Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Edeltec es el brazo logístico de Idroenergy en España

Disociadores para la producción de gas H2

15/08/2006
Edeltec, empresa dedicada al asesoramiento, control y venta para cadenas de producción en el sector industrial, es el brazo técnico y logístico de Idroenergy en España, así como la empresa encargada de la introducción e implementación de la tecnología de autogeneración de gases.
Las numerosas innovaciones técnicas desarrolladas por Idroenergy y sus amplios conocimientos en la materia, la han convertido en líder mundial en el mercado de los disociadores para la obtención de gases puros.

Principios

Los disociadores de agua Idroenergy garantizan la seguridad de los operarios y su ambiente de trabajo, gracias a la producción de gas in situ y en el momento de su utilización.

La producción de los gases H2 y O2 es instantánea, mediante un avanzado proceso electrolítico, utilizando únicamente agua y energía eléctrica.

Ventajas

El hidrógeno, es el combustible más simple, más limpio y más seguro. La llama que se obtiene de su combustión con el oxígeno, además de pureza, está dotada de un alto poder calorífico y de una extrema resolución, lo que permite obtener trabajos de óptima calidad y gran precisión.

Los disociadores de agua Idroenergy producen gases directamente en el lugar de su utilización, permitiendo de ese modo:

  • Innovación. Aumentar la independencia en cuestión de aprovisionamiento, es decir, evita la necesidad de depender de suministradores externos.

  • Económico. Gran ahorro con respecto a la manipulación, almacenaje y coste del gas suministrado en bombonas.
  • Ecológico. El único residuo de la combustión del hidrógeno con el oxígeno es el vapor de agua. Respetando así el entorno de trabajo.
  • Seguridad. Evitar la manipulación de las bombonas y su almacenaje, las que confieren a su empresa altos niveles de seguridad en estructuras internas.
foto
Calidad

El tratamiento térmico es ya de por sí un proceso que requiere alta técnica metalúrgica, más aún cuando se trata de acabado en superficies delicadas y/o de alta definición.

Por dicho motivo, es indispensable controlar los factores que influyen sobre la calidad del proceso:

  • Características del material a tratar.
  • Las herramientas utilizadas (hornos y demás accesorios).
  • La atmósfera utilizada en el tratamiento (el gas y su pureza).

La importancia que los dos primeros factores tienen sobre la tipología del tratamiento es indudable. Como también lo es la variabilidad de los resultados según la atmósfera que utilicemos para el mismo.

Por ello decimos que el tratamiento térmico es generalmente un proceso en el que la superficie tratada está supeditada al efecto combinado del calor con la atmósfera que la rodea. Muchos materiales, y a determinadas temperaturas, reaccionan con el gas. Y es este efecto el que determina el resultado final.

Resulta evidente entonces que la atmósfera debe estar preparada utilizando el justo gas a la justa pureza.

En un tratamiento térmico, se debe evitar la formación de óxidos superficiales, cuyos causantes son:

  • Oxígeno, a altas temperaturas, muchos materiales como los metálicos tienden a oxidarse, empeorando el aspecto superficial, causando opacidades, variando los colores y en algunos casos incluso perjudicando a la liga en procesos de soldado por horno (pues el óxido influye negativamente en las juntas).
  • Humedad, comportándose a todos los efectos como un oxidante.
  • Anhídrido Carbónico, que actúa igualmente como oxidante, empeorando también en este caso el aspecto estético del material.

Hay sistemas que utilizan atmósfera de nitrógeno, creyendo resolver en parte los problemas anteriormente descritos. Pero sin eliminar los óxidos superficiales ya presentes en las piezas antes de entrar en el horno, pues dicha atmósfera es inerte e incapaz de trabajar sino alejamos el oxígeno.

El único modo de garantizar la calidad del tratamiento pasa por utilizar una atmósfera reductora activa, obtenida a partir de la utilización de hidrógeno de alta pureza, que en una porcentual de 20 al 100 por cien convierte y elimina los óxidos superficiales, debido a su enorme acción reductora verso a las altas temperaturas. Resultando un tratamiento térmico perfecto ya sea desde el punto de vista estético como estructural.

El nivel de calidad mínimo requerido en los resultados finales hoy en día es muy alto. Eso significa que cuando hablamos de alta pureza en la atmósfera se debe garantizar que los residuos nocivos han sido reducidos al mínimo, (1 parte por millón = 0,0001%), es decir, es fundamental para obtener un resultado de calidad utilizar hidrógeno purísimo.

Idroenergy, después de muchos años en el campo de los tratamientos térmicos, produce ahora una nueva gama de sistemas integrados que generan por vía electrolítica Hidrógeno de alta pureza. Hidrógeno que no contiene los anhídridos o residuos típicos del gas en bombona.

Garantizando los resultados en cada tratamiento, pues cada atmósfera viene calibrada y preparada según la específica exigencia del proceso.

Asistencia técnica

Edeltec ofrece cobertura nacional en asistencia, garantizando una solución para cada tipo de proceso o necesidad de empresa. Con unos sistemas de aplicación industrial probados y utilizados por muchas empresas de ámbito internacional.

A la necesidad puntual que el cliente requiera.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017Fitmaq 2017 Bilbao

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS