El elevado nivel de participación refleja el período de confianza que vive el sector industrial europeo a pesar de la crisis financiera internacional

La última BIMU del siglo ha obtenido excelentes resultados

Elena Askarza01/12/1998

La transformación del metal y la moda convirtieron el pasado mes de octubre a Milán en punto de encuentro internacional. Durante un par de días, los centros de mecanizado, los robots y los controles numéricos compartieron la ciudad italiana con las pasarelas, las marcas y los diseñadores más prestigiosos.

La BIMU, la bienal italiana de la máquina-herramienta, confirmó, una vez más, su vocación internacional. Celebrada del 1 al 6 de octubre pasado, la feria contó con más de 2.500 expositores, directos e indirectos, de todo el mundo y ocupó alrededor de 95.000 metros cuadrados. Cerca de 40 países asistieron a esta cita en la que pudimos ver de cerca un total de 4.029 máquinas de todo tipo, desde las más tradicionales, hasta las técnicas más sofisticadas. La participación de visitantes ha superado en un 3% a la registrada en 1996, alcanzando la cifra de 122.784 personas, de las cuales 95.938 eran profesionales italianos, 11.584 procedían de 89 países extranjeros y 15.262 eran estudiantes. Esta elevada cifra de jóvenes ha confirmado el éxito que tuvieron las iniciativas de la organización, como "La Fábrica para el Hombre".

BIMU-SFORTEC

Nacida hace 40 años por iniciativa de UCIMU-SISTEMI PER PRODURRE (Asociación Italiana de Fabricantes de Máquinas-Herramienta, Robots y Automatización), la BIMU se celebra cada dos años, en alternancia con la EMO.
Desde 1996, la feria se conoce como BIMU-SFORTEC ya que se celebra conjuntamente con un encuentro sobre la subcontratación organizado por el Comité Interasociativo de la Subcontratación. De esta manera, el salón dio cabida a todos los actores de la cadena de producción: desde los procesos de mecanizado necesarios para preparar la maquinaria, pasando por las máquinas-herramienta (con todas las configuraciones posibles), hasta los productos para los usuarios, como los fabricantes de moldes o de matrices. En efecto, esta edición acogió una exposición dedicada al mundo de la deformación de chapa, Stampi Domani; un prototipo de taller en el que el público pudo descubrir la evolución de esta tecnología.

La feria se conoce como BIMU-SFORTEC ya que se celebra junto con un encuentro sobre la subcontratación

Entre las nuevas iniciativas que se llevaron a cabo durante la feria, se encuentra "The World of Welding" ("El mundo de la soldadura"), un área dedicada al corte, a la soldadura y otras técnicas. Este proyecto es el resultado de un acuerdo entre UCIMU, ANASTA (Asociación Italiana de Empresas de Soldadura, Corte y Técnicas Relacionadas) e IIS (el Instituto Italiano de Soldadura). En los 5.000 metros cuadrados destinados a esta iniciativa, se pudieron ver las soluciones más avanzadas para la soldadura, con controles convencionales y numéricos, (máquinas, accesorios, componentes para la soldadura al arco, por resistencia, láser, plasma), para el corte (láser, plasma, oxycorte) y para otros procesos, como el mecanizado por descarga de electrones, por ultrasonido y para el corte por chorro de agua.
Además, tras el éxito obtenido en la pasada edición por Quality Bridge, un espacio dedicado a la calidad en el entorno industrial, la BIMU presentó un interesante programa de encuentros relacionados con la calidad. En este programa, en el que participaron cerca de 600 usuarios, se puso especial interés en la calidad de los productos fabricados bajo unas condiciones de seguridad y respeto por el medio ambiente.
Otra de las nuevas iniciativas que se llevaron a cabo durante la 21ª edición de la bienal italiana de la máquina-herramienta fue la apertura de un punto de información financiera. Diferentes entidades bancarias del país estuvieron presentes con el fin de dar a conocer las ventajas que se ofrecen a la industria para la financiación de la compra de máquinas-herramienta.

Presencia española

Junto con la de Italia, Suiza y Francia, la participación de España en esta 21 edición de la feria italiana de la máquina-herramienta fue una de las más relevantes. Este hecho se puede considerar como un indicador del impulso económico que está viviendo el país, así como Europa en general.
El número de consultas profesionales y las operaciones realizadas o con signos de concluir en la materialización de contratos, se traduce en unos resultados muy positivos para la participación española.

La participación de España fue una de las más relevantes

Acudieron como expositores, bien de forma directa o bien a través de distribuidores italianos, 19 empresas fabricantes de máquinas-herramienta, así como AFM, Asociación Española de Fabricantes de Máquinas-Herramienta, en representación del sector.
En lo que respecta al resto de la participación, fabricantes de elementos auxiliares y accesorios, estuvieron 17 empresas españolas.
Tanto unos como otros, fabricantes de máquinas-herramienta, de elementos auxiliares y accesorios, estuvieron en un pabellón de participación agrupada promovido en colaboración con el ICEX.

Motor de la industria italiana

El sector de la fabricación de máquinas-herramienta y de sistemas de producción es uno de los más estratégicos de la economía italiana y este hecho se confirma con los buenos resultados que ha obtenido este mercado en los últimos ejercicios.
En 1997, a pesar de que el crecimiento fue menor que en los dos años anteriores, la fabricación de máquinas-herramienta y de sistemas de producción alcanzó una cifra de 800.000 millones de pesetas.
Italia ha mantenido su posición en el sector de la máquina-herramienta como el cuarto fabricante a nivel mundial y el segundo a nivel europeo, detrás de Alemania.
Un dato importante es que en 1997 el nivel de exportación, que alcanzó la cifra de 460.000 millones de pesetas, representa un 4,3% más de crecimiento que en 1996.
En un año caracterizado por dos tipos de tendencias (una debilidad general durante los primeros seis meses y una recuperación en los seis posteriores), el positivo nivel de exportación compensó el descenso que había vivido el mercado interno en 1996.
El pasado ejercicio, las importaciones descendieron en un 5%. Sin embargo, el balance total de las ventas fue muy positivo ya que representa un aumento del 15,9% sobre 1996.
La fabricación y venta de robots en Italia también ha obtenido resultados muy positivos durante los últimos años. 1995 fue un buen año y sus resultados se han ido consolidando durante 1996 y 1997. El consumo doméstico aumentó en un 6,3%, mientras que las exportaciones crecieron un 5,5%.

Buenas perspectivas

Para finales de 1998, la industria italiana de máquinas-herramienta y de sistemas de producción deberá registrar, sin duda, un ejercicio muy positivo con cifras superiores a las registradas en 1997.
Las ventas en el mercado interno, que han aumentado en un 8%, están contribuyendo en gran manera al aumento de la producción. La inversión está siendo mayor en áreas de medios de transporte y fabricación de bienes de consumo.
Las previsiones también contemplan un buen comportamiento de las exportaciones, representado por un crecimiento del 6,9% respecto a 1997. Estos buenos resultados son consecuencia directa de una importante recuperación de los mercados como el alemán y el francés y a la consolidación de las actuaciones en los mercados emergentes.
foto

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Española de Fabricantes de Máquinas-herramienta, Accesorios, Componentes y Herramientas

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Fitmaq 2017 BilbaoPolusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS