Posicionamos su web SEO / SEM
Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

Kirstenbosch, Jardín Botánico Nacional

Laura Sopeña22/06/2012
El Jardín Botánico Nacional de Kirstenboch está catalogado como uno de los grandes jardines botánicos del mundo. Y pocos pueden igualar su grandeza y su idílica localización, junto a las laderas orientales de la Table Mountain de Ciudad del Cabo (África). Fue el primer jardín botánico del mundo declarado como Patrimonio de la Humanidad.

Kirstenbosch se estableció en 1913 para promover, conservar y exhibir la flora extraordinariamente rica y diversa del sur de África, y fue el primer jardín botánico en el mundo que se dedicó a la flora autóctona de un país. Desde sus inicios, muestra una amplia variedad de la flora única, así como plantas de todas las diversas regiones del sur del continente, al aire libre tanto como en el Conservatorio Botánico de la Sociedad. Todo el territorio alberga más de 7.000 especies, incluyendo muchas especies raras y amenazadas. El jardín, con 36 hectáreas en una finca de 528 hectáreas, se encuentra en el corazón de la Región Floral del Cabo, también conocido como el Reino Floral de El Cabo, es el más grande de una red en todo el país de nueve Jardínes Botánicos Nacionales administrado por la Instituto Nacional de Biodiversidad de la África del Sur (SANBI).

foto
Kirstenbosch, es el primer jardín botánico en el mundo considerado Patrimonio Mundial Natural. (5)

Sus inicios y su actualidad. El profesor Harold Pearson, experto en botánica, llegó a Sudáfrica en 1903 para ocupar el cargo recién creado de Botánica de la Universidad de Sudáfrica y vio la necesidad de la creación de un jardín botánico en Ciudad del Cabo e hizo lo que estuvo en sus manos para lograr dicho objetivo. De la mano de Neville Pillans, un joven botánico y jardinero, que conocía a la perfección la ubicación de Kirstenboch le enseñó el lugar y Harold Pearson, al contemplar el paisaje del lugar exclamó: “¡Este es el lugar!”. En mayo de 1913, el gobierno reservó la propiedad de Kirstenboch para el establecimiento del Jardín Botánico. Hoy en día, la propiedad cubre 528 hectáreas, de las que se cultivan 36 y el resto están destinadas a un área protegida de bosques naturales y fynbos, regentados por una gran variedad de aves autóctonas, animales, reptiles, ranas e invertebrados.

foto
En 2004, el Reino Floral del Cabo, incluyendo Kirstenbosch, fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.(2)

Los componentes del jardín. Las laderas orientales de la montaña Table forman el magnífico telón de fondo de Kirstenboch. Las rocas que componen la Montaña de la Mesa y de la Península del Cabo son testimonios de la historia del jardín: de lo que había en la antigüedad y la forma del espacio que se ha gestado con el paso de los años, hasta llegar a lo que se conoce hoy en día. El jardín se levanta encima de una gran masa de rocas de color gris plateado y se limita en unos rocosos acantilados de 1085 metros de altura. También, se pueden observar las diferentes capas de rocas sedimentarias de color rosa y marrón que constituyen la formación de 400 metros de espesor del Graafwater. Las rocas sedimentarias se forman por la deposición lenta de arena y lodo en el agua. Algunas rocas de la formación Graafwater han conservado marcas de olas y patrones de grietas en el barro- que se pueden ver en las superficies expuestas, y también son víctimas de la erosión provocada por el viento y las lluvias.

foto
La misión de la SANBI es promover el uso sostenible, conservación, valoración y disfrute de la planta y de la vida animal de Sudáfrica, para el beneficio de todas las personas. (3)

La flora. Referente a la vegetación de la zona, existen dos tipos principales en el área natural de Kirstenbosch: Fynbos y el bosque. Todo el espacio natural se puede explorar a través de una serie de paseos y senderos. Kirstenboch admite tres tipos de Fynbos y cada uno se produce en suelos derivados de los diferentes tipos de rocas: Fynbos Península de granito, en las laderas bajas y valles; Fynbos Península de piedra arenisca, en las laderas medias y altas; y los Fynbos ‘Cape Winelands Shale’, en el nordeste alrededor de la antigua finca colonial de Kirstenboch. El Fynbos península se caracteriza por la presencia de altos proteas arbustivas, densa cubierta de ericas y otros arbustos como el brezo, y restios.

En Kirstenbosch, el bosque se encuentra en los kloofs y en las laderas por debajo de los picos más altos. Miles de árboles fueron talados para obtener madera a fines del 1600 y 1700 y a continuación se procedió a la plantación de árboles exóticos, reduciendo así las especies autóctonas de la zona. Los bosques Kirstenbosch han estado protegidos desde se estableció el Jardín Botánico, en 1913. En la década de los años sesenta, se erradicaron las especies exóticas y el territorio se empezó a regenerar y recuperar de forma natural con la vegetación típica del continente africano. Las especies de árboles que se pueden ver en Kirstenbosch incluyen Ilex mitis(Cabo acebo), Podocarpus latifolius(reales Yellowwood), Ocoteabulada (hediondo), Ventosa Olinia (difícil de pera), Cunonia capensis (aliso rojo o rooiels), Rapanea melanophloeos (Cabo de haya o boekenhout) y muchos más.

foto
El jardín se levanta encima de una gran masa de rocas de color gris plateado y se limita en unos rocosos acantilados de 1085 metros de altura. (4)

Los habitantes. Por lo que se refiere a la fauna, las aves son muy abundantes en el jardín, ya que más de un total de 125 especies han sido registradas. Muchos animales viven y se reproducen en y alrededor de Kirstenbosch, pero no se ven a menudo porque son activos, sobre todo, al atardecer o la noche y se esconden durante el día. Table Mountain es el hogar de una rica vida de insectos y el verano es la mejor época para poder presenciar mariposas de todo tipo. La más espectacular es la Aeropetes Tulbaghia, que es atraída y poliniza las flores rojas. Por las laderas más bajas y en los arroyos, el visitante también puede presenciar, con frecuencia, tortugas y lagartos. En definitiva, las buenas condiciones climatológicas y el cuidado del Jardín botánico hacen posible la existencia de una gran diversidad y su buen desarrollo.

foto
Todo el espacio natural se puede explorar a través de una serie de paseos y senderos.(1)

Kirstenbosch es un espacio multiusos

El emblemático paisaje de Kirstenbosch es también un escenario idóneo para las representaciones de arte. Tanto es así, que representa una gran variedad de exposiciones, tanto al aire libre, de larga y corta duración. También, se llevan a cabo otras actividades como conferencias, bodas, conciertos, entre otros.

Programa de biodiversidad amenazada.

El Jardín botánico Nacional de Kirstenbosch forma parte del Programa Nacional Sudafricano de Biodiversidad del Instituto de Biodiversidad Amenazada. El Programa de biodiversidad amenazada incluye un sistema integrado de conservación in situ y ex situ para su conservación. En un principio, se trató de construir colecciones de especies de plantas amenazadas, pero pareció que era demasiado difícil por una variedad de razones:

• La falta de horticultores para gestionar el gran número de especies amenazadas

• Las colecciones de especies amenazadas no son de la reserva genética

• Muchas de las especies de fynbos son difíciles de cultivar, debido a las enfermedades propensas y de corta duración

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Axo Green

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS