Posicionamos su web SEO / SEM

Bost muestra por qué lidera su segmento de máquinas

Ibon Linacisoro12/01/2017

A lo largo del pasado mes de diciembre Bost mantuvo sus puertas abiertas en una forma diferente a lo habitual para mostrar sus capacidades de producción. La apuesta por este modelo de puertas abiertas fue positiva y acudieron a las instalaciones de Asteasu (Gipuzkoa) numerosos profesionales que pudieron observar un taller al completo donde las máquinas en pleno proceso de fabricación para clientes de primer orden se mostraron desnudas, no dejando lugar a dudas sobre su tecnología y robustez.

foto
Con una fabricación de unas 15 máquinas al año, Bost factura cerca de 30 millones de euros.

Bost fabrica máquinas desde 1972, aunque, como explica su CEO Karlos Aranbarri, es a partir de 2006 cuando inicia un crecimiento imparable. Con una fabricación aproximada de unas 15 máquinas al año y 117 empleados que logran una facturación de 30 millones de euros, actúa en el mercado internacional y pugna por pedidos compitiendo en la gama alta con los mejores fabricantes del mundo de tornos verticales pesados. Sus clientes pertenecen a sectores muy diversos, pero destacan el de la aeronáutica, el eólico, el hidroeléctrico o el de la defensa. Precisamente en los últimos meses el taller de Bost en su fábrica de Asteasu está en plena ebullición y la visita de diciembre mostró las siguientes máquinas que actualmente se están construyendo en el taller:

  • modelo FMS para AMPO (País Vasco) y destinada al sector oil & gas
  • modelo de torno horizontal TBI 5000 GAP para Safran Landing Systems (Francia) para aeroespacial.
  • modelo VTL 68 CY 5.000 para la finlandesa PKP Machining, que se dedica a muy diversos mecanizados
  • modelo VTL 55 C 5.000 para la División Nuclear de Westinghouse (EE UU)
  • modelo VTL 25 CY 2000 para CNIM (Francia, defensa y aeroespacial)
  • modelo VTL 25 CY 2000 para la empresa General Tools (EE UU), del sector defensa y aeroespacial
  • modelo de torno horizontal TBI 9000 para la empresa de mecanizados Txindoki (País Vasco)
foto
Vista parcial del equipo para AMPO.

El proyecto de AMPO es especialmente interesante, entre otros motivos porque se trata de una máquina destacable, la FMS. Gracias a ella, en esta empresa de Idiazabal (Gipuzkoa) podrán trabajar de manera automática durante los fines de semana y por las noches. El pedido consta de dos máquinas entrelazadas por diez palés y un control adaptativo, con dos almacenes de hasta 400 herramientas.

Asimismo, se pudieron ver las capacidades de Bost en el campo del retrofitting, una actividad a la que se desde sus orígenes y en la que se ha posicionado también perfectamente para dar servicio a empresas como las que ahora tienen sus máquinas en Asteasu, como Kollmeder (Alemania) y Rectificados CAR (País Vasco).

Bost, por otra parte, se ha marcado dentro de su plan estratégico afianzarse en el sector aeronáutico. Por ello, diseñan ya máquinas para los trenes de aterrizaje de los aviones, pero también para sus turbinas. De hecho, actualmente están fabricando cinco máquinas para Safran que harán piezas para los Airbus A321. Además, ya han instalado otras dos máquinas en Canadá para los trenes de aterrizaje de los Boeing 787 y Airbus A350.

El traje a medida, clave del éxito

Si por algo destacan las máquinas de este fabricante vasco y probablemente uno de los principales motivos de su éxito frente a sus competidores, es porque pueden considerarse un auténtico traje a medida de los clientes. Si bien, incluso internamente, en Bost tienden a hablar de sus máquinas como tornos verticales, con frecuencia, como dice su director general Karlos Aranbarri “nuestras máquinas son cualquier cosa menos un torno. Es decir, realizan trabajos que exceden con mucho lo que un torno convencional puede realizar y bien podrían llamarse, fresadoras, mandrinadoras o máquinas multitasking de grandes dimensiones”.

foto
La personalización, flexibilidad y proximidad con las necesidades de los clientes es uno de los factores de éxito de Bost.

La ventaja de Bost en el entorno internacional en el que la calidad se da por supuesta cuando se quiere competir al más alto nivel, es su flexibilidad, su mayor capacidad de personalizar las máquinas, que finalmente redunda en una mayor variedad de máquinas ofertadas. “Nuestros clientes valoran mucho nuestra capacidad para adaptarnos a lo que quieren, hasta el último detalle, incluso durante el proceso de construcción de la máquina. Ahora mismo están en nuestras instalaciones los equipos técnicos de diversos clientes trabajando codo a codo con nuestros ingenieros para ajustar cada detalle a sus necesidades. Nuestra tecnología de primer nivel y esta capacidad de adaptación al cliente son las virtudes que nos están situando en las primeras posiciones del ranking mundial en este tipo de máquinas”.

Cuenta para ello con una oficina técnica en la que trabajan cerca de 30 ingenieros que parten de premisas innegociables en todas las máquinas de Bost, entre otras la robustez. “Por poner un ejemplo sencillo. Otros fabricantes -continúa Aranbarri- recurren al análisis por elementos finitos para de alguna forma aligerar sus máquinas. Nosotros lo hacemos para todo lo contrario, para hacerla más robusta allá donde se necesite. No hacemos dos máquinas iguales, pero si en algo se parecen todas es en esta robustez”. En Bost llegan a decir que más que fabricantes, son una ingeniería de soluciones integrales en máquina herramienta, aunque con capacidad de producción.

foto
La robustez es una característica innegociable en las máquinas Bost.

Una visita a la fábrica muestra detalles importantes en su fabricación. Es en ese momento, con la máquina desnuda, sin carenados y con sus secretos expuestos, donde uno conoce mejor lo que tiene delante. Por ejemplo, la instalación hidráulica se realiza con tubo rígido para mejorar la funcionalidad y prolongar la vida útil de todos los tubos y del sistema en general. Las estructuras están hechas en fundición y en acero soldado, según la parte de la máquina de que se trate y lo que quiera el cliente, pero sin comprometer nunca esa robustez que caracteriza a las máquinas Bost.

Otro detalle interesante: cuentan con un foso de reglaje de ram para asegurar que funciona perfectamente, antes de que sea demasiado tarde. Es decir, se prueba y se regula el ram antes del momento de montaje, de forma que se cuenta con mucho más tiempo para solucionar cualquier contratiempo que si se hiciera en la fase final del proceso de producción.

La opinión de Safran

Jean Bernard Artiguet, responsable técnico de inversiones en Safran Landing Systems (Francia), declaró para Interempresas su satisfacción absoluta con Bost: “Lo que más nos está gustando en esta colaboración con Bost es que realmente aportan las soluciones que necesitamos. Hemos elegido estas máquinas por su personalización, porque no nos ofrecían una máquina estándar sino la máxima flexibilidad para ajustarse a lo que queríamos. Necesitábamos un torno de escote con guías verticales que no encontrábamos en el mercado. Bost se preocupó, buscó la forma de hacer lo que queríamos y la encontró. También valoramos muchísimo la colaboración entre sus técnicos y los nuestros, porque estamos permanentemente haciendo modificaciones para poder tener exactamente lo que necesitamos. Esto no lo puedes hacer con ningún otro fabricante en este segmento de máquinas”.

Empresas o entidades relacionadas

Bost Machine Tools Company, S.L.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

MouldingExpoFitmaq 2017 Bilbao

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS