La inversión total es de 470 millones de euros

La Fira pone en marcha su ampliación

Marta Torres15/03/2003
La ampliación de la Fira de Barcelona ha dejado de ser una posibilidad —a veces polémica— para convertirse en un proyecto con plazos y plan de financiación. La Fira se terminará en el 2007 y será de las más grandes de Europa: un recinto urbano, bien comunicado y diseñado por un arquitecto de lujo, el japonés Toyo Ito, conocido por su gusto por las formas ligeras y las formas elementale
foto
La presentación del proyecto
Fira de Barcelona ha puesto en manos del arquitecto japonés Toyo Ito la ampliación de Montjuïc-2, un proyecto que convertirá el actual recinto del polígono Pedrosa de L’Hospitalet de Llobregat en el segundo de Europa en metros cuadrados —239.000— y en uno de las más modernos del continente.

El proyecto del japonés fue presentado al público a finales del pasado mes de febrero, en un acto que quiso representar la buena sintonía entre instituciones que ha hecho posible el acuerdo de ampliación.

La nueva feria estará completamente terminada en el año 2007, si bien dos años antes ya contará con unos 142.000 metros cuadrados. Por otra parte, la zona donde están situadas las instalaciones se convertirá en una de las áreas con más proyección del área metropolitana: la Gran Vía en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) capitalizará una inversión de 1.800 millones de euros en proyectos como la City Metropolitana, la Ciudad Judicial, hoteles y diversos servicios.

Además, este acuerdo también ha buscado solucionar el clásico talón de Aquiles de Montjuïc 2: el transporte público. A la feria llegarán dos líneas de metro (L2 y L9), los Ferrocarriles Catalanes y un tren elevado que la conectará con los pabellones que tiene la Fira en Montjuïc-1.

foto
Torres gemelas de Gran Vía

Acuerdo institucional

La ampliación del recinto ferial de Gran Vía se aprobó en julio de 2002, fecha en que también se decidió la configuración definitiva del nuevo espacio, ubicado en los términos municipales de Barcelona y L'Hospitalet de Llobregat. La decisión fue tomada por el Consejo de Administración de Fira 2000, sociedad participada por la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Barcelona, la Generalitat de Catalunya, los ayuntamientos de Barcelona y L’Hospitalet de Llobregat, la Mancomunidad de Municipios del Área Metropolitana de Barcelona y la propia Fira de Barcelona, y que tiene como objetivo ejecutar la ampliación del recinto.

Los dos emplazamientos actuales de Fira de Barcelona, Montjuïc y Gran Vía, alcanzan en la actualidad los 205.000 metros cuadrados. En 2007, la superficie total bruta de Fira, —la suma de los dos emplazamientos— será de 340.000 metros cuadrados. Las obras de ampliación requerirán una inversión de 470 millones de euros, cuyo acuerdo de financiación de las obras por parte de las diferentes administraciones implicadas se firmó el pasado 14 de febrero. (ver cuadro).

Cómo será la Fira

El recinto de Gran Vía, una vez finalizado, tendrá un total de 240.000 metros cuadrados dispuestos en seis pabellones feriales —de los que dos ya existen actualmente—, un auditorio con capacidad para 2.000 personas y más de 7.000 plazas subterráneas de aparcamiento que se añadirán a las 1.900 ya existentes. Las zonas verdes situadas en el conjunto del recinto ferial superarán las 4 hectáreas.
foto
Recinto general Gran Vía desde la calle Amadeu Torner
foto
Espina central
Toyo Ito apuesta por una arquitectura dinámica y ágil, que tenga en cuenta los masivos desplazamientos que se producen en las ferias y las necesidades del público visitante de encontrar objetos, información y relacionarse con otras personas en un ambiente natural.

El proyecto se centra en conseguir un espacio fluido, dotado de dinamismo, a través de elementos como el agua y los árboles; las formas orgánicas de los edificios, en contraste con los palacios feriales planos. Apuesta por el uso de fuentes de energía natural, como el aire, el agua y el calor solar para disminuir el impacto medioambiental, convirtiéndose a la vez en elementos de diseño que incrementen el impacto visual. Otra característica básica del proyecto es un diseño distintivo de los edificios, fácil de comprender, sencillo, rico y funcional que proporcione a los visitantes un espacio cómodo.

El recinto se organizará a través de una espina central de un kilómetro de longitud que recorrerá los pabellones, haciendo accesibles todos los espacios. Discurrirá desde la calle Amadeu Torner, donde habrá un gran vestíbulo y uno de los accesos más importantes, hasta el Paseo de la Zona Franca, donde se habilitará otro acceso y otro gran vestíbulo de entrada. Ambas entradas, la de la Avenida Amadeu Torner y la del Paseo de la Zona Franca, estarán conectadas por los vestíbulos del Metro, tanto de la línea 2 como de la línea 9.

En la Puerta Amadeu Torner se ha proyectado una gran cúpula y en el acceso de la Zona Franca habrá un vestíbulo y una zona verde de más de dos hectáreas que dará acceso a un gran auditorio con capacidad para 1.800 personas. Pero la puerta emblemática de la feria se encontrará en la Gran Vía de les Corts Catalanes, donde se encontarán dos edificios singulares: dos torres de 114 metros de altura y 28 pisos donde habrá un hotel, oficinas e instalaciones comerciales. Desde la Gran Vía se podrá acceder al recinto ferial mediante los FFCC de la Generalitat de Catalunya y la línea 9 del metro.

Doble recinto

A pesar de su apuesta por el recinto de Gran Vía, la Fira conservará sus emblemáticas instalaciones de la Avenida María Cristina. El modelo de doble recinto ferial permite potenciar y beneficiarse del carácter emblemático de Montjuïc como imagen de marca; consolidar la complementariedad autónoma de los dos recintos y asegurar la alternancia para garantizar la celebración de los salones en las fechas exigidas por la demanda. Según los responsables de la Fira, la existencia de los dos recintos supone una mejor gestión del calendario de las manifestaciones feriales.
La Generalitat se hace socio mayoritario de Fira 2000

La ampliación de la feria supone una inversión total de 470 millones de euros, de los que 400 corresponden a la ampliación propiamente dicha y 70 al sistema de transporte que conectará ambos recintos (Montjuïc 1 y 2). Estos 70 millones no se incluyen en el convenio de financiación porque está previsto que se haga bajo concesión administrativa.

El convenio se firmó el pasado 14 de febrero y contempla una inversión total de 400 millones de euros. La mayor parte aportados por la Generalitat, que contribuirá con 75 millones de euros de forma directa. Otros 65 millones corresponden a un crédito del Instituto de Crédito Oficial (ICF) y 200 más proceden de deuda avalada por el Gobierno catalán. En el acuerdo se contempla una ampliación de capital de 60 millones de euros durante la que se produirá una redistribución de capital de la sociedad patrimonial —Fira 2000— que se encarga de llevar a cabo el proyecto. Después de la operación, la Generalitat tendrá el 39,4 por ciento de las acciones, los gobiernos locales el 34,8 por ciento y la cámara de comercio, el 25,7 por ciento. Por otra parte, el consorcio de la Fira de Barcelona pierde su representación del 25 por ciento en el consejo de administración, que es adquirida a partes iguales por el resto de entidades.

Poco después de la firma del convenio se nombró a Josep Maria Cullell, ex consejero de Economía de la Generalitat, presidente de Fira 2000.

foto

Empresas o entidades relacionadas

Cambra Oficial de Comerç, Indústria i Navegació de Barcelona
Equiplast Expoquimia - Fira de Barcelona

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017Fitmaq 2017 Bilbao

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS