“El uso de la madera está solamente restringido por nuestra imaginación”

Entrevista a Miguel Ángel Abián, responsable del departamento de Tecnología y Biotecnología de la Madera de Aidima

Gabinete de Comunicación de Aidima, Instituto Tecnológico de la Madera, Mueble y Afines10/07/2012

10 de julio de 2012

En España, la madera es un material poco utilizado en la construcción si se compara con su uso en países centroeuropeos y nórdicos. Miguel Ángel Abián, responsable del Departamento de Tecnología y Biotecnología de la Madera del Instituto Tecnológico de la Madera, Mueble y Afines (Aidima), y premio Schweighofer 2009 en construcción con madera, comenta las ventajas de la madera estructural, de sus múltiples aplicaciones para proyectos arquitectónicos convencionales e innovadores, del papel que tendrá en las ciudades inteligentes o ‘smart cities’, del estado del sector maderero, y del proyecto europeo de ecoinnovación Celluwood.

Utilizar más madera en la construcción de edificios y viviendas da lugar a un ambiente de vida sostenible y a un mayor bienestar para los ciudadanos, según indican desde el Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines, Aidima. La madera cumple todos los criterios de sostenibilidad: es un material renovable y fija carbono, por lo que contribuye a frenar el cambio climático. Además, tiene una alta eficacia energética.

foto
Miguel Ángel Abián es el responsable del Departamento de Tecnología y Biotecnología de la Madera del Instituto Tecnológico de la Madera, Mueble y Afines y premio Schweighofer 2009 en construcción con madera.

Con horizonte 2030, como se refleja en la Agenda Estratégica de I+D de la Plataforma Forestal Europea en su línea de conocimiento ‘Construir con Madera’, las investigaciones de mayor relevancia en Europa deben potenciar el desarrollo de sistemas de construcción rentables que incrementen la construcción con madera, y deben conseguir que los arquitectos y constructores públicos aprecien las ventajas de usar esta materia prima natural en sus obras.

En España se utiliza poca madera en la construcción y su uso se relaciona a menudo erróneamente con las casas de madera, cuando la madera puede utilizarse para múltiples soluciones en la mayoría de proyectos arquitectónicos.

Para fomentar las innovaciones ecológicas, la Comisión Europea dispone de programas como ‘Eco-innovation First Application and Market Replication Projects’, que se enfocan hacia la eliminación y reducción de los impactos ambientales, así como hacia el uso óptimo de los recursos, mediante soluciones ‘ecoinnovadoras en procesos, técnicas, servicios, productos o tecnologías. Uno de los proyectos Eco-innovation es Celluwood, en el que participa Aidima, y en el que se fabricarán nuevas vigas y columnas de madera con adhesivos no petroquímicos y que utilizan menos agua en sus procesos de fabricación que los actuales. Estas vigas y columnas tendrán además una resistencia mayor que las hechas de madera aserrada o de madera laminada encolada.

En España, comparando con otros países europeos, se usa poco la madera en proyectos arquitectónicos. ¿A qué piensa que se debe?

Sobre todo a que todavía existen reticencias a usarla frente a materiales como el hormigón o el acero. Estas reticencias se deben a que se piensa que es un material con mala resistencia al fuego, con variaciones dimensionales de relevancia ante cambios de temperatura y humedad y, sobre todo, con problemas de durabilidad frente a hongos y termitas. No es así, siempre que se conozca el material y se sepa escogerlo.

“Usando las especies apropiadas y el tratamiento adecuado, la madera se puede usar en construcción de forma tan segura o más que otros materiales”

Esos problemas de la madera que ha mencionado, ¿tienen solución?

Un sí rotundo. Usando las especies apropiadas y el tratamiento adecuado, la madera se puede usar en construcción de forma tan segura o más, como otros materiales. De hecho, gracias al Código Técnico de la Edificación, se puede construir en madera de una forma tan segura y predecible como con el hormigón. Frente al fuego, por ejemplo, resiste más tiempo que el acero, ya que se carboniza por fuera y mantiene la estructura durante más tiempo. Su resistencia a las llamas puede aumentarse eligiendo bien la especie, dimensionando adecuadamente las secciones o aplicando tratamientos ignífugos.

¿Por qué recomendaría el uso de la madera técnica a un arquitecto?

Por la variedad de soluciones constructivas y estéticas que permite. Por ejemplo, con la madera laminada encolada se puede conseguir cualquier forma que se desee, y cubrir luces que serían imposibles con la madera aserrada. Con la madera técnica pueden realizarse entramados pesados o ligeros, pórticos de cualquier clase, mallas ortogonales u oblicuas, cerchas de todo tipo, emparrillados, entramados tridimensionales, etc. En algunos casos, la madera es la única solución viable económica y técnicamente.

foto
“Con la madera laminada encolada se puede conseguir cualquier forma que se desee, y cubrir luces que serían imposibles con la madera aserrada”, según Abián.
“En algunos casos, la madera es la única solución viable económica y técnicamente”

En 2009 recibió el premio internacional Schwaighofer en construcción en madera. ¿En qué consistió su contribución?

En el desarrollo de nuevas tecnologías para la evaluación no destructiva de la madera. Entre otras cosas, la contribución incluye un sistema llamado Cadix, basado en sensores inalámbricos que detectan precozmente la biodegradación de la madera. Así, puede detectarse enseguida la presencia de hongos o termitas dentro de la madera estructural, antes de que la degradación vaya a más y sea necesario aplicar tratamientos costosos. En Aidima seguimos investigando en tecnologías innovadoras para evaluar y clasificar la madera estructural y en el papel que desempeña la madera para conseguir entornos saludables.

Cada vez cobra más importancia en el urbanismo moderno el concepto de ‘smart city’ o ciudad inteligente. ¿Cree que la madera se puede integrar en ese concepto?

Por supuesto que sí. La madera puede usarse tanto en mobiliario urbano como en otros elementos: marquesinas, paradas de autobús, kioscos, semáforos, vallas de embellecimiento o de aislamiento térmico y acústico. Incorporando en estos objetos de madera los dispositivos adecuados, como placas solares, pantallas táctiles y sensores, pueden conseguirse ciudades inteligentes con una gran presencia de la madera.

¿Se le ocurre algún campo nuevo donde usar la madera técnica?

El uso de la madera está solamente restringido por nuestra imaginación. Así, de golpe, se me ocurre que podría utilizarse en construcciones temporales, como pabellones, ferias de exposiciones, albergues, instalaciones deportivas, estructuras para conciertos, ampliaciones hosteleras para la época estival, andamios y pasarelas temporales de obras. Estas construcciones revisten gran importancia para el sector turístico, uno de los motores económicos en España.

Este tipo de construcciones, aunque no lo parezca, tienen unas exigencias que cumple la madera y con evidentes ventajas: coste reducido, montaje sencillo, ligereza, durabilidad y flexibilidad de forma. Casi todas se hacen de metal en nuestro país, lo cual da lugar a estructuras pesadas, complica el transporte y el montaje y genera residuos tóxicos. Por ejemplo, el acero inoxidable tiene un 11% en volumen de metales tóxicos: cromo y níquel.

En su opinión, ¿cuál es la situación en España de la industria dedicada a la madera estructural?

La producción de madera aserrada en España es bastante estable, incluso con la crisis económica. El país siempre ha sido deficitario en cuanto a esa madera, porque se precisa una calidad mínima y muchas veces es difícil acceder a los bosques. Se producen unos 3,5 millones de metros cúbicos al año, cantidad que no cubre las necesidades de la industria. En estos años de crisis se han reducido las importaciones, pero la producción apenas ha experimentado variaciones.

El reto para el sector es gestionar adecuadamente los recursos forestales españoles para que la extracción resulte más eficaz y mejorar los procesos de clasificación y producción de madera técnica, de manera que pueda reducirse la importación de madera. Además, esto debe combinarse con el fomento de la construcción en madera y su aplicación en nuevos campos, como los que le he mencionado de objetos urbanos y estructuras temporales. Así se conseguirá que surjan nuevas empresas y puestos de trabajo asociados al sector.

En el proyecto Celluwood se está desarrollando madera reforzada, más resistente que la actual. ¿Podría explicar un poco el proyecto y sus objetivos?

El proyecto, dentro del programa europeo Eco-innovation, busca desarrollar ecovigas y ecocolumnas utilizando bioresinas, es decir resinas hechas con fibras naturales y no con derivados petroquímicos, y también reparando los defectos de la madera, como nudos, con membranas de nanocelulosa.

Reparando los defectos de la madera se desperdicia mucho menos material, pues no hay que cortar y desechar la zona del nudo y el material que lo rodea. También se aumenta mucho su resistencia, pues los nudos y otros defectos disminuyen la resistencia mecánica en gran medida. Las ecovigas podrán utilizarse para usos donde la madera técnica no se podía emplear antes. Por ejemplo, para aguantar grandes cargas estáticas y dinámicas, de forma que pueda competir con el hormigón armado para la construcción de edificios.

foto
El proyecto Celluwood desarrolla ecovigas y ecocolumnas utilizando bioresinas no contaminantes.

¿En qué líneas de investigación sobre madera y construcción trabaja ahora Aidima?

Trabajamos en cuatro grandes líneas. En la primera se desarrollan estructuras orgánicas (es decir, de formas arbitrarias inspiradas en la naturaleza) con madera laminada y vidrio. En la segunda se investigan anclajes y uniones específicas para madera, que puedan utilizarse en construcciones ligeras o temporales. En la tercera se mejoran las tecnologías existentes para la evaluación no destructiva de la madera. En último lugar, también trabajamos en estudiar la biodegradación de la madera por termitas y hongos, y en cómo detectarla y prevenirla.

Por último, ¿qué es lo que más le atrae de la madera?

Es una pregunta complicada, pero diría tres cosas. Primera: sus excelentes propiedades mecánicas, resultado de millones y millones de años de evolución. Segunda: la biodiversidad que presenta; hay cientos de especies que se pueden utilizar para construcción y decoración. Y, por último, el misterio que entraña su origen: nadie comprende por qué un árbol crece como lo hace. En la Antigüedad ya existía ese misterio. No es casualidad que, en numerosos libros antiguos, los árboles tengan un valor para el hombre que trasciende lo meramente utilitario. Por ejemplo, en el Antiguo Testamento, donde a las pocas páginas del inicio aparecen dos árboles: el de la Vida y el del Conocimiento. ¿Se le ocurre algo que resuma mejor la existencia humana?

Empresas o entidades relacionadas

Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines (AIDIMA)

TOP PRODUCTS

Bases

Vacuum-CNC, S.L.U

Bases

ENLACES DESTACADOS

Polusólidos 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

Entrevista a Txema Larrea, director de Egurtek

“Egurtek pretende difundir las cualidades de la madera y promover su uso entre los profesionales de la arquitectura y la ingeniería, como un material de construcción sostenible”

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS