EMO’99 París, máquina-herramienta francesa; coyuntura y perspectivas

La recuperación de la inversión productiva en Francia es un signo estimulante

01/10/1999
La crisis de los países asiáticos, los problemas económicos de Latinoamérica, los conflictos sociales de Rusia y la incertidumbre de otros países del este han hecho tambalear a la economía mundial y, consecuentemente, los sectores industriales han vivido momentos difíciles.Sin embargo, y a pesar de la arriesgada guerra de precios, los países europeos, Francia entre ellos, han sabido hacer frente a la situación.
En el ámbito de las máquinas para la transformación de metal, tras una modesta evolución de la producción en 1997 (+2,3% con respecto a 1996), el año 1998 en Francia ha estado marcado por un fuerte aumento de los pedidos. A pesar de los comportamientos irregulares (primer semestre "plano", segundo semestre más activo), 1998 se ha saldado con un incremento de la producción de un 14% con respecto a 1997, para alcanzar un volumen de negocio global de 6.285 millones de francos franceses (950 millones de euros). Hay que señalar un crecimiento más rápido de las máquinas de trabajo de deformación (+20%) comparado al de las máquinas de trabajo por arranque de viruta (+10%).

Las evoluciones del año 

Las previsiones en el transcurso del año giraban en torno al 7 ó 8%, considerando los diversos acontecimientos económicos que sacudían el mundo: continuación de la crisis asiática de graves consecuencias y fuente de incertidumbre para los empresarios europeos, problemas inducidos por Latinoamérica, problemas de la economía rusa y de algunos países del este.
A pesar de este panorama poco atractivo, las empresas francesas han logrado sacar partido de las oportunidades de ciertos mercados que han continuado estando en expansión, como Norteamérica y la Comunidad Europea. Los europeos han sabido hacer frente a una competencia más fuerte procedente de los países asiáticos (Japón principalmente, así como Corea del Sur). Asia buscaba compensar con la exportación el caos de su mercado interior, ayudada en ello por las monedas débiles que le proporcionan una ventaja real en cuanto a precios se refiere.

Gran Bretaña, la excepción en Europa 

La evolución de los demás países del CECIMO es similar a la de Francia, salvo Gran Bretaña, donde la producción sufre un importante descenso (mercado interior moroso y caída de las exportaciones a causa de una libra demasiado fuerte al comienzo del año). Esta situación le ha permitido a Francia volver a situarse en la 4ª posición de productor europeo de máquina-herramienta.
En lo que se refiere a los intercambios con el exterior, la exportación de máquina-herramienta francesa muestra un +15% en 1998 (frente al 22% en 1997), gracias a las buenas ventas en Europa y Estados Unidos. Las implantaciones de empresas automovilísticas en China y Latinoamérica también son generadores de oportunidades, a pesar de los problemas económicos de estos países.
En lo que respecta a la importación, ésta ha aumentado de modo importante (+26%), mientras que en 1997 había descendido en un 2%, lo que hace suponer que el consumo aparente también aumente (+22%), mientras que en 1997 había bajado (-7%). La recuperación de la inversión productiva en Francia es un signo estimulante, pero la vitalidad del mercado interior parece que ha beneficiado principalmente a los importadores.
La principal preocupación continúa siendo la guerra de precios, cada vez más feroz, a la que deben enfrentarse los constructores, en el actual proceso de mundialización, y que obliga a los industriales a apurar constantemente sus márgenes haciendo peligrar la rentabilidad de sus empresas, su capacidad de financiación para la modernización de las herramientas de producción y para la investigación y el desarrollo de productos innovadores, clave del éxito.

Las perspectivas para 1999 

La evolución de los pedidos (+4% con respecto a 1997) no permite ser en exceso optimistas para 1999, y cabe esperar una evolución de la producción del orden de +5 ó 6%.
La prudencia es la palabra clave ya que actualmente nadie sabe exactamente cuáles serán las repercusiones que tendrá la crisis en Latinoamérica, zona en la que muchos constructores de máquina-herramienta se han comprometido junto con fabricantes de automóviles y sus productores de sistemas.
Por otro lado, la economía de Estados Unidos muestra desde hace algunos meses signos de agotamiento y esto se nota en los pedidos de máquinas. En Europa, el paso al euro simplificará los intercambios, aunque del mismo modo supondrá una mayor competitividad al eliminarse los riesgos en el cambio de divisa.
En lo que se refiere a los mercados de usuarios, la aeronáutica civil mantiene un nivel muy elevado, el automóvil se resentirá un poco tras un año récord en 1998, pero las perspectivas son buenas en conjunto y los países europeos también apuestan por la continuación de una evolución positiva, a excepción de Gran Bretaña.

Soldadura y corte 

La profesión de soldadura/corte no ha alcanzado este año el resultado que obtuvo en 1997, pero al menos ha obtenido un crecimiento muy satisfactorio, del 8,7%. El sector ha registrado su cuarto año consecutivo de aumento desde 1994, que se saldó con el peor resultado de la década. La actividad no ha sido homogénea en todos los campos, con un buen primer semestre al mismo ritmo que en 1997 y una segunda parte del año en franco descenso. Las cifras demuestran una ligera punta de actividad en junio y en octubre, con una disminución significativa al final del año. El resultado para 1998 se eleva a 504 millones de euros.
En la exportación, el sector ha acusado las sacudidas de las diferentes crisis, especialmente en Asia. Sus ventas al extranjero disminuyeron en un 24% en 1998. Parece que Europa, a pesar de tener un dinámico mercado interior, no ha contribuido suficientemente para mantener el nivel de las exportaciones de la soldadura. También se habla de una degradación al final del año, principalmente en Alemania.
Las importaciones han disminuido, pero de un modo menos brutal: -2,3%. Sin embargo, el mercado francés parece haberse comportado satisfactoriamente, ya que el consumo aumenta en un 26%. Los franceses han hecho grandes esfuerzos para responder lo mejor posible a las necesidades de su mercado interior, pero muchas veces en detrimento de la rentabilidad de los negocios.
1999 podría saldarse con una continuación del crecimiento. Sin embargo, sin indicaciones fiables sobre los pedidos en este sector, es difícil realizar previsiones. Las empresas a las que se ha preguntado sobre las perspectivas han sido prudentes, indicando la falta de visibilidad, sus márgenes recortados por una intensa guerra de precios y el compás de espera generalizado de los responsables sobre las decisiones de grandes inversiones.
Información ofrecida por el Symap (Sistemas, Medios y Automatismos de Producción Franceses) con ocasión de la EMO'99 París
Países en millones de euros en miles de millones de pesetas en millones de dólares
Alemania 6.900 1.150 7.739
Italia 3.329 554 3.794
Suiza 1.974 325 2.184
Francia 958 160 1.075
Reino Unido 912 152 1.023
España 850 141 953

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017Fitmaq 2017 Bilbao

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS