Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Pepperl + Fuchs, S.A. - Sondas, sensores y transmisores de presión

30MG

Sensores ultrasónicos: permite rociar los pesticidas y fertilizantes sobre el cultivo con una altura uniforme

Foto de Sensores ultrasónicos

Los sensores ultrasónicos garantizan un rociado uniforme del producto. Los pulverizadores de cultivo aplican pesticidas y fertilizantes sobre la plantación durante el período de cultivo. Controlar la altura del pulverizador es determinante en este proceso. Si queda demasiado alto, el viento podría arrastrar el producto rociado. En cambio, si el pulverizador está demasiado bajo, el producto no se distribuirá uniformemente, o incluso peor, el mecanismo del pulverizador podría chocar con el cultivo o terreno.

Para garantizar que se cubre todo el área, incluso en terreno irregular y cultivo de distinta altura, y para evitar que el brazo toque el cultivo o el suelo, es necesario controlar y ajustar continuamente la altura del mecanismo. Las boquillas rociadoras se montan a una distancia determinada. Los sensores ultrasónicos controlan la altura del brazo conforme el tractor atraviesa la plantación.

La información recibida de los sensores ultrasónicos serie 30GM permite rociar los pesticidas y fertilizantes sobre el cultivo con una altura uniforme.

Resistentes y fiables:

Los sensores ultrasónicos serie 30GM, que no sufren problemas de interferencias por el polvo, la suciedad ni los productos químicos, y pueden detectar superficies de cualquier color con idéntica precisión, también están indicados para aplicaciones agrícolas.

Rápidos y eficientes:

Conforme el tractor atraviesa la plantación, los sensores ultrasónicos serie 30GM supervisan continuamente la distancia hasta el dosel del cultivo y envían las lecturas obtenidas como un valor analógico al controlador del vehículo. La altura de pulverización se aumenta o reduce de forma acorde para seguir el contorno, de modo que el fertilizante y el pesticida se distribuyan por igual. Con el control de altura del brazo automatizado, los operarios pueden concentrarse en la conducción del tractor y acabar el trabajo con una velocidad y eficiencia óptimas.