SRM: nuevas metas en la relación con proveedores

Pilar Cuesta, gerente de BravoSolution

28/03/2014
Un programa de SRM (Supply Relationship Management), entendiendo como tal el fomento de la relación con los proveedores estratégicos con el fin de generar valor para ambas empresas, implica siempre un cambio de filosofía de la compañía, por lo que siempre será necesario comunicar, formar y mentalizar al equipo. Si bien es cierto que para garantizar el éxito del SRM es conveniente que el departamento de compras cuente con el respaldo de la dirección y el respeto del resto de unidades de negocio. Además, es fundamental conocer en profundidad el mapa de proveedores de la empresa, el mercado de suministros y las particularidades de nuestro negocio, así como apoyarnos en herramientas tecnológicas.

Ventajas estratégicas

El hecho de tener implantado un SRM con los proveedores estratégicos tiene como fin último convertirse en el mejor cliente de cada uno de nuestros proveedores, con todo lo que eso conlleva: mayor compromiso y dedicación frente a la competencia y, en muchos casos, exclusividad. Por lo tanto, si nos aseguramos de que estamos trabajando con los mejores proveedores de cada producto o servicio, tenemos una clara ventaja competitiva respecto a nuestros competidores.

foto
Pilar Cuesta, gerente de BravoSolution.

Un programa de SRM requiere de mucho esfuerzo por parte de la organización, por lo que antes de iniciar cualquier programa deberemos estar seguros de que el proveedor cumplirá con todas nuestras expectativas. Para ello, deberá tener la mayoría de las siguientes características, sin olvidar algunas que son intrínsecas de cada actividad: debe ser un proveedor estratégico para nuestro negocio, estar alineado con los valores y principios de nuestra compañía, tener la capacidad de suministrar lo que se solicite en tiempo y con la calidad requerida cumpliendo todas nuestras especificaciones, contar con un equipo humano y técnico que haga viable la relación que deseamos y, por supuesto, estar interesado en establecer relaciones duraderas, transparentes y abiertas con nosotros.

Los riesgos del SRM

El principal riesgo que se asume al establecer un SRM con un proveedor es la dependencia de él que la nueva situación puede originar. Otro riesgo que existe es la posibilidad de perder visibilidad acerca de las novedades del sector en el mercado, pudiendo no aprovechar oportunidades de mejora y/u oportunidades comerciales.

Integración de los equipos de cliente y proveedor

Los equipos humanos y técnicos de cliente y proveedor deben estar perfectamente integrados. Desde el punto de vista humano, se adivina fundamental para el éxito del SRM la interlocución continua de ambos equipos, definiendo al inicio de la relación un plan de reuniones de seguimiento, de detección de riesgos, evaluación del desempeño, definición de nuevos objetivos y expectativas, solucionar posibles conflictos, comentar tendencias del mercado… además de la interlocución diaria para la gestión del servicio.

Desde el punto de vista técnico, es muy necesario que ambos sistemas estén integrados con el fin de que cliente y proveedor estén continuamente conectados. Hoy en día, existen muchas herramientas de SRM que están ‘en la nube’, por lo que la integración necesaria es nula o mínima, lo que agiliza, sin duda, la puesta en marcha de este tipo de programas.

Con esto se consigue un clima de confianza beneficioso y duradero para ambas partes, y se dota al proceso de visibilidad, transparencia, trazabilidad y eficiencia.

Participación de otros departamentos en SRM

Aunque el programa de SRM sea liderado por el departamento de compras, es muy importante para el éxito del mismo involucrar a todos los departamentos que guardan alguna relación con el proveedor, con el fin de conocer qué aspectos son relevantes desde todos los puntos de vista y así tenerlos en cuenta en el programa.

Algunos ejemplos son: el departamento de calidad debe fijar los estándares de calidad a exigir y controlar su cumplimiento, el departamento jurídico debe velar por fijar las condiciones contractuales que regularán el servicio, el departamento financiero controlará la facturación y pago al proveedor, el departamento de operaciones debe trabajar para asegurar el suministro, cumplimiento de plazos…

Está claro que la relación con nuestros proveedores es fundamental para el desarrollo de nuestro negocio y el éxito como compañía, por lo que cuanto más invirtamos en ella desde el punto de vista humano y tecnológico, más fructífera será la relación y mayor valor aportaremos a nuestra empresa.

Empresas o entidades relacionadas

Fundación ICIL

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS