Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Situación actual de la formación profesional en el sector metalmecánico en España

Formación, formación y más formación

Esther Güell01/10/2020

Parece casi un mantra, pero la formación especializada en el sector metalmecánico sigue siendo una asignatura pendiente, con contadas excepciones. Desde Interempresas Metalmecánica hemos querido conocer de la mano de algunos de los que, a pie de aula, conocen más profundamente la situación actual con sus puntos fuertes y sus debilidades. Una de las conclusiones en la que todos coinciden es la FP Dual y la formación especializada tiene unos índices muy elevados de inserción laboral. Algo que debería indicar, a quién proceda, por dónde debe andar el camino de la industrialización futura.

Al visitar asiduamente empresas del sector metalmecánico, ya sean fabricantes de máquinas, distribuidores o mecanizadores, existe una demanda que flota incesantemente en el aire y es la falta de personal cualificado. Los más expertos gurús inciden siempre en la necesidad de captar y retener talento, pero… ¿y cuándo el primer obstáculo está simplemente en encontrarlo?

Hay diversos factores que deben converger para avanzar en este campo: una formación profesional de calidad, que combine teoría y práctica, lo que implica no solo a centros formativos sino también a empresas que entienden que deben invertir —que no perder— tiempo en formar a futuros profesionales los mejores de los cuales, pueden ser posteriores empleados. Esta es una de las premisas que desde hace años se aplica en países europeos donde la formación profesional no se ha visto durante años denostada como en España. Y es la base sobre la cual una serie de centros formativos se han puesto manos a la obra para seguir la misma andadura. En este reportaje aportamos la visión de algunos de ellos, sobradamente solventes para dar una visión real y realista sobre la situación actual la formación profesional en el sector metalmecánico en España.

Josu Torrealdea, director de Centro Integrado de Formación Profesional IMH: “La FP Dual es la mejor respuesta a la demanda de la empresa”

  • Para empezar, podría hacer un diagnóstico del nivel de la formación profesional en el sector de la metalurgia en España. ¿Qué tenemos hoy y qué nos falta?

En nuestro caso podemos dar una opinión desde el conocimiento de nuestra propia realidad y principalmente la que nos rodea. Sería ambicioso hablar desde la perspectiva de la formación profesional del metal en España.

Desde el punto de vista de nuestra propia actividad y de la que conocemos a través de la asociación FPEmpresa, la red Ikaslan de Centros Públicos de FP vascos y los centros con los que colaboramos, hacemos una valoración positiva del nivel de formación profesional en el sector de la metalurgia. En la actualidad, entendemos que los centros están comprometidos y centrados en sus objetivos, ofreciendo una formación cualificada y de calidad.

¿Qué tenemos y qué nos falta? Somos reflejo de la realidad industrial que nos rodea, tenemos un buen nivel tecnológico en maquinaria, equipamiento y activos humanos, y ahora nos toca avanzar hacia la digitalización industrial. Tenemos las máquinas y las tecnologías y estamos en el proceso de conectarlas y optimizarlas, en plena transformación hacia la 4º revolución industrial.

  • La mayor demanda de las empresas es la necesidad de personal formado específicamente para lo que deben realizar. ¿Qué opinan del formato de FP Dual los centros educativos? ¿Y las empresas, en tanto que deben invertir tiempo también en los alumnos?

Creemos que la Formación Profesional Dual es la formación adecuada para dar respuesta a la necesidad específica de la empresa. Si además las empresas se enfrentan a procesos productivos complejos, para dar respuesta desde los centros educativos, contamos con los Programas de Especialización, también en formato dual, que aportan al estudiante-trabajador una alta cualificación y profesionalización.

Las empresas tienen muy claros los objetivos que persiguen y se acogen a la fórmula dual como solución integradora de profesionales adaptados a sus necesidades.

  • ¿Cuál es la ratio de salida profesional actual en aquellos centros en que ya se llevan a cabo este tipo de formaciones?

Previamente a la crisis sanitaria-económica provocada por el COVID-19, el ratio de integración profesional ha sido prácticamente del 100% (dependiendo de la especialización, entre el 90 y 100%). La actual coyuntura ha modificado esta situación pero creemos que en cuanto se recupere la actividad económica, también se recuperará este ratio y se estabilizará, puesto que los estudiantes formados en el modelo dual son perfiles muy demandados.

  • ¿Ven posible o necesario transitar en el mundo universitario también hacia una formación más práctica?

Nuestra realidad industrial es muy diversa y, como tal, precisa de profesionales adaptados a esta diversidad. Nosotros entendemos que la realidad tanto productiva como académica debe ser también diversa, debe ofrecer formatos diferentes que posibiliten una capacitación de calidad y que enriquezcan la diversidad de nuestra sociedad.

Es bueno que la universidad ofrezca además de perfiles altos desde la óptica académica, perfiles digamos profesionalmente reforzados por ejemplo con el modelo dual, de manera que tanto las personas como las empresas puedan elegir su propio recorrido para conseguir sus metas.

Vemos adecuado que la universidad ofrezca diferentes formas de aprendizaje para alcanzar la capacitación académica y profesional deseada.

Desde nuestra experiencia llevamos ofreciendo un grado Universitario Dual en Ingeniería desde hace 24 años (1996) y ciclos formativos duales desde hace 13 años (2007).

  • La crisis por la COVID ha obligado a entrar a fondo con las nuevas tecnologías en el ámbito formativo. ¿Hasta qué punto pueden abrir también nuevos campos profesionales y ser una oportunidad laboral más?

La pandemia ha acelerado el proceso de transformación que ya estábamos viviendo en el sector metalúrgico en lo que se refiere a la digitalización y a la fabricación avanzada. Nos ha mostrado que debemos reforzar nuestras capacidades formativas digitales, y que debemos ser rápidos y flexibles ante los cambios desde el punto de vista pedagógico y tecnológico. La misión de los centros educativos será la de acompañar a las empresas en esta transformación y proveerlas de los nuevos profesionales que requiera la Industria 4.0.

foto
Centro de formación del Instituto de Máquina-herramienta de Elgoibar, IMH.

José Luis Esquivias, coordinador de Escuela-Empresa-Instituciones del Colegio Salesianos Atocha: “La FP Dual no puede ser ‘Café para todos’, las empresas suelen ser especialistas y cada alumno aprenderá lo que se haga allí”

  • De entrada, podría hacer un diagnóstico del nivel de la formación profesional en el sector de la metalurgia en España. ¿Qué tenemos hoy y qué nos falta?

Bajo nuestro punto de vista y viendo la oferta de formación profesional (www.todofp.es) en las distintas familias profesionales (fabricación mecánica, instalación y mantenimiento y electricidad y electrónica) y analizando el sector de la metalurgia, pensamos que tiene una representatividad suficiente, siempre sin perder la vista en las nuevas tecnologías y en la oportunidad de hacerlas presentes en los programas formativos.

  • La mayor demanda de las empresas es la necesidad de personal formado específicamente para lo que deben realizar. ¿Qué opinan del formato de FP Dual los centros educativos?

La FP Dual está de moda. Nosotros mismos tenemos modalidad Dual en alguna especialidad, pero pensamos que la FP Dual no puede ser ‘Café para todos’. Debemos tener claro que las empresas suelen ser especialistas en sus productos y que un alumno que tiene cabida en estas empresas, aprenderá lo que allí se hace. Una empresa de ruedas, formará al alumno en ese ámbito, pero puede perder la trasversalidad que le da una formación profesional tradicional, con su presencia en la empresa por medio de la formación en centros de trabajo (FCT).

Nosotros apostamos por una formación Dual ‘2+1’, donde el alumno después de su formación según el método tradicional, tiene un año más de especialización en Dual, alternando la estancia en la empresa con la formación en la escuela (2 días en la escuela y 3 días en la empresa) que además le permite sacar un título adicional, en algunos casos.

  • ¿Y las empresas, en tanto que deben invertir tiempo también en los alumnos?

Es necesario que las empresas estén presentes en la formación de los nuevos profesionales. Una forma adecuada es con las estancias en las empresas por medio de FCT, tambien a través de las becas de formación. Este tiempo que invierten, en la mayoría de los casos, se convierte en que han captado el talento de estos jóvenes y les ofrecen continuar en la empresa de forma inmediata. Esto suele amortizar el tiempo invertido.

  • ¿Cuál es la ratio de salida profesional actual en aquellos centros en que ya se llevan a cabo este tipo de formaciones?

En nuestro centro, aunque tenemos Dual en una especialidad (es optativa), el curso pasado ningún alumno opto por esta modalidad. Al final, el alumno lo que busca es colocarse y lo está obteniendo por medio de la formación tradicional. Aproximadamente el 80% de los alumnos, se está quedando en la empresa donde desarrolla las FCT.

  • ¿Ven posible o necesario transitar en el mundo universitario también hacia una formación más práctica?

La formación práctica funciona. El mundo universitario adolece de este tipo de formación. Habría que analizar lo que se busca por medio de las carreras universitarias. Lo que está claro es que la FP funciona.

  • La crisis por la COVID ha obligado a entrar a fondo con las nuevas tecnologías en el ámbito formativo. ¿Hasta qué punto pueden abrir también nuevos campos profesionales y ser una oportunidad laboral más?

Las nuevas tecnologías ayudan y lo hemos comprobado durante el tiempo de confinamiento, donde las clases han seguido on line y gracias a la creatividad, la innovación y el compromiso de los docentes, se ha sacado adelante el curso. Todas estas herramientas, también sirven para el mundo laboral y pueden aportar a lo que ya se viene haciendo.

foto

Instalaciones de la escuela de formación del Colegio Salesianos Atocha.

Josep Maria Casals, director de formación en Escola del Treball del Ripollès – Fundació Eduard Soler: “La manera más eficiente de fidelizar al empleado cualificado pasa por la formación profesional”

  • De entrada, podría hacer un diagnóstico del nivel de la formación profesional en el sector de la metalurgia en España. ¿Qué tenemos hoy y qué nos falta?

Es sabido, y estaremos de acuerdo, que la valoración social de la FP en nuestro país ha sido históricamente baja, incluso diría, peyorativa. Durante décadas, ha sido menospreciada y mermada de recursos materiales y humanos y, en consecuencia, los jóvenes con talento no han sido atraídos por esa formación práctica. Afortunadamente esa situación ha mejorado y en la última década, el número de matriculados en FP en España ha aumentado casi un 60%; pero aún, así, pese a este crecimiento, la FP española continúa lejos de la tendencia de los países más desarrollados. Alrededor del 35% de estudiantes cursan FP frente a un 50% en países de la unión europea.

En general, y mejorando en los últimos años, la formación profesional en el sector metalúrgico ha hecho progresos de modernización para capacitar a los aprendizes, no solamente de los conocimientos básicos, sino también de conocimiento aplicado en tecnologías y procesos que les permitan añadir valor a su perfil profesional y dotar a las empresas de recursos humanos capaces de transferir innovación y mejoras productivas. En mi opinión, ese es uno de los valores que aporta la FP metalúrgica en estos momentos. Por otro lado, y no menos importante, es la contribución de la FP dual al desarrollo de competencias transversales de los estudiantes, que les aporta capacidades y habilidades largamente demandadas por el sector, recuperando la figura del aprendiz, y una mayor adaptación a las particularidades de cada subsector y empresa; disposición al aprendizaje, iniciativa laboral, autonomía y toma de decisiones, orientación a objetivos, capacidad de trabajo en equipo, o flexibilidad y adaptación al cambio.

Queda aún mucho recorrido por hacer; una mayor cooperación entre administración, centros educativos y el sector industrial para encajar mejor los currículos a los avances tecnológicos necesarios, mejorar las vías de comunicación entre ambos sectores para poder analizar y revisar frecuentemente las necesidades del sector y encontrar las soluciones adecuadas con un tiempo de adaptación rápido, enfocar el reto de la transformación digital o buscar la implicación del sector tanto en la contribución económica o en recursos de equipamiento o maquinaria para los centros, cómo en la cooperación en la formación de los docentes, ….

Pero, sobre todo, nos falta valorizar la FP para conseguir captar talento joven, que desorientadamente, siguen el itinerario de la Universidad hacia un futuro precario y sin salida profesional. Cabría un impulso decidido hacia una valoración social de la FP mostrando no solamente la elevada demanda laboral del sector (la industria genera el 26% de la demanda siendo el segundo sector de España en importancia), las posibilidades de inserción y crecimiento profesional además de las retribuciones económicas, sino también, el reconocimiento social a los estudios de técnico y técnico superior.

  • La mayor demanda de las empresas es la necesidad de personal formado específicamente para lo que deben realizar. ¿Qué opinan del formato de FP Dual los centros educativos?

Los centros hemos hecho importantes avances en esa especificidad demandada… y las empresas están valorando positivamente los perfiles de FP que se desenvuelven en el trabajo de manera más efectiva que los universitarios debido a su formación práctica y enfocada al objetivo laboral; pero todas las partes implicadas, administración, centros y empresas, debemos poner de nuestra parte con estrecha cooperación y objetivos comunes para mejorar esa efectividad…

En nuestro caso llevamos el modelo dual en el ADN y fuimos uno de los primeros centros en impartir ciclos formativos de grado superior en alternancia dual con todos nuestros alumnos. Sin duda, por nuestra experiencia, la mayor dedicación horaria de los aprendizes en el puesto laboral y la mayor implicación de las empresas en el proceso de enseñanza-aprendizaje (a través de la definición conjunta de los planes de actividad en el centro de trabajo y de la dedicación horaria del tutor de empresa al mentoraje y seguimiento del aprendiz) además de su contribución económica a la formación de los alumnos (a través de su contratación); hacen del modelo dual una herramienta válida para la formación de los jóvenes e incluso para el reciclaje de trabajadores.

Si esas virtudes fuesen reforzadas con la colaboración por parte del sector tanto en equipamiento cómo en formación a los docentes, siendo conscientes del valor que el capital humano adecuadamente formado tiene para su competitividad, entonces, se cerraría un círculo virtuoso que aumentaría su potencial de desarrollo en beneficio de estudiantes, empresas y competitividad del país y de su desarrollo social.

Se contribuiría con ello a visualizar y valorizar la FP y consecuentemente a captar joven talento hacia el sector industrial metalúrgico.

En nuestro país solo un 3% de los estudiantes de FP cursan la modalidad dual, mientras que, en países como Alemania, ese índice sube hasta alrededor de un 70% y es frecuente que sean las propias empresas quienes impulsen a sus empleados a cualificarse en la FP. Un reto para todos.

  • ¿Y las empresas, en tanto que deben invertir tiempo también en los alumnos?

Imprescindiblemente. La empresa está notando la falta de perfiles cualificados que aporten valor, innovación y competitividad a sus actividades. Las prospecciones europeas valoran el probable crecimiento de los perfiles técnicos cualificados en detrimento de las ocupaciones de bajo valor añadido y fácilmente automatizables. Esos cambios han llegado para quedarse.

En la era del conocimiento, de los perfiles ‘milenials’ y de la digitalización de los procesos en ‘Smart Factories’, las relaciones laborales están cambiando y el sector debe ser consciente que no bastará con iniciar un proceso de selección para cubrir un puesto de alta tecnificación. Para captar talento habrá que ofrecer no solo una retribución atractiva sinó formación continua, un proyecto innovador, perspectivas de carrera profesional, ambiente de trabajo, etc.

En nuestra opinión, la manera más eficiente de fidelizar al empleado cualificado pasa por planificar un plan de carrera que empieza por la formación profesional. La dedicación de tiempo del tutor a ese plan, es el menor de los costes, si se consideran los beneficios de acabar teniendo un profesional capacitado y alineado con la idiosincrasia y valores de la empresa; y todo ello empezando con un periodo de prácticas con descuentos fiscales para su contratación. Mejor aún si se cuentan los costes escondidos de la no capacitación de su personal; ¡el inicio de la cuenta atrás hacia el cierre! En países como Alemania, algunas empresas tienen empleados que dedican toda su jornada laboral cómo tutores de aprendices.

  • ¿Cuál es la ratio de salida profesional actual en aquellos centros en que ya se llevan a cabo este tipo de formaciones?

En Catalunya, y según estudios del Consell General de Cambres de Comerç y la Conselleria d'Educació, la inserción laboral de los graduados en FP es del 54% que sube al 68,6% si se extraen resultados para los graduados en dual; y mejora aún más en la franja de graduados de grado superior en dual llegando al 73,8% situando la tasa de desempleo juvenil en un 8,8% en contraste con la tasa general de paro juvenil situada en un 30% con datos de 2019. El sector metalmecánico se sitúa en segundo lugar en ocupación juvenil.

En el caso de nuestro centro, focalizado en ciclos superiores del ámbito de la tecnología; Automatización y robótica, Mecatrónica industrial, Diseño mecánico y programación de la producción en fabricación mecánica, los índices de inserción son aproximadamente del 100% y en un 60% con contratación indefinida al terminar el periodo de formación en alternancia dual. Todo ello, demuestra la elevada demanda en el sector de técnicos especializados y la positiva valoración del sector empresarial ante la oferta de perfiles profesionales cualificados, con conocimiento práctico y competencias probadas.

  • ¿Ven posible o necesario transitar en el mundo universitario también hacia una formación más práctica?

En nuestra opinión, la universidad cubre otros aspectos de la formación que no necesariamente deben pasar por la actividad práctica. El sistema educativo español debería fortalecer cada etapa formativa según su función en el mercado laboral, buscando la eficacia de los resultados académicos y la eficiencia de los recursos destinados a cada una, evitando duplicidades y facilitando pasarelas entre ellas. En el campo de las tecnologías, creemos fundamental que las nuevas generaciones dispongan de un conocimiento de base sólido y práctico que les permita, en caso necesario, profundizar en el conocimiento para la alta innovación y desarrollo de los proyectos estratégicos del país. No concebimos un itinerario de aprendizaje de un ingeniero, en cualquiera de sus especialidades, sin pasar por la FP previamente. Y posiblemente, esa convicción sea aplicable también a otros campos profesionales… Los elevados porcentajes de estudiantes de formación profesional en los países más desarrollados de Europa en comparación con España avalan la necesidad de potenciar ese itinerario a pesar de las presiones que pueda ejercer un lobby universitario que inevitablemente requiere actualizarse y adaptarse a los cambios sociales y económicos que avanzan a elevada velocidad.

  • La crisis por la COVID ha obligado a entrar a fondo con las nuevas tecnologías en el ámbito formativo. ¿Hasta qué punto pueden abrir también nuevos campos profesionales y ser una oportunidad laboral más?

La revolución tecnológica 4.0 y la digitalización ya había empezado antes de la crisis por la COVID-19 y lo hizo hacia un cambio profundo de todos los sistemas; social, laboral, económico, … quizá sin precedentes. Las rápidas y necesarias adaptaciones que se han requerido para dar respuesta formativa durante el confinamiento por COVID, no han hecho más que acelerar el proceso de cambio. La formación profesional, por su aprendizaje práctico, requiere de presencialidad en el proceso de aprendizaje; no obstante, hay aspectos de conocimiento teórico que pueden ser impartidas de manera efectiva a distancia y además pueden facilitar el acceso a trabajadores para su reciclaje y actualización de conocimientos Por otro lado, incluso actividades prácticas pueden impartirse online a través de programario y simuladores con garantías de éxito. Estas adaptaciones han llegado al sistema formativo para quedarse y su buen uso representa una herramienta válida para el aprendizaje y la flexibilización. Aun así, cabe disponer de los medios informáticos y humanos para desarrollar con efectividad y garantías de resultados, los programas formativos y sus contenidos en formato viable para la formación a distancia; y esa tarea no es trivial.

Otro aspecto diferente, es la evidente automatización y digitalización de muchas tareas y procesos productivos que implicarán cambios sustanciales tanto a nivel socioeconómico como de capacitación de los empleados. El nuevo perfil profesional requiere de adaptación constante a cambios tecnológicos, sistemas informáticos, diseño, implantación, programación o mantenimiento de sistemas automáticos, … por lo que su base tecnológica debe ser amplia, transversal, polivalente y muy sólida para adaptarse a esos cambios, además de competencias personales enfocadas a los nuevos sistemas de organización del trabajo cómo iniciativa, capacidad de aprendizaje o trabajo en equipo. No parece mayor el cambio tecnológico que el cambio social que se aproxima.

foto

Alumnos de la Escola del Treball del Ripollès – Fundació Eduard Soler, ubicada en Ripoll, Girona.

Gabriel Torras, apoderado del Centre de Formació ESEC: “Las empresas necesitan estar convencidas de la necesidad de la FP Dual y también una cierta dimensión”

  • De entrada, podría hacer un diagnóstico del nivel de la formación profesional en el sector de la metalurgia en España. ¿Qué tenemos hoy y qué nos falta?

En España tenemos dos realidades en el mundo del FP metalúrgica, un modelo de excelencia en el País Vasco reconocido a nivel europeo y un muy mal modelo en el resto de España que no da, en absoluto, respuesta a las necesidades del sector del metal.

  • La mayor demanda de las empresas es la necesidad de personal formado específicamente para lo que deben realizar. ¿Qué opinan del formato de FP Dual los centros educativos?

El formato FP Dual de tanto éxito en otros países en España no acaba de arrancar. Los centros educativos son recelosos ante la FP Dual, por un lado, en algunas ocasiones no comparten el reparto de horas entre presenciales en la empresa y las impartidas en el Centro Formativo, consideran que es imprescindible impartir una serie de materias que en la empresa no se van a impartir, también el profesorado muestra recelos ante los nuevos trabajos administrativos que deben asumir y las consecuencias personales de la reducción del horario lectivo

  • ¿Y las empresas, en tanto que deben invertir tiempo también en los alumnos?

La estructuración empresarial española, donde la micropyme y la pyme son dominantes no favorece la FP Dual, las empresas necesitan en primer lugar estar convencidas y en segundo lugar una cierta dimensión que permita al estudiante desarrollar su currículo formativo íntegramente.

  • ¿Cuál es la ratio de salida profesional actual en aquellos centros en que ya se llevan a cabo este tipo de formaciones?

Las formaciones metalúrgicas tienen en Catalunya una inserción prácticamente del 100% del alumnado.

  • ¿Ven posible o necesario transitar en el mundo universitario también hacia una formación más práctica?

No, yo creo que la formación universitaria en España está dando excelentes profesionales y en las carreras más técnicas estas prácticas ya se realizan.

  • La crisis por la COVID ha obligado a entrar a fondo con las nuevas tecnologías en el ámbito formativo. ¿Hasta qué punto pueden abrir también nuevos campos profesionales y ser una oportunidad laboral más?

La COVID-19 está obligando a replantear a fondo la incorporación de las nuevas tecnologías en el ámbito formativo, un ámbito que no se distinguía precisamente por su inversión en nuevas tecnologías pedagógicas. La COVID ha obligado a “trabajar en remoto” para cubrir la imposibilidad de asistir presencialmente a los centros formativos, pero esto no es trabajar con nuevas tecnologías. También creo que las capacidades tecnológicas del profesorado no favorecen el cambio. Por otro lado, si estamos hablando de FP el factor de éxito es su practicidad y las habilidades profesionales se adquieren practicándolas, la tecnología puede ayudar por ejemplo con simuladores, pero en ningún caso puede substituir a las practicas sobre los medios de producción.

Núria Salan, Doctora en ciencia de los materiales e ingeniera metalúrgica, y profesora de la Universitat Politècnica de Catalunya: “Hay mucha más demanda de profesionales del metal que oferta”

  • De entrada, podría hacer un diagnóstico del nivel de la formación profesional en el sector de la metalurgia en España. ¿Qué tenemos hoy y qué nos falta?

Me temo que no dispongo de todos los datos y me voy a basar en lo que conozco, pero es posible que me descuide de algún caso. Mi percepción es que la formación en metalurgia en ciclos formativos varía mucho de un punto del territorio a otro... Así, por ejemplo, en el País Vasco, hay centros en los que se imparten muchos más contenidos de formación profesional del sector de la metalurgia que en los centros de Barcelona Ciudad. Y, sin moverme de mi comunidad, me consta que hay centros de formación profesional de Ripoll, de Banyoles y de Blanes en los que se imparten más contenidos de metalurgia que en un centro del área metropolitana de Barcelona. Y eso es así porque los centros a los que hago referencia tienen, en su entorno geográfico inmediato, una demanda notable en esos perfiles, con lo que sabe que sus jóvenes van a encontrar trabajo y eso genera sinergias y un efecto ‘llamada’ para nuevas generaciones. En cambio, si no se percibe que haya demanda de profesionales del metal, no se considerarán los contenidos de metalurgia como imprescindibles y se variarán los currículos con otros contenidos, en electrónica, robótica, diseño u otros nombres tremendamente atractivos...

Nos faltan contenidos en prácticamente todas las zonas del territorio, porque hay mucha más demanda de profesionales del metal que oferta, y es habitual que se tengan que ‘reconvertir’ perfiles con formación en otros ámbitos para ocupar un lugar de trabajo, de calidad, en el sector del metal. Recientemente, sin ir más lejos, hablaba con una mujer que tenía formación en diseño textil y estaba trabajando (encantada de la vida, por cierto), en mantenimiento de calderas, y se lamentaba de no haber escogido contenidos de metalurgia en su momento...

  • La mayor demanda de las empresas es la necesidad de personal formado específicamente para lo que deben realizar. ¿Qué opinan del formato de FP Dual los centros educativos?

Efectivamente, la demanda de las empresas es lo que mueve los contenidos. Si mañana desapareciese el sector de la automoción, algunos ciclos formativos se caerían y se tendrían que reconvertir en otros que tuviesen salida (y, por supuesto, que sean suficientemente atractivos como para que tengan público). Los centros educativos ven, por lo general, que la FP Dual es una opción excelente, pero no hemos acabado de implementarla de manera general... Depende de la voluntad de empresas para tener alumnado en prácticas, depende de que el alumnado tenga ganas de desplazarse a una empresa para aprender, depende de que los centros quieran hacer un seguimiento estricto de la formación externa... Creo que estos elementos tienen mucho peso a la hora de que un centro se anime a implementar, con ganas y con éxito, la FP Dual.

  • ¿Y las empresas, en tanto que deben invertir tiempo también en los alumnos?

Hay de todo. Hay empresas que apuestan por el talento joven y ‘fresco’ y aceptan alumnado en prácticas formativas sin problema. Pero no siempre es así... Las empresas acaban valorando lo que les cuesta tener a una persona en formación, y en tiempo de crisis y de premuras para facturar, se reducen las colaboraciones con los centros docentes. Y no digamos ahora, ¡con las medidas de seguridad en actividades presenciales! En estos momentos, a causa de la COVID-19 se han perdido muchos convenios y acuerdos de FP Dual y se teme que tarden en poderse recuperar (si se llegan a recuperar).

  • ¿Cuál es la ratio de salida profesional actual en aquellos centros en que ya se llevan a cabo este tipo de formaciones?

¡Muy elevado! Si el alumnado cursa de manera eficiente una FP Dual, de alguna manera van incorporando a su CV una serie de competencias profesionales que son muy valoradas, luego, por el tejido industrial. La relación de estudiantado FP Dual con trabajo en menos de 6 meses, respecto al alumnado de FP convencional con trabajo en menos de 6 meses, es muy elevada, ciertamente.

  • ¿Ven posible o necesario transitar en el mundo universitario también hacia una formación más práctica?

Depende. Si ven posible que la formación universitaria les puede servir para promocionarse en la empresa, es habitual que contemplen una vía lenta y cursen un grado de ingeniería combinándolo con su trabajo. Si no lo ven inmediato, es cuando no se motivan por continuar su formación. Hacemos jornadas de promoción de estudios de ingeniería en centros de ciclos formativos para exponerles todas las opciones y velocidades, y les exponemos las ‘ventajas’ que suelen tener en cuanto a las ponderaciones de las asignaturas de selectividad, para que se animen a hacerla y no descarten esta formación complementaria que, generalmente, es una inversión de futuro.

  • La crisis por la COVID ha obligado a entrar a fondo con las nuevas tecnologías en el ámbito formativo. ¿Hasta qué punto pueden abrir también nuevos campos profesionales y ser una oportunidad laboral más?

Es posible que haya abierto algunos perfiles profesionales, basados en competencias TIC y en aspectos relacionados con el teletrabajo y con cuidados ‘a distancia’, pero para las formaciones con gran contenido práctico en industria ‘pesada’ no ha sido bueno. De todas formas, me quiero quedar con lo (poco) positivo que pueda haber dejado la pandemia y confío en que de todo se aprende. Muchos trabajos que eran ‘necesariamente presenciales’ se han visto convertido en ‘adecuadamente virtuales’. Esto ha enseñado tanto a empresa como a trabajadores que las barreras son más flexibles de lo que pensamos y que todos/as somos capaces de aprender y de desenvolvernos, con soltura, en escenarios que nunca hubiéramos imaginado. Se ha de saber ver esto y aprovechar la oportunidad. ¡Y la tecnología está ahí para ayudarnos!

Miguel Ángel Buendía, responsable de FP Dual Salesians Sarrià y jefe del departamento de Mecánica y Automoción: “Las empresas que apuestan por invertir en la formación dual, realmente recogen los frutos”

  • De entrada, podría hacer un diagnóstico del nivel de la formación profesional en el sector de la metalurgia en España. ¿Qué tenemos hoy y qué nos falta?

Hoy por hoy tenemos una formación profesional específica para diferentes familias profesionales, aunque a nivel curricular no se han adaptado bien al entorno laboral. El sector metalúrgico abarca un gran número de tipología empresarial y algunos centros educativos no cuentan con los recursos (físicos, de tiempo, económicos…) para desarrollar las competencias de los alumnos. En este sentido la FP Dual ha ayudado a engranar el ecosistema en un porcentaje considerable, y son muchos los centros de formación profesional que están en contacto directo con las empresas.

En este sentido, nuestra trayectoria histórica se caracteriza por poner en práctica un innovador modelo de acción educativa que basa la formación en la relación del alumno con la empresa. Nuestro centro, con 136 años de experiencia en la Formación Profesional, colabora y trabaja con las empresas para conocer sus necesidades, los perfiles más buscados y conocer la realidad del mercado laboral.

Pese al esfuerzo de los centros de FP para potenciar este modelo de formación, sería necesario el apoyo de administraciones y muchas más empresas. Seguramente si las administraciones invirtieran en educación y las empresas potenciaran el modelo de inversión en formación, la Formación Profesional pasaría a contribuir en el motor económico del país de una manera más relevante, tal y como pasa en muchos países del norte de Europa.

  • La mayor demanda de las empresas es la necesidad de personal formado específicamente para lo que deben realizar. ¿Qué opinan del formato de FP Dual los centros educativos?

La FP dual es un formato que intenta dar respuesta a esa demanda específica. Resulta muy interesante, aunque está suponiendo un gran esfuerzo de adaptación en los centros educativos. Por otro lado, el nivel de satisfacción de empresas, alumnos y profesorado es muy alto dado el gran resultado. Para la mejora de este sistema aún se debería facilitar la incorporación de personal docente en empresas y viceversa para conseguir un plan formativo que se adapte al mercado laboral constantemente y que por tanto sea vivo y actualizado y donde haya un traspaso de información, así como recursos compartidos.

Las empresas del sector metalúrgico están perdiendo profesionales por jubilación y les cuesta encontrar ese relevo. Son profesiones que hay que potenciar. Por todo ello, trabajamos para diseñar un modelo de centro capaz de adaptar la oferta formativa a las necesidades del mercado de trabajo. Entendemos que vivimos en un mundo cambiante y que necesitamos adaptarnos a las necesidades de la industria. Un ejemplo de ello, sería la adecuación de nuestra oferta formativa a los perfiles técnicos más buscados. Este curso hemos inaugurado el Grado Superior de Automoción, un ciclo estructurado para que los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para trabajar en el campo automovilístico sostenible. El nuevo ciclo facilitará las competencias necesarias para que los alumnos puedan explorar las posibilidades de movilidad no contaminante.

  • ¿Y las empresas, en tanto que deben invertir tiempo también en los alumnos?

Tenemos que pensar que hablamos de un país donde predominan las pymes y micro pymes, por tanto, nos encontramos en un entorno que no ayuda a la inversión en formación. Culturalmente tampoco podemos decir que seamos un país que entienda este concepto. Es un aspecto muy importante, ya que muchas veces, los propios docentes deben hacer ver y entender los beneficios de colaborar en la formación de técnicos cualificados. Las empresas más conscientes y que apuestan por esta inversión, realmente recogen los frutos.

Mi trabajo en la escuela como responsable de FP Dual, además de gestionar esta modalidad de prácticas y asesorar a los profesores, me encargo de llegar a acuerdos con empresas e instituciones y formar a los tutores de empresas para que conozcan todo el potencial de la Dual y aprovechen el tiempo del alumno en la empresa. Consideramos que esta figura, que no existe en las escuelas, es esencial para dar soporte a todos los implicados en la FP Dual.

  • ¿Cuál es la ratio de salida profesional actual en aquellos centros en que ya se llevan a cabo este tipo de formaciones?

Realmente la inserción laboral en la FP Dual es muy elevada, diría que superior al 90%. Esta modalidad ha encajado muy bien en la comunidad educativa dando una respuesta adecuada a muchas empresas que han visto con muy buenos ojos este sistema. Por otro lado, la motivación del alumnado ha crecido y el método de aprendizaje basado en la inserción en el entorno laboral está resultando muy satisfactorio. Nuestro reto es formar a jóvenes que sean capaces de dar soluciones a las empresas, con unas competencias humanas y técnicas que contribuyan a crear una mejor sociedad.

  • ¿Ven posible o necesario transitar en el mundo universitario también hacia una formación más práctica?

Evidentemente es un modelo que funciona y que se debería aplicar en el ámbito universitario, ya que en muchas de estas universidades les falta el aspecto profesionalizador que se requiere para una inserción en el mundo laboral más favorable. También para dar continuidad a la filosofía del sistema a lo largo de la vida formativa de las personas.

  • La crisis por la COVID ha obligado a entrar a fondo con las nuevas tecnologías en el ámbito formativo. ¿Hasta qué punto pueden abrir también nuevos campos profesionales y ser una oportunidad laboral más?

Seguramente se generarán nuevos nichos de trabajo y por tanto otras oportunidades. Sobre todo, lo que está provocando es que, tanto alumnos como profesores, están realizando una actualización en herramientas digitales y métodos de comunicación. Igualmente, en las empresas se ha recurrido al teletrabajo y por tanto se han adaptado nuevas metodologías de trabajo y que requieren nuevas competencias. Ciclos formativos de grado medio y superior dan respuestas específicas a las nuevas necesidades formativas que demanda el mercado laboral.

foto
Departamento de mecánica del centro Salesians Sarrià, con alumnos que cursan los ciclos Medio y Superior.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Aerospace Sevilla 2021 del 2 - 4 de febrero de 2021EuroBlech 27 - 30  octubre 2020

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS