Sáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas
ENTREVISTA PRESIDENTE AFM

Entrevista a Rafael Barrenechea, presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Máquina-Herramienta (AFM)

Ferran Puig Vilar01/02/2002
foto
El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Máquina-Herramienta (AFM) habla bajo, como la gente que se hace escuchar. Se le nota orgulloso de la empresa que dirige, Soraluce, firma cooperativa del grupo Danobat, perteneciente a Mondragón Corporación Cooperativa. Preside AFM y, también, el centro tecnológico Ideko, que realiza tareas de I+D para las firmas del grupo relacionadas con la máquina-herramienta. Su implicación en el sector viene de lejos, de cuando, según cuenta José María Ormaetxea en su libro "Orígenes y claves del cooperativismo de Mondragón", ejerció una influencia decisiva en la entrada de Danobat y Soraluce en el mercado alemán. Barrenechea refleja también la humilde satisfacción de representar a un sector ejemplar, concentrado en su tierra, cuya evolución en los últimos años ha sido espectacular y que se sitúa en los primeros lugares del mundo no ya en ventas, sino en competitividad y desarrollo tecnológico.

¿Qué posición ocupa actualmente la máquina-herramienta española en el mundo? ¿Cuál es la evolución previsible?

España está en este momento en el puesto octavo a nivel mundial y el cuarto a nivel europeo. Es sorprendente el avance tanto tecnológico como productivo realizado en los últimos años; es algo bastante desconocido, pero así es. Ocurre sin embargo que el sector es muy pequeño. Al final son 6.000 personas facturando muy cerca de mil millones de euros, lo que es poco comparado con el PIB. Pero eso ocurre en todos los países.
Pero aún siendo pequeño tiene un valor estratégico muy elevado, pues es una muestra del avance tecnológico de un país. En los Estados Unidos se realizó una campaña bajo el lema de "La máquina-herramienta: los músculos de la nación". Contenía dos mensajes: uno era el "compre americano", pues comenzaban a sentir la presión de Japón y Europa; en el otro yace la definición más sencilla de máquina-herramienta: una máquina-herramienta es una máquina que sirve para fabricar otras máquinas. La mayoría de los aparatos que usamos en la vida normal están hechas con máquinas-herramienta: el avión, el coche, el lavavajillas... Además, en caso de conflicto bélico, son totalmente necesarias por la imposibilidad de depender de otro país: a esto se le dio mucha importancia hasta hace 15-20 años.
De hecho, una parte de la máquina-herramienta vasca se desarrolló a principios de siglo durante la 1ª guerra mundial, cuando las ferrerías fabricaban armas y también otros utensilios metálicos.

¿Siendo como es una muestra de desarrollo tecnológico, a qué nivel se encuentra la máquina-herramienta española?

Es muy importante saber que la tecnología es del sector. Prácticamente el 100% de la tecnología es de los fabricantes. Si bien hasta hace poco se fabricaba bajo licencia en algunos casos, ahora ya no ocurre así. Esto se ha conseguido mediante el sacrificio, pero también mediante la formación: si hace 10 años el 50-60% de la plantilla tenía un nivel primario de formación, este índice es ahora del 20%, Todas las nuevas incorporaciones se han hecho con gente formada, lo que ha permitido reaccionar rápidamente frente a las nuevas tecnologías. Además, tenemos alrededor muy importantes centros de investigación que favorecen e impulsan el desarrollo tecnológico de las empresas: permiten absorber las nuevas tecnologías y, también, aplicarlas - que son dos temas distintos. Realizan gran cantidad de investigación aplicada. Formación más centro tecnológico han sido una combinación excelente para avanzar.

¿Cuáles han sido las claves de la transformación? ¿Cuál ha sido el papel de los centros tecnológicos?

Este avance ha sido tanto interno como externo: inquietud y capacidad de los empresarios para desarrollarse técnicamente y para absorber las nuevas tecnologías, y estímulo externo a través de los centros tecnológicos promovidos por el Gobierno Vasco y la Diputación, que comprendieron en su momento que se trataba de una aventura muy interesante y que era un proyecto por el que valía la pena apostar.
Estos centros empezaron con pequeños equipos pero ahora varios de ellos disponen ya de 100 personas o más. Las empresas han sabido comprender el fenómeno y han creado equipos mixtos empresa - centro de investigación, de forma que unos aportan la práctica del mercado y los otros sus conocimientos técnicos aplicados. Actualmente se destina a I+D del orden del 4 % de la facturación.
Prácticamente el 100% de la tecnología es de los fabricantes. Si bien hasta hace poco se fabricaba en algunos casos bajo licencia, ahora ya no ocurre así
Al principio se evolucionó lentamente, pero ahora este estado de cosas evoluciona de forma muy rápida. Se participa en proyectos europeos con gran intensidad y mucha regularidad.
Cada vez más se habla de tecnología europea - y no de italiana, alemana... La combinación de empresa europea-centro tecnológico europeo + empresa española-centro tecnológico español ya está dando sus frutos y los dará mucho más en el futuro. Además, se están dando pasos para constituir una red europea que permita mejorar las sinergias entre estos organismos.
Es sorprendente el avance tanto tecnológico como productivo realizado en los últimos años; es algo bastante desconocido, pero así es

¿A qué es debido que la máquina-herramienta de fabricación española esté casi completamente concentrada en el País Vasco?

En el País Vasco la industria de la máquina-herramienta se creó y se ha mantenido por tradición y por saber trabajar los metales. Catalunya no desarrolló de la misma manera esta industria, de la que también fue pionera. Algo parecido le ha ocurrido a Francia, que ha ido cerrando poco a poco su industria de máquina-herramienta, contrariamente a Alemania e Italia que la han mantenido con una gran fuerza.

En los últimos años ha aumentado con mayor intensidad la producción de máquinas de conformado frente a las de arranque de viruta. ¿A qué es debido este fenómeno? ¿Marca esto una tendencia, o es meramente coyuntural?

Yo creo que no marca tendencia, aunque habría que examinar los datos a nivel europeo. Aunque lo cierto es que cada vez se utiliza más chapa. Puede tener que ver, por ejemplo, con la gran variedad de modelos que ofrecen ahora los fabricantes de automóviles. Es cierto que en los últimos tres años la AFM ha registrado una tendencia creciente en deformación, mientras que se ha mantenido estable en arranque de viruta.

¿Cuáles pueden ser los motivos de la baja natalidad de nuevas empresas fabricantes? ¿No queda espacio para nadie más?

Es complicado, porque hoy la inversión necesaria es muy elevada y las empresas que ahora se están creando se orientan concretamente a dar un servicio de software o electrónico o mecánico que a la propia constitución de una fábrica con vocación de fabricante. Es más complejo todavía porque para encontrar ahora un espacio hay que hacer modelos tecnológicamente muy avanzados, lo que requiere mucha más inversión de la que se precisaba hace algunos años. Aunque si ese capital existiera podría existir ese espacio - y de hecho se ha demostrado recientemente en algún caso excepcional.

El advenimiento del control numérico en la década de los 70 comportó un cambio estructural en el enfoque empresarial de la máquina-herramienta. ¿Ocurrirá algo parecido con la llegada del mecanizado de alta velocidad?

Creo que no. Va a ser una tecnología que no va a impactar con tanta intensidad. Anteriormente, cuando todo era mecánico, en las empresas había pocos electricistas y la implantación de controles electrónicos supuso un cambio radical. En cambio, ahora las empresas tienen varios ingenieros electrónicos, físicos, ingenieros de telecomunicaciones... de forma que son asumidas y entendidas de forma mucho más rápida.
Ahora, cuando se nos presentan nuevos controles numéricos, motores de accionamiento digital... los técnicos no sólo lo entienden a la primera sino que, en su entusiasmo, quedan fascinados y empujan a su adopción. Todo lo contrario que antes, cuando podía haber cierto conservadurismo. Hoy en día, los equipos técnicos de las fábricas animan a su implementación rápida.
En particular, en mecanizado de alta velocidad vamos a altísima velocidad. Las máquinas que se desplazan lo hacían hace poco a 5 m/min. Ahora estamos hablando de 30 m/min. El husillo, que hasta ahora giraba a 2.000 rpm, hoy puede hacerlo a 80.000 rpm. Las aceleraciones, que eran de 0,5 m/s2, ahora lo son de 3 o hasta de 15 m/s2.
Lo que con esto pretende el usuario es acortar sus periodos de mecanizado, por lo que es una tecnología que se está desarrollando muy rápidamente. Todos los países avanzados están apostando decididamente por estas tecnologías: nosotros también lo estamos haciendo con total naturalidad.
Así como hasta hace poco la distancia tecnológica con otros países era considerable y nos costaba más tiempo alcanzarles, ahora esta distancia se ha reducido muchísimo, sobre todo debido a que la formación de nuestra gente le permite absorberlo con más rapidez.

Los metales están siendo últimamente objeto de competencia acelerada por parte de otros materiales, por ejemplo los plásticos. ¿Supone esta competencia un riesgo para los fabricantes de máquina-herramienta?

No lo vemos en el horizonte cercano. Nosotros hacemos planes estratégicos a 4 años, y lo que se puede vislumbrar en este periodo, y más allá, no hace prever competencia en este aspecto. En cambio podría haberla, indirectamente, en lo que se está denominando el fuel-cell - la aplicación del nitrógeno en los motores de combustión del automóvil, lo que eliminaría bastantes piezas del motor. Se están haciendo pruebas en algunos países, que podrían ser una amenaza para aquellos que fabrican piezas de motor para el automóvil. Pero no lo vemos en el caso de los plásticos.
También aparecen nuevos materiales en aeronáutica, si bien vemos que hay distintas industrias que están renovando su parque de maquinaria para adaptarse a las nuevas piezas y materiales.
Hace sólo 10 años el 50-60% de la plantilla tenía un nivel primario de formación, este índice es ahora del 20%

¿Será la microfabricación el próximo salto tecnológico de la maquina-herramienta? ¿Quién está trabajando en este área? ¿Qué mercados existen actualmente y cuáles se prevén a medio plazo?

Se habla de las nanotecnologías, que podríamos aprender relativamente rápido. Pero está por ver si el mundo occidental las va a adoptar tan deprisa como algunos piensan: nuestros clientes más avanzados no nos lo están demandando todavía, sino que se orientan más hacia mejoras de las máquinas actuales. No obstante, tenemos centros de investigación, como Tekniker, que están investigando en esta línea para que, en el caso de que lleguen con fuerza por parte de la demanda, nos encuentre preparados.
Formación más centro tecnológico han sido una combinación excelente para avanzar

¿Cómo valora la celebración de la presente edición de la BIEMH?

La Bienal está totalmente abarrotada, se han vendido 42.000 m2 netos. De tener otros 10-15.000 m2 se hubieran llenado fácilmente, lo que esperamos ocurra para la próxima edición en el 2004 en el nuevo recinto. A pesar de que en los últimos meses se ha detectado una ligera disminución de la demanda, los fabricantes esperamos con ilusión este acontecimiento para activar el mercado interior. Y animo a sus lectores a que vengan.

¿Cuáles son las prioridades de la actual presidencia de la AFM?

Son varias: seguir impulsando los planes de formación, tanto para los jóvenes como para los veteranos. Impulsar las políticas de calidad, necesarias para seguir siendo competitivos.
Seguir impulsando la relación con Centros de Investigación, hubo una época en que el precio era el factor primordial de competitividad de nuestras máquinas, pero hoy antes de hablar de precio, el fabricante tiene que pasar un examen técnico, y es después cuando se habla de precio, plazo de entrega y servicio. Pero lo primero es la tecnología. Actualmente, la máquina-herramienta española ya no vende primero por precio, sino por calidad. Por este motivo exportamos el 52%, y a países avanzados, ya que nuestros principales mercados son: Alemania, Italia, Francia y los EE.UU.
La cuarta prioridad es seguir consolidando nuestra posición en los mercados internacionales. Vendemos actualmente nuestros productos en 120 países, facturando en exportación 517,5 millones de Euros. AFM estará presente con stand propio en 15 ferias.  Otra línea es la creación de una Extranet para todos los socios, de forma que puedan acceder a bases de datos muy actualizadas y dinámicas.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Española de Fabricantes de Máquinas-herramienta, Accesorios, Componentes y Herramientas
Construlan - Bilbao Exhibition Centre
Fundación Tekniker
Ik4 - Ideko, S.Coop.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Profei, S.L. (Polusólidos)FITMAQFerroforma

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS