La situación económica en la Unión Europea crecerá a un ritmo más lento que en el año 2006

La industria de alambres y cables en Rusia y Europa

Redacción MU13/10/2008
La industria de alambres y cables, cuyos orígenes se remontan a la Edad Media, es un pilar importante en la economía de cualquier país. Según los materiales de base, su forma y sus propiedades tecnológicas, los productos alámbricos transmiten energía eléctrica, datos electrónicos o fuerzas mecánicas, y por ello las civilizaciones modernas no pueden prescindir de ellos. Uno de los mercados de venta más importantes para la industria de alambres y cables y sus proveedores, los fabricantes de maquinaria que se emplea en esta industria, es Rusia. Pero también Europa, donde se ubican muchas empresas del sector, sigue siendo un mercado intereseante.

Practicamente todos los sectores dependen de los productos de la industria de alambres y cables y entre ellos se encuentra, en primer lugar, el sector automovilístico y sus proveedores, seguido del sector de suministros energéticos y la industria de información y comunicación. Por mucho que se difrencie un cable para la transmisión de datos de un tornillo o un muelle técnico en cuanto a su composición, procesos de producción, aspecto y aplicaciones, todos los fabricantes de alambres y productos alámbricos se ven confrontados con el mismo desafío, es decir, de cómo mantener su viabilidad en el mercado ante la fuerte presión competitiva y los crecientes costes. La Asociación internacional de fabricantes de cables ICF con sede en Viena (International Cablemakers Federation), ve en la evolución de los precios de materias primas un factor sumamente importante para la rentabilidad de cualquier fabricante de cables y señala como ejemplos elocuentes la espiral de los precios del cobre y de los plásticos, esenciales para el aislamiento y recubrimiento de los cables. Pero este determinante factor de costes está a su vez fuertemente influenciado por la dinámica de los precios de los crudos.

Europa

foto
Autor: Mike Libby.

Mercados como los de China, India o Rusia llaman la atención a causa de sus considerables tasas de crecimiento. Pero también en los países de la Unión Europea se hace notar un crecimiento, aunque relativamente más moderado. En este sentido los economistas del European Economic Advisory Group pronostican que, debido a la ralentización de la dinámica mundial, la situación económica en la Unión Europea crecerá a un ritmo más lento que en el año 2006, cuando se alcanzó el 2,9 por ciento, pero que la recuperación está dentro de lo posible, ya que en Europa, hasta el año 2008, va a haber crecimiento. Aunque los países principales de la UE estén bajo una fuerte presión de los costes, muchos empresarios de la industria de alambres y cables siguen invirtiendo justo en la UE, aunque de manera muy selectiva. En la editorial de la revista Niehoff-News 2/06, publicación para los clientes del fabricante de alambres y cables Niehoff, el director general, Heinz Rockenhäuser, informa que en Alemania y Europa occidental en general se invierte principalmente en instalaciones para la fabricación de productos específicos, como son los cables de aluminio para pilas, cables para haces en bus o cables de alta temperatura, mientras que las plantas para productos estándar se trasladan mayoritariamente hacia el este europeo. En consecuencia, señala Rockenhäuser, en el este se hace notar un fuerte cambio. Por ejemplo, en Rusia se están modernizando las fábricas de cables a gran escala para adaptarlas a las normas occidentales.

Mercados como los de China, India o Rusia llaman la atención a causa de sus considerables tasas de crecimiento. Pero también en los países de la Unión Europea se hace notar un crecimiento, aunque relativamente más moderado

Entre los fabricantes de cables que invierten tanto en el país de origen como en sus translocalizaciones en el extranjero, se cuenta la Leoni AG, de Nuremberg, una empresa globalizada que fabrica cables y conductos, así como completos sistemas informáticos de a bordo para las industrias del automóvil, bienes de equipo, comunicaciones y aparatos electrónicos. En 2006, el grupo invirtió un total de 84 millones de euros, casi el 4 por ciento de su facturación y unos 20 millones de euros más que en el año anterior, en bienes de equipo e intangibles. Entre estas inversiones figura también la construcción de una nueva planta en Halver, una pequeña ciudad en el oeste de Westfalia. Allí se fabricarán conductos específicos, capaces de soportar un intervalo de temperaturas de 150 ºC hasta 1000 ºC, para aplicaciones en ciertos procesos industriales o en motores para vehículos.

Otra empresa es el grupo Nexans con sede en París, tiene en su cartera un pedido por el valor de 30 millones de euros, dentro del proyecto del parque eólico danés Rec 2 en alta mar. Este contrato se refiere a la fabricación, el suministro y la colocación de un cable submarino de 42 kilómetros de longitud. La fabricación del triple cable VPE de corriente alterna de 170 kV y conductor de ondas luz integrado se ha adjudicado a la fábrica de Nexans en Halden, Noruega. El cable entrará en funcionamiento en mayo de 2009 y transportará la energía eólica generada en la instalación offshore a tierra firme.

foto
Autor: Cecile Graat.
Aunque los países principales de la UE estén bajo una fuerte presión de los costes, muchos empresarios de la industria de alambres y cables siguen invirtiendo justo en la UE, aunque de manera muy selectiva

Rusia

Los países del centro y este de Europa están mejorando la calidad de sus emplazamientos industriales constantemente, pero tampoco se les puede considerar ya como países típicos de salarios bajos. Según los datos facilitados por la Comisión para los Países del Este, constituído por la industria y el comercio alemanes, el comercio con los estados del centro y este europeos alcanzó, en 2006, una facturación de 244 mil millones, es decir, casi el doble que el comercio alemán con los EE.UU. Para las empresas alemanas, el mercado de mayor atractivo es Rusia, cuyo producto interior bruto arroja, desde hace más de tres años, un crecimiento constante por encima del 6 por ciento.

Los fabricantes internacionales de automóviles ya han conseguido una participación en el mercado de casi el 50 por ciento y siguen ampliando sus capacidades de producción, al tiempo que los fabricantes locales están modernizando sus plantas para hacer frente a la fuerte presión competitiva. Actualmente se está construyendo una infraestructura para suministros al sector automovilístico en la región de Kaluga, a 190 kilómetros de distancia de Moscú. En 2006, el Grupo Volkswagen ha colocado allí la primera piedra para su primera planta en Rusia, con la intención de una producción anual de 115.000 coches.

La importancia del mercado de vehículos de motor para la industria de alambres deriva de la creciente demanda de productos alámbricos, por ejemplo de malla de alambre, que se integra como refuerzo en los neumáticos. El fabricante belga de este producto, Bekaert, de momento exporta sus productos desde Bélgica al mercado ruso, donde se hallan instalados ya un buen número de sus clientes habituales de la industria de los neumáticos. Pero tiene la intención de invertir unos 47 millones de euros en la adquisición de la firma rusa Uralkord en Magnitogorsk. Esta última empresa está ubicada a unos 1.700 kilómetros al este de Moscú y goza de una participación en el mercado ruso de cerca del 25 por ciento.

La competitividad

La tan debatida globalización de los mercados tiene, entre otras, la consecuencia de que empresas originadas en los mercados de crecimiento puedan expandirse hacia otros mercados de crecimiento y últimamente incluso hacia los países industrializados clásicos. Esta evolución incrementa la competencia, pero al mismo tiempo es una oportunidad para las empresas con capacidad de innovación de consolidar y ampliar su propia posición en el mercado.

foto
Autor: Andrew Beierle.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Fitmaq 2017 BilbaoPolusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS