Hay negocios fáciles y negocios difíciles

Ibon Linacisoro - Director15/02/2008

13 de mayo de 2008

Su padre era un rico mercader y la colmó de atenciones en su remoto país de origen, un lugar duro que le arrebató a su madre cuando ella era tan solo una niña de cuatro años. El año pasado, misteriosamente, en un viaje de negocios, el padre desapareció en Francia y lo dieron definitivamente por muerto tras un largo y angustioso proceso de búsqueda. Ella ya tiene 22 años y un problema. Su padre, que entregó su vida al trabajo para engordar sus arcas y atender a su particular princesa, había depositado antes de morir más de tres mil millones de dólares en un banco de su ciudad. Un dinero destinado a una inversión en Europa, pero que ella, Anna, 22 años y huérfana, tiene la desgracia de no poder recuperar sin nuestra ayuda. Y nos pide, probablemente a unos cuantos que “damos el perfil”, según dice en su e-mail, que le demos nuestro número de cuenta para ingresar ese dinero, que sólo así lo puede recuperar y que, naturalmente, nos quedaremos con un sustancioso porcentaje.

Este tipo de casos son cada vez más frecuentes. Un negocio difícil, pero seguro que fructífero. El negocio de la máquina-herramienta es una broma al lado del complejo mundo de la estafa (perdona, princesa, por esta gruesa palabra). De hecho, no hay más que hacer una máquina y venderla, mejor si son dos o incluso tres. Pero Anna y otros como ella lo tienen complicado, necesitan de la buena voluntad de otros y eso escasea en nuestros tiempos, más incluso que la ingenuidad. En el negocio de la máquina-herramienta, por el contrario, no tiene uno más que leer esta revista, ver por donde van los tiros, y seguir con audacia por la sencilla senda de las tendencias que marcan el camino. Y a esperar, que siempre hay alguien que necesita una máquina y nos llama para comprar, especialmente ahora que alemanes y terrícolas varios de lenguas extrañas llenan las carteras de pedidos de los fabricantes. Las máquinas grandes se están imponiendo, al igual que las multitarea. Seguro que lo vemos en la próxima Bienal de la Máquina-Herramienta (Bilbao, 3 a 8 de marzo), donde los fabricantes aplicados, los que leen esta revista o navegan por Interempresas.net, han aprendido que si nosotros decimos que la tendencia va por aquí, es que va por aquí. Esto constituye una verdad incluso mayor que la de la historia de nuestra común conocida Anna, la chica que no ha querido tener una vida fácil haciendo máquinas y que se ha lanzado a la búsqueda de un número de cuenta en Europa.

A nosotros, en MetalUnivers-Interempresas, nos encantan las verdades absolutas. Ahí van dos: Visitas a Interempresas.net en 2007 = 5.666.817. Páginas vistas = 38.247.160.

Anna, princesa, si nos lees, busca a tu benefactor en Interempresas. Si lo que buscas existe, nosotros lo tenemos.

foto

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Fitmaq 2017 BilbaoPolusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS