Posicionamos su web SEO / SEM
Para el fabricante es imperativo mantener su inventario en niveles óptimos

MRO: La necesidad de optimizar el inventario y el capital circulante en un entorno imprevisible

Redacción Interempresas31/03/2014
Desde el principio de la crisis financiera, en el año 2008, todas las empresas y en especial las industriales han sufrido un conjunto de factores (fluctuaciones de la demanda, repuntes en los costes de las materias primas, etc) que han hecho que su entorno se volviera más incierto e inestable. Hoy, estas empresas necesitan ganar en agilidad y capacidad de reacción, y también minimizar gastos. Sin duda, uno de los enfoques operativos que pueden ayudar en este sentido es la gestión del inventario de piezas de repuesto, que se enmarca en el ámbito de mantenimiento, reparación y revisión (MRO, por sus siglas en inglés) y cuenta con una eficacia probada en los mercados más exigentes y en distintos sectores económicos y productivos.

La gestión del mantenimiento es por naturaleza un ámbito en el que los fabricantes pueden cometer errores con cierta facilidad. Gracias a su experiencia, Brammer ha podido sistematizar las distintas razones por las que esto ocurre. A modo ilustrativo señalaremos solo dos:

La tensión entre dos lógicas: disponibilidad de recambios y cash flow. Inmovilizar recursos en inventario no es buena idea, porque puede reducir el margen de maniobra para atender eventuales oportunidades y porque la adquisición de piezas en grandes cantidades implica el riesgo de que las innovaciones tecnológicas dejen las existencias obsoletas. Y a la vez, también es cierto que la compra en pequeñas cantidades puede resultar cara, y que la ausencia de los recambios indicados puede resultar en periodos de inactividad imprevistos, que redundan en un coste importante tanto comercial como de reputación.

La ausencia de una gestión centralizada. Sin una estrategia de inventario centralizada, las diferentes áreas y unidades de la compañía, ubicadas a menudo en emplazamientos también distintos, hacen pedidos de recambios por separado. En una situación así se trata con múltiples proveedores, lo que encarece los costes de adquisición y obliga a realizar pedidos de mayores cantidades mínimas. En suma, un desperdicio de tiempo y dinero.

foto
La gestión del mantenimiento es por naturaleza un ámbito en el que los fabricantes pueden cometer errores con cierta facilidad.

Es evidente, pues, que el MRO es un reto operativo de gran complejidad cuyo impacto en el negocio se acrecienta en un entorno económico como el actual, marcado por la volatilidad. Hoy más que nunca, para el fabricante es imperativo mantener su inventario en niveles óptimos, tanto desde el punto de vista cuantitativo (ni demasiadas existencias, ni demasiado pocas) como cualitativo (el análisis del proceso productivo puede llevar a eliminar determinadas piezas del stock de repuesto que la compañía acumula in situ). Ello exige a los fabricantes que inviertan su capital de forma más inteligente que antes.

Esta gestión inteligente es posible gracias a un servicio optimizado de MRO como el que ofrece Brammer. Brammer trabaja con el fabricante para analizar a fondo sus procesos productivos, prever la evolución de la tecnología del sector, racionalizar al máximo su base de proveedores y establecer sistemas de almacenamiento de productos clave fácilmente accesibles, lo que permite a los equipos de compras in-house centrarse en ítems de alto valor.

Un ejemplo de los servicios que ofrece Brammer es ‘Invend’, una gama de máquinas expendedoras que contienen y proporcionan todo tipo de herramientas básicas. Estas máquinas permiten llevar un control más riguroso del consumo realizado hasta la fecha en elementos como guantes, mascarillas, etc., y hacen que el fabricante gaste únicamente por los ítems utilizados. Gracias a ello, generan un porcentaje de ahorros que se encuentra entre el 25% y el 40%.

foto
Con un capital circulante racionalizado y una cadena de suministro simplificada, el fabricante ahorra tiempo y dinero.

Asimismo, Brammer ofrece la posibilidad de que el fabricante le encargue toda la función de gestión y de compras de MRO: hablamos de una externalización completa de la gestión del MRO que se concreta en un ‘Insite’, es decir, una “sucursal interna” de Brammer dirigida enteramente a responder a las necesidades que tiene la planta de la compañía en lo relativo a MRO. Este esquema le da la vuelta por completo a la alta complejidad que antes asociábamos con el mantenimiento industrial, porque la compañía pasa a tratar con un único proveedor para todas sus necesidades de MRO, reduciendo inventario y maximizando el beneficio por la consolidación de la cadena de suministro, con una sola factura mensual para administración.

Este enfoque resulta en una optimización del inventario de MRO que confiere al fabricante la agilidad que necesita para responder a los múltiples retos planteados por la competencia y por un entorno cambiante. Con un capital circulante racionalizado y una cadena de suministro simplificada, el fabricante ahorra tiempo y dinero, y adquiere una seguridad estratégica que le permite mirar con más confianza al futuro.

Empresas o entidades relacionadas

Brammer Ibérica, S.A.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS