafuente “es hora de sumar esfuerzos, corregir ciertos desfases y plantear soluciones, porque a todos nos afecta la crisis y todos estamos en la obligación de aportar ideas. Por eso, hemos trabajado en la definición de un documento realista y ambicioso, que recopila unas medidas estructuradas desde el sentido común, necesarias y factibles y que, en caso de adoptarse, permitirían no solo salir de esta crisis, sino prevenir las futuras”.

Femeval distingue entre medidas ‘urgentes’, cuya ejecución considera prioritaria para reanimar la economía y propiciar la recuperación del sector metalmecánico, y ‘de posicionamiento’, para asentar unas bases sólidas de crecimiento futuro a medio y largo plazo.

Las actuaciones urgentes se concretan en paliar el problema de tesorería de las empresas; solicitar una transformación de un sector público acostumbrado a crecer de forma descontrolada; impulsar acciones de estímulo a la industria; adoptar políticas fiscales ajustadas a la realidad de las empresas; introducir una mayor flexibilidad laboral y modernizar los contenidos obsoletos de los convenios.

Las de posicionamiento abogan por un Mercado Único, claro y no abusivo; por incorporar la internacionalización como estrategia; por desarrollar una política energética competitiva; así como por definir un nuevo modelo de formación.

foto
Foto: Sanja Gjenero.

Liquidar deudas con proveedores y austeridad en la Administración

Las facturas sin pagar están firmando la sentencia de muerte de miles de empresas. Ante esta situación límite, Femeval apuesta por fijar un estricto calendario de pagos a proveedores en tiempo y forma, sobre todo por parte de las Administraciones públicas.

Por su lado, y frente a una actividad industrial con problemas de escasa disponibilidad financiera y con un alto coste crediticio, solicita una mayor diversificación de las fuentes de financiación.

Los empresarios del metal solicitan un recorte del gasto corriente ineficiente, y que se priorice la inversión en sectores productivos, impulsando una mayor colaboración público-privada, tanto en la producción como en la financiación de bienes y servicios públicos.

Por su parte, indican que se deben definir normativas que obliguen a las Administraciones públicas a auditar y exponer públicamente sus cuentas de resultados y balances, y que se combata el fraude fiscal y la economía sumergida con inspecciones, sin centrarlas exclusivamente en las empresas legalizadas.

Política industrial activa y medidas fiscales ajustadas a la realidad de las empresas

Sin industria no hay futuro. Bajo esta premisa, Femeval pide que se impulse la Estrategia de Política Industrial (EPI) 2010-2015, sobre todo de aquellas medidas con especial incidencia en el metal. Entre ellas, el apoyo a la inversión en Bienes de Equipo en sectores industriales a través de un ‘Plan Renove de Maquinaria Industrial’; la financiación para la compra de bienes de equipo, tanto doméstica como para la exportación; la participación activa en el desarrollo del Centro de Estrategias Empresariales de la Comunitat Valenciana (CEES); así como una mayor presencia en dos de los 7 hipersectores con oportunidades de futuro identificados por la Conselleria de Industria como son el del hábitat y el de procesos industriales y nuevos materiales.

Como medidas fiscales, se solicita que se sustituya para las pymes el principio de devengo por el de caja en el IVA; que no se acometa ninguna subida de impuestos; la eliminación del Impuesto sobre el Patrimonio y de Actividades Económicas; y que se facilite la compensación de deudas tributarias de las empresas con deudas pendientes de las Administraciones públicas.

foto
Foto: Hector Landaeta.

Flexibilidad laboral y modernización de los convenios colectivos

Según indica Femeval, los agentes sociales deben alcanzar un acuerdo para modernizar los contenidos de los convenios, ya que no responden a la nueva estructura empresarial y económica del siglo XXI. Para ello, introduce como propuestas de mejora desarrollar las opciones que la reciente reforma laboral permite para conseguir una mayor flexibilidad en el seno de las empresas; y promover la variabilidad del salario a nivel sectorial.

Considera también prioritario acotar el absentismo laboral injustificado, mediante la corrección de las disfunciones que se producen en la gestión y control de la prestación de incapacidad temporal. Es fundamental, a su vez, que se reduzcan las cuotas a la Seguridad Social que abonan las empresas, así como bonificar a las que han apostado por el empleo estable, en contraposición a la subvención a las nuevas contrataciones.

Multiplicidad de normativas desmesurada y abusiva

Como medidas de posicionamiento, Femeval apuesta por disminuir la multiplicidad de normativas europeas, nacionales y locales, ya que es desmesurada, absurda y, en ocasiones, abusiva e inmanejable para el sector, sobre todo para las pymes. Con tal motivo, aboga por un sistema fiscal único, claro y estable como medida más eficiente y atractiva para las inversiones empresariales, tanto nacionales como extranjeras, lo que, a su vez, redundaría en una mayor recaudación.

Nuevo modelo de formación

Las empresas necesitan acceder a la totalidad de los fondos de formación, que han pagado en las cotizaciones sociales. El carácter finalista de la cuota de formación profesional exige que ésta se desvincule del concepto de ‘subvención’, y responda a un principio de reversión para las empresas y los trabajadores que aportan los fondos. Garantizar ese carácter finalista de las aportaciones sería mucho más sencillo si los fondos fueran administrados de forma autónoma por los interlocutores sociales, lo cual resulta además coherente con el origen de las mismas.

Llegados a este punto, Femeval defiende la creación de un modelo de gestión bipartita de los fondos de formación donde el Estado desempeñe tan sólo un papel como coordinador y supervisor del sistema. Esto es, que por medio de Fundaciones Bipartitas, de carácter privado, constituidas en el marco del Diálogo Social y a través de la negociación colectiva, por los interlocutores sociales se gestionen directamente las cuotas de formación que cada empresario retiene al trabajador en concepto de Formación profesional. En la actualidad, el 50% de estos fondos no se destinan a los fines a los que obedece su recaudación.

Internacionalización como estrategia y política energética competitiva

Impulsar la internacionalización como parte inherente de toda actividad industrial es otro de los planteamientos de Femeval. Además en paralelo, considera prioritario que se dote a las empresas de instrumentos adecuados de apoyo a su acción exterior. Entre ellos, una mejora del acceso a seguros de crédito a la exportación; la eliminación de las restricciones a los instrumentos de financiación de la internacionalización (líneas de crédito ICO); medidas que mejoren las garantías de cobro en las exportaciones; o una mayor coordinación de las diferentes administraciones territoriales para evitar la dispersión de recursos y apoyar una más efectiva imagen España.

Por su parte, contar con una política energética competitiva es otra de las medidas que defiende Femeval en su documento. Según indica, es vital que se reduzca un 50% el Impuesto de la Electricidad, que la política energética huya de decisiones a corto plazo ligadas a las legislaturas, que se reconsideren las políticas actuales relacionadas con la energía nuclear y apostar por un mix energético. Asimismo, insta a que se limite la enorme dispersión de normativas medioambientales en todos los ámbitos.

foto
Foto: Sachin Ghodke.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017Fitmaq 2017 Bilbao

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS