Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
La industria de la automoción internacional se enfrenta a un dilema

Reciclar sí, pero ¿a qué precio?

01/04/2006
La preocupación por la preservación medioambiental cobra cada vez más peso, con más intensidad en sectores industriales cuya producción plantea un problema al final de la vida útil del producto, como el sector de la automoción que debe dar las soluciones menos perjudiciales para nuestro entorno. Sin embargo, las tendencias actuales de fabricación que emplean materiales cada vez más ligeros crean un dilema a esta industria: los materiales pesados como el acero o el hierro se reciclan a un nivel óptimo pero como resultado, dan un vehículo mucho más pesado que necesita consumir más energía y emite más CO2.
foto
El debate está abierto y así lo demuestran empresas como BMW que dedica recursos a la investigación y desarrollo de soluciones dirigidas al uso de tecnologías de construcción ligera inteligente. El consejo de administración ha determinado que el escenario actual no es el adecuado para una protección ambiental completa y reclama normas de reciclaje con garantía de futuro para la industria de la automoción, mediante la cooperación entre la industria y la administración.

La Directiva europea relativa a los vehículos al final de su vida útil exige un porcentaje de reutilización del 85 por ciento del peso de los vehículos al final de su vida útil, a partir de 2006. Con posterioridad, desde 2015, dicha cuota ascenderá hasta el 95 por ciento.

El problema es que mientras que fundamentalmente los materiales pesados, como el hierro o el acero, se pueden reciclar a un nivel óptimo y permiten, por tanto, cumplir dicha exigencia, contribuyen a que los vehículos resulten más pesados y, por tanto, aumentan tanto el consumo de energía como la emisiones de CO2.

La Directiva europea relativa a los vehículos al final de su vida útil exige un porcentaje de reutilización del 85 por ciento del peso de los vehículos al final de su vida útil, a partir de 2006
En comparación, los materiales ligeros y las materias primas recuperadas reducen el consumo de energía y las emisiones de CO2 considerablemente durante toda la producción y la vida útil de los vehículos y, por ende, mejoran el amplio equilibrio ecológico de estos vehículos en su conjunto, pero tienen repercusiones negativas sobre el equilibrio del reciclaje.

Tecnologías de construcción ligera inteligente, en lugar de rígidas cuotas de reciclaje

Desde un punto de vista técnico, un BMW es casi completamente reciclable ya hoy en día, por lo que unas cuotas de reciclaje del 85 y, dentro de unos años, del 95 por ciento, no constituyen ningún desafío. Pero, la imposición de normas tan rígidas no tiene sentido desde una perspectiva ecológica o económica. En vez de ello, BMW Group se centra en una combinación inteligente de materiales, que selecciona exactamente el material adecuado para cada finalidad, con el fin de dar respuesta a las demandas técnica, ecológica y económica con la máxima eficiencia.

Los estudios demuestran que el reciclaje no constituye el mejor enfoque desde el punto de vista ecológico, sobre todo en el caso de los componentes de plástico y de las materias primas recuperadas: la utilización ecológicamente sensata de las tecnologías, como el empleo al final de su vida útil de compuestos plásticos con un elevado poder calorífico para generar energía, no debería verse perjudicada por una cuota de reciclaje rígida.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017Fitmaq 2017 Bilbao

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS