Email marketing en Interempresas

Interempresas.net

Logística, almacenaje y transporte
 
  1. eMagazine Logística, almacenaje y transporte
  2. HBC-radiomatic: tecnología punta forjada a base de profesionalidad y sacrificio   (17/03/2009)

La marca alemana exporta a todo el mundo sus productos con el sello 'made by HBC'

HBC-radiomatic: tecnología punta forjada a base de profesionalidad y sacrificio

17 de marzo de 2009

Enclavada en una de las regiones más prósperas de la economía alemana, HBC-radiomatic representa a la empresa forjada desde sus inicios por el sacrificio y por una organización milimétrica que le han llevado a la cúspide de la tecnología de la radiofrecuencia. La visita a sus instalaciones en la localidad de Craisheilm, permitió a Interempresas conocer de primera mano cuáles son las sólidas bases que permiten a HBC-radiomatic haber vendido 40.000 sistemas en 2008 y disponer de seis sucursales y treinta socios distribuidores en todo el mundo.
David Pozo

‘El cliente es el que manda’, es la máxima que ha aplicado HBC-radiomatic en los últimos años, y es que las posibilidades de personalizar cada uno de los miles de sistemas que comercializa la empresa es prácticamente infinita, contando para ello con la opinión expresa del cliente. Hay un hecho que, a diferencia de muchos otros competidores, le permite conseguirlo: más del 90 % de los componentes de los sistemas de radiocontrol son de producción propia. Desde la construcción, el inyectado por molde y el mecanizado de las piezas de plástico, pasando por el desarrollo y el equipamiento de las platinas, hasta el ensamblaje final de los equipos, todo es producto 'made by HBC'. Todo ello con una política centralizada, y es que todo sale de su fábrica de la pequeña ciudad del sur de Alemania. “La política de empresa es que todo salga de aquí. Es la única forma que podamos controlar todo el proceso”, señala Oliver Meister, responsable de comunicación de HBC-radiomatic.

foto
Instalaciones centrales de HBC-radiomatic en la localidad alemana de Crailsheim.

La innovación para seguir creciendo

Si en las últimas décadas HBC-radiomatic ha crecido ha sido gracias a la inversión y el trabajo de su departamento de I+D, que le ha permitido desarrollar elementos como el exhaustivamente probado joystick HBC o el primer sistema automático de administración de frecuencias, que permite trabajar sin interferencias entre el aparato emisor y receptor.

HBC-radiomatic abarca ya todos los mercados, fabricando dependiendo de la aplicación específica que tendrá el mando. Los puente grúa o la torre grúa son un mercado más, porque sus sistemas de radiofrecuencia son utilizados ya en transportadores de palés en naves industriales, grúas forestales, en segadoras de hormigón hidráulicas, e incluso por el cuerpo de bomberos suizos que los utilizan para realizar simulaciones en campos de entrenamiento. Además los sistemas han demostrado su eficacia en condiciones extremas, como por ejemplo los instalados en las grúas trasportadoras de algunas de las antenas telescópicas más grandes del mundo en pleno desierto de Atacama, a 4.000 metros de altura en el norte de Chile. Para ello se tuvieron que preparar todos los sistemas a las especiales condiciones climáticas: altura y sequedad extrema, y una diferencia de temperaturas extrema entre día y noche.

El sistema iON permite directamente desenroscar la configuración de un equipo y ponerlo en otro emisor, sin interrumpir de esta forma el proceso de trabajo

Una de las grandes incorporaciones en los mandos fabricados por HBC-radiomatic en los últimos años ha sido el sistema iON o llave electrónica de recambio, que permite directamente desenroscar la configuración y ponerla en otro emisor. El compromiso es que en 24 horas tendrá otro nuevo para sustituirlo. Este sistema permite que el usuario no pierda tiempo, y la obra no haya de quedar parada en ningún momento. Precisamente el servicio técnico y de reparación es uno de los argumentos de venta más importantes. Se basa en la red de delegaciones y de colaboradores que conocen el funcionamiento del sistema, y sólo en ocasiones muy concretas un técnico se ha de desplazar de la sede para solucionar el problema in situ. De hecho todo el personal especializado en delegaciones y de socios distribuidores ha sido instruido previamente con cursos realizados directamente por HBC-radiomatic.

foto
La mayoría de emisores llevan incorporados la llave electrónica de recambio, que permite desenroscar la configuración y ponerla en otro emisor.

La fabricación de componentes

Después de recibir el pedido, y organizarlo por importancia, se comienza imprimiendo la platina, con el zincado correspondiente, se posicionan los componentes y finalmente se pasa la pieza al horno de soldado. Cada pieza es posteriormente inspeccionada y controlada. Emisor y receptor serán fabricados de forma conjunta, con el objetivo que todo esté programado según el rango de frecuencias correcto.

Los mandos fabricados por HBC-radiomatic pretenden ser fáciles de manejar, y es que gobernar grúas y máquinas por radio está hoy a la orden del día en fábricas y centros de logística modernos. Se ahorran cableados innecesarios, se minimizan riesgos laborales y aumenta la productividad. La personalización del producto es una de las señas de identidad de la marca alemana, que deja a elección del cliente muchos de los elementos: posición de los botones, colores, incluso incorporar un display. Actualmente HBC-radiomatic cuenta con más de veinte versiones básicas de carcasas que se pueden ir modificando.

El producto estrella sigue siendo el Spectrum, de cuyo modelo estándar ya se han vendido más de 50.000 unidades

El producto estrella sigue siendo el Spectrum, de cuyo modelo estándar ya se han vendido más de 50.000 unidades, en sus 24 años de existencia. Progresivamente se han ido incorporando nuevos elementos que dan aún más ventajas. Este año se ha añadido a los modelos Spectrum A y B una pantalla LCD integrada que muestra todos los datos del sistema. Dependiendo de la programación se puede saber, por ejemplo, el peso que lleva la grúa, el grado de inclinación, etc. Esto significa mayor seguridad y mayor control por parte del operario.

foto
El primer paso del proceso electrónico es la impresión de la platina que incorporará el mecanismo.

Una forma de trabajar ceñida a la organización

Si a las decenas de islas de trabajo, tanto mecánicas como electrónicas, no les falta una sola pieza a lo largo del día es gracias a un sistema de organización planificado al detalle. Estas islas, en que trabajan un máximo de dos personas, están organizadas de tal forma que cada una sabe cual es su misión. Ninguno de los operarios ha de abandonar su puesto de trabajo porque falte un cable o un componente. Se trata de un circuito de repuesto manual que hace que cada operario tenga en cada momento la pieza que necesita. “Cada uno tiene su responsabilidad, incluso que cada paquete vaya con el libro de instrucciones en el idioma que corresponda”, matizaba el director de HBC-radiomatic Ibérica, Andreas Boje.

HBC-radiomatic está obsesionado con la calidad, y por ello cada semana reúne por grupos a sus trabajadores para comentar y discutir las incidencias que han podido ir surgiendo, y sobre las cuales ya les ha puesto en antecedentes en varios paneles distribuidos por toda la empresa. El hecho es no dejar nada a merced del azar.

HBC-radiomatic forma a jóvenes que ven en la electrónica su forma de vida, pudiéndoles inculcar desde un primer momento su filosofía de empresa

Formación propia para tener personal altamente cualificado

En una región en que el paro no alcanza el 3%, es difícil encontrar mano de obra, y más aún altamente cualificada. Por ello, desde hace años HBC-radiomatic forma a jóvenes que ven en la electrónica su forma de vida, pudiéndoles inculcar desde un primer momento su filosofía de empresa. “Si los coges de otras empresas, no sabes lo que han aprendido, de esta manera estamos seguro que conocen con exactitud nuestros procedimiento de trabajo”, comenta Oliver Meister. También en el apartado comercial el personal es formado en la sede central, antes de desempeñar sus funciones en las diferentes delegaciones.

Pero la formación no se ciñe exclusivamente al personal interno. HBC-radiomatic dispone de su propio centro de formación para ampliar los conocimientos de los profesionales también externos, y explicar la base técnica de los sistemas de radiocontrol, así como la correcta instalación y los aspectos más importantes del mantenimiento.

foto
HBC-radiomatic dispone de su propio centro de formación para ampliar los conocimientos de los profesionales también externos.

La delegación española, inversión de futuro

Operativa desde 2004, la delegación española de HBC-radiomatic está en pleno período de consolidación, con el objetivo de ser soporte en la Península Ibérica. “Nuestro objetivo es crecer, pero hacerlo de una manera proporcionada, porque de lo contrario podríamos cometer errores que ya hemos visto cometer a otras empresas”, comenta el director de HBC-radiomatic Ibérica. Con la sede en la actualidad en Cornellà de Llobregat (Barcelona), otro de los objetivos a medio-largo plazo es abrir otra delegación en Madrid, con tal de consolidar su presencia en el mercado español y trabajar a fondo el propio mercado nacional e introducirse progresivamente en el portugués.

HBC-radiomatic trabaja en la actualidad con clientes tan importantes como Liebherr, Hawe, Abus, Stahl y Jaso. Precisamente para las grúas puente de este último cliente se ha desarrollado un sistema de comunicación de seguridad integrado para grúas tándem que permite que varias grúas funcionen sincronizadas.

Debido a la situación económica a nivel mundial se está dejando ver cómo elementos como el precio están influyendo a la hora de elegir el producto, aunque la personalización de los proyectos favorece a empresas como HCB-radiomatic. “Es evidente que elementos como el precio son fundamentales, y en España más, pero el cliente te discute mucho más el precio cuando se trata de un aparato estándar, que no cuando le estas fabricando uno específicamente para él”, puntualiza Andreas Boje.

La historia, sello de garantía

Fundada en 1947, justo después de la II Guerra Mundial, HBC-radiomatic surgió de la nada en una ciudad totalmente destruida. De las cenizas de Crailsheim se levantó una empresa que hoy es referencia para cualquier entendido del mundo de la radiofrecuencia. Los dos fundadores, Hubert&Brendel, se conocieron durante la guerra, y desde un primer momento la radiofrecuencia tomó un lugar preponderante en el negocio de la empresa.

En 1950 presentaron el Portafon, el primer radioteléfono civil portátil de Alemania, y diez años más tarde, la empresa desarrolló el primer radioteléfono completamente transistorizado en el país teutón. Fue en 1963, cuando Hubert&Brendel, puso en servicio el primer sistema accionado a distancia por radio, un sistema de alarma meteorológica en el lago de Constanza, que aún hoy sigue en vigor.

Fue a mediados de los sesenta cuando llegó la entrada en el mundo de las grúas, siendo en 1968 cuando se fabricó el primer sistema de radiocontrol HBC específico para este tipo de máquinas, y en cual basa gran parte de su negocio.

En 1975 llegaría el primer equipo de radiocontrol antideflagrante, y cuatro años más tarde HBC-radiomatic presentó el primer equipo de radiocontrol con control vía microprocesadores.

Después de estrenar el primer equipo proporcional en los años ochenta, en la década de los 90 HBC-radiomatic comenzó su gran expansión internacional, con delegaciones en Chequia, Francia, EE UU, España, Italia y Suiza. Además el avance en cuanto a innovación y desarrollo en sus sistemas, como por ejemplo la implantación en serie de la llave electrónica radiomatic iON en 2007, ha permitido dar un salto cualitativo y cuantitativo importantísimo a la empresa. La expansión, con una nueva planta a las afueras de Crailsheim, que acoge parte de la división electrónica, y un aumento en plantilla que dobla el de hace diez años, son buena muestra de ello. “Hoy en día es una empresa saneada, con un propietario único y no dependemos de ningún banco. Eso nos da una gran estabilidad”, reconocen con orgullo Oliver Meister y Andreas Boje.

foto
Nueva planta de HBC-radiomatic a las afueras de Crailsheim, que amplía considerablemente el potencial de producción de la marca alemana.
Empresa en portada
Medio colaborador de
Newsletter
Acepto las
condiciones de uso y registro

Empresas destacada