Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Una calculadora que determina los tiempos de riego

26/07/2012

26 de julio de 2012

En jardinería nos encontramos a menudo con la tarea de ajustar los tiempos de riego, sin embargo, en muchas ocasiones, nos basamos en nuestra propia experiencia adquirida o, simplemente, se adivina dichos tiempos. Después, durante varias visitas consecutivas del jardín se intenta rectificar posibles imperfectos. Por lo general, el método basado en ensayos y errores es fructífero, pero, a veces, el profesional o particular se ve obligado a acertar a la primera, para no perjudicar la plantación ni despilfarrar el agua (ni energía), sobre todo si se programa un riego extenso.

Como fruto de este tipo de reflexiones, la empresa Lotus Mallorca ha desarrollado un programa que facilitase la determinación de los tiempos de riego. A base de varias teorías simplificadas de evapotranspiración ha sido creada una aplicación web que estima los tiempos de riego a partir de parámetros, fáciles de obtener. Esto permite estrenar un sistema de riego nuevo o programar cualquier sistema antiguo sobre bases teóricas sólidas, lo que permite hacer nuestra labor de manera forma más profesional.

foto
Los factores que afectan los tiempos de riego suelen variar en periodos de tiempo relativamente cortos. Hoy en día existen sistemas inteligentes que regulan los tiempos de riego de manera automática, en función de las condiciones meteorológicas. Si no se dispone de estos dispositivos, es aconsejable reajustar los tiempos de riego con frecuencia, si puede ser, cada siete hasta diez días. Para ello puede ser muy útil una calculadora que señala las tendencias de los periodos próximos.

Ajustes frecuentes de los tiempos de riego óptimos desembocan en un ahorro importante en el consumo de agua (y energía). De hecho, es la herramienta principal que tenemos en manos, ya que, en comparación con otros métodos, es algo que podemos manejar fácilmente y con muy pocos recursos. Los ensayos iniciales con ajustes racionales indican, que en un año se puede ahorrar entre el 20 % y 30 % del agua.

foto
En la gráfica se comparan las dos formas de ajuste de los tiempos de riego: el habitual (que emplea la mayoría de la gente) y el frecuente (que se propone en este artículo). Además, en la gráfica azul se reflejan los periodos de lluvias (y los días posteriores a éstas) cuando el riego estaba suprimido, bien, por un simple sensor de lluvia, o por una actuación manual.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS