Un segundo para el olvido

Ibon Linacisoro, Director15/01/2007
foto
2006 tendrá un segundo más. A priori, uno podría pensar que cada cual, cada unidad familiar, cada empresa, cada individuo, debería tener la libertad de poner ese segundo donde mejor le viniera. ¿Que hoy me vendría mejor poner un segundito por la mañana, porque llego tarde? Pues no se hable más. ¿Que prefiero en vacaciones, para tener un segundo más? Sin problemas. Pero no, el Real Observatorio de la Armada (ROA), en San Fernando (Cádiz), es el encargado de mantener en España el patrón de tiempo y la hora legal, y dice que el segundo nuevo se añadió en la primera hora del año, que tuvo 3.601 segundos en toda España, menos en Canarias, donde fue la última hora de 2005 la que tuvo un segundo más. No se ha hablado mucho de esto. Se podían haber recogido firmas u organizado un referéndum para ver dónde ponemos el segundo. No interesa. Nadie quiere tener un segundo a bordo, porque sólo queremos primeros. Los convenios colectivos tendrían que contemplar el segundo extra en las subidas salariales y, por otra parte, segundo es una palabra que desde los Estados Unidos ya nos llega con deterioro. Un segundo no es un ganador o, todavía más claro, un segundo es un perdedor y por eso conviene esconderlo.

Afortunadamente vivimos en un país de primeros. Casi todos somos los primeros en algo. Maquitec, por ejemplo, fue la primera industrial en España de 2005, no en el tiempo, sino en volumen y calidad. Fue una edición de transición, una celebración bisagra para pasar de los años pares a los impares y aunque con notables ausencias entre los expositores, lo cierto es que las sensaciones de visitantes y expositores fueron bastante mejores de lo esperado por muchos.

Dentro de un mes nos veremos muchos en la BIEMH, en Bilbao. Los previsores habrán prescindido de la imposición del ROA y habrán repartido el segundo a lo largo del año o incluso lo habrán dejado para la Bienal de Máquina-Herramienta, porque allí sí que hará falta un segundito más. Aunque sólo sea para salir a la calle a fumar. Será la primera BIEHM donde expositores y visitantes de la primera feria española de la máquina-herramienta deberán guardarse un segundo para subir al segundo piso, que en realidad es el primero, y fumar en la calle.

Un segundo puede ser determinante, puede ser primero en las prioridades de muchos. Por ejemplo, bajar un segundo un ciclo productivo. Un segundo grandote, un segundón, sin embargo, siendo más grande y conceptualmente imposible (un segundo es un segundo y no los hay grandes y pequeños) no lo quiere nadie. En el año del segundo de más, los segundones quedaron en el olvido.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Fitmaq 2017 BilbaoPolusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS