Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Generalmente consisten en un puente móvil pendular con dos insertos de sujeción

Garras pendulares para fijación externa e interna de una pieza

Redacción Interempresas21/02/2012

21 de febrero de 2012

Las garras pendulares reducen la deformación de la pieza e incluso sujetan piezas con geometrías complejas con absoluta seguridad. En piezas de poco grosor o en aquellas que pueden ser deformadas, las soluciones convencionales de sujeción, pueden quedarse rápidamente limitadas. Si se quiere asegurar que la pieza se fija con seguridad y manteniendo las tolerancias, no siempre es necesario elegir un útil especial. Puede optarse por las garras pendulares.
foto
La garra pendular está equipada de serie con insertos blandos y duros.

Schunk es especialista en técnicas de sujeción y agarre, por lo que ofrece un interesante programa de garras pendulares estandarizadas y pensadas para soluciones de sujeción. Estas garras ofrecen además una gran cantidad de posibilidades capaces de superar las más altas exigencias.

Generalmente las garras pendulares consisten en un puente móvil pendular con dos insertos de sujeción, montados con la ayuda de un soporte pasador, sobre la placa base. El montaje de una garra pendular es fácil y rápido. Las garras pendulares están disponibles tanto para la fijación interna como la externa de una pieza.

Reconversión a bajo coste de platos de torno convencionales

Un plato de tres garras convencional se puede reconvertir montando garras pendulares estándar, en un plato con 6 puntos de sujeción, en poco tiempo y a bajo coste. Estos puntos quedan repartidos uniformemente en ángulos de 60º y transmiten las fuerzas de sujeción a 6 puntos. De este modo se reduce considerablemente la deformación de la pieza. Por este motivo, las garras pendulares son idóneas para piezas fácilmente deformables como aros de aluminio o carcasas. Gracias a la oscilación pendular, estas mordazas se adaptan a las piezas, incluso dentro de un cierto margen, se adaptan a piezas de fundición, las cuales tienen tolerancias amplias.

Como complemento a las garras pendulares de 6 puntos de sujeción, Schunk ofrece soluciones con aun más puntos de sujeción. En componentes cilíndricos se necesitarán garras pendulares con 12 o hasta 24 puntos de sujeción, pues la precisión alcanzable en un pieza circular con 6 puntos de sujeción, no será suficiente. Mediante un programa de cálculo, los asesores técnicos de Schunk pueden determinar que oscilación pendular es necesaria para conseguir las tolerancias cilíndricas indicadas.

foto
En comparación con un plato de torno de 3 garras, una garra pendular con 6 puntos de contacto, mejora notablemente la precisión cilíndrica, hasta 17 veces.

Mejora hasta 17 veces la precisión cilíndrica

El trasfondo de éste cálculo es, entre otros, el hecho de mejorar hasta 17 veces la precisión cilíndrica calculada con la misma fuerza de sujeción pero con el doble de puntos de sujeción. El efecto de las mordazas pendulares se ve claramente en el siguiente ejemplo: Si se sujeta un tubo de aluminio de 50 milímetros (mm) con un diámetro exterior de 60 mm e interior de 50, con una fuerza de cierre de 100 kN en un plato de torno de tres garras convencional, la deformación calculada es de 0,497 mm. Utilizando garras pendulares con 6 puntos de contacto, el valor de deformación se mejora a 0,029 mm.

Esto muestra que en comparación con la sujeción convencional de 3 mordazas, se puede mejorar considerablemente la oscilación pendular, con 6 puntos de contacto. En piezas especialmente delicadas, Schunk recomienda garras pendulares con 12 puntos de contacto, que reducen hasta 17 veces más la deformación cilíndrica, aplicando la misma fuerza de sujeción. En el ejemplo arriba mencionado, con garras pendulares de 12 puntos de contacto, se llegaría a una deformación de sólo 0,002 mm.

foto
Las garras pendulares, como esta con 12 puntos de contacto, están disponibles tanto para sujeción interna como externa.

Desarrollo de soluciones especiales

Las garras pendulares con 24 puntos de contacto, pueden emplearse cuando la pieza además de delicada, es de grandes dimensiones. En un caso concreto, tratándose de una pieza de fundición cuyo grosor de pared es de 7 mm, altura completa de 250 mm y un diámetro de sujeción de 278 mm, con una fuerza de cierre de 100 kN, la deformación cilíndrica no puede superar los 0,03 mm. Incluso con garras pendulares de 12 puntos de contacto, no sería posible cumplir con lo exigido. Por consiguiente, Schunk construyo una solución de sujeción con 24 puntos de contacto, donde la pieza se sujeta con dos módulos de 12 puntos cada uno... Así, los dos módulos se colocan uno frente al otro, para garantizar una óptima fijación de la pieza y así compensar los errores de deformación de la misma.

foto
Soluciones con la técnica más sofisticada: Esta pieza queda fijada con más de 24 puntos de sujeción. Esto causa una deformación mínima a pesar de que la fuerza de apriete sea elevada.

Fácil sujeción de geometrías complejas

Mientras que es relativamente fácil fijar componentes cilíndricos o cúbicos con los medios de sujeción convencionales, las piezas deformables o piezas de geometría especial necesitan soluciones laboriosas y costosas. Incluso en estas situaciones las mordazas pendulares Schunk sirven como alternativa económica y a la vez eficaz para platos de torno de 6 garras. Esta solución es válida para sujetar bielas, carcasas o ganchos de grúa. La combinación de elementos oscilantes con elementos de sujeción fijos proporciona en dichos componentes una sujeción segura. Las mordazas pendulares generalmente se equipan por defecto con insertos. Estos pueden ser blandos o dentados. El usuario puede ajustar fácilmente insertos blandos al contorno de la pieza. Los insertos dentados de acero endurecido 16 MnCr 5, son extremadamente resistentes al desgaste. Garantizan, incluso para piezas con una dureza alta, una buena sujeción y favorecen mejor la transmisión del par de apriete. Tanto los insertos blandos como los dentados son intercambiables de forma rápida y fácil. Así se reduce la puesta a punto y se garantiza un uso eficiente de la maquinaria.
foto
Con una combinación de garras pendulares y fijas, se sujeta una biela de forma segura.

Garras blandas pendulares

Además, las garras pendulares se pueden equipar con insertos, en construcciones especiales. Por ejemplo las garras Quentes de Schunk muestran un alto coeficiente de fricción, entre 0,3 hasta 0,4. Con estas garras de fibra incluso se pueden fijar piezas con la superficie ya trabajada, sin dejar marcas de sujeción. Al mismo tiempo, se puede reducir, debido al alto coeficiente de fricción de la fuerza de sujeción, la deformación de la pieza.

Si variados son los requisitos de mecanizado, muchas y diferentes son las posibilidades de sujeción de una pieza. Schunk, como líder en técnicas de sujeción, ofrece con más de 1.200 tipos de garras, el programa más extenso a nivel mundial, así como un amplio programa de mordazas estacionarias y platos para torno. Esto asegura a los usuarios una gran diversidad de soluciones, con el fin de cumplir todos sus requisitos y a la misma vez alcanzar una rentabilidad máxima.

foto
Con una combinación de garras pendulares y fijas, se sujeta una biela de forma segura.

Empresas o entidades relacionadas

Schunk Intec, S.L.U.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017Fitmaq 2017 Bilbao

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS