Paisajismo Urbano planta el mayor muro vegetal del país para interior, en la sede de Inditex, en Elche

Una ‘selva urbana’ en la oficina, lo último en jardines verticales

Anna León25/07/2011

25 de julio de 2011

Las oficinas de Inditex, en Elche, cuentan con el jardín vertical de interior más grande de nuestro país y uno de los mayores de Europa. Un tapiz vegetal de 90 m2, obra de la empresa Paisajismo Urbano, cubre estas instalaciones a las que aporta numerosas ventajas medioambientales y de ahorro energético. En cifras, la plantación de un jardín vertical abarata hasta 500 euros por metro cuadrado la factura de electricidad. Pero además, la instalación de un muro vegetal de este tipo aísla, regula la temperatura del edificio y ejerce un impacto directo sobre los trabajadores. ¿De qué forma? Ignacio Solano, gerente de Paisajismo Urbano, nos responde con la siguiente pregunta: “¿Dónde preferirías trabajar, en unas oficinas con esta maravilla natural al lado de tu escritorio o encerrada en un cubículo cuya única ventana a la libertad sea la foto de una playa desierta?”
foto

Desde hace seis meses, un jardín vertical de 90 m2, a base de 4.000 ejemplares de 70 especies distintas, aporta un nuevo look eco sostenible a las oficinas de Inditex, en Elche. Se trata de la última incursión de la empresa alicantina Paisajismo Urbano en el diseño y plantación de muros vegetales para espacios interiores, ámbito en el que son pioneros en nuestro país. De hecho, esta compañía fue la responsable del diseño y plantación de la primera pared vegetal, de casi 40 metros cuadrados, en el restaurante alicantino ‘Els Vents’. Un trabajo que supuso un reto para Paisajismo Urbano, debido al poco espacio del que disponían para ocultar el equipo y dotarlo de iluminación artificial, tal y como reconoció su gerente, Ignacio Solano, para Interempresas. Especialistas en la plantación de jardines verticales o azoteas ajardinadas, desde Paisajismo Urbano explican qué diferencias se dan entre la instalaciones de estos muros vegetales en espacios cerrados, o al aire libre: “El trabajo en interiores es más controlado. En estos casos, tenemos bajo control todos los factores ambientales posibles, principalmente los gradientes lumínicos así como la cantidad y calidad de la iluminación que nuestro sistema recibe. En cuanto a las dificultades más habituales, destacaría la falta de luz, algo que solucionamos con una adecuada selección de especies”.

Con sus 90 m2, la última apuesta de Paisajismo Urbano en jardines verticales para interiores, está considerado el muro vegetal de mayores dimensiones de los instalados en edificios de toda España, y uno de los mayores del continente europeo. Al respecto, surge la duda de si la puesta en marcha de este proyecto ha sido un proceso laborioso o no. “En nuestro caso hacer jardines verticales o ecosistemas verticales que es como nos gusta llamarlos tiene poco misterio para nosotros. Aun así, es un estado al que nos ha costado mucho tiempo, esfuerzo y amor llegar, tanto si se trata de jardines para interiores o exteriores”, reconoce Solano. “Lo más complicado –continúa– es el tedioso trabajo de hacer entender a nuestro cliente que no cualquier sistema funciona, que no se deje llevar por cantos de sirena y por empresas que prometen cosas a bajo coste. En un ecosistema vertical se han de tener en cuenta muchísimos factores ambientales: agua, luz, temperatura, gradientes, selección de especies, las interrelaciones entre plantas, simbiosis entre hongos, bacterias… todo ello justifica el valor y la garantía de éxito del proyecto”. En la elección de unas plantas u otras, así como en la interrelación que pueda haber entre ellas, se sopesan todos y cada uno de los factores ambientales. Y así, se han seleccionado un total de 4.000 ejemplares de 70 especies diferentes. Una vez instalado, queda el mantenimiento posterior, casi inexistente para el gerente de Paisajismo Urbano. “Esto es así porque hacemos una planificación minuciosa de la instalación, dotándola de mucha tecnología y controlada por un ordenador que lo supervisa todo. Es más, en el caso que se alguna incidencia el mismo sistema nos avisaría vía SMS para que podamos corregirlo online por internet”.

foto
Vista aérea de este jardín vertical de 90 m2, concebido como un ecosistema vegetal en el que interrelacionan 4.000 ejemplares de 70 especies distintas.

Jardines que reproducen las características de una ‘selva urbana’ en una pared

Un muro vegetal de este tipo no se puede plantear desde el punto de vista de la jardinería tradicional, de lo contrario “se muere”. Así de rotundo se muestra Ignacio Solano, biólogo y gerente de Paisajismo Urbano, quien tras 14 años de investigación que incluían viajes a selvas tropicales, como la de Madagascar, ha logrado descifrar los mecanismos que alargan la vida de estos ecosistemas vegetales. Con la plantación de estos bodegones verticales, la empresa reproduce en una pared paisajes selváticos en los que interrelacionan plantas, bacterias y hongos, entre otros. “Lo que nos llevó a esto fue la observación, la toma de datos, el conocimiento profundo de cómo funciona un ecosistema y la aplicación de estos conocimientos con la más alta tecnología”, desvela.

Más allá de las connotaciones estéticas, la instalación de una ‘selva urbana’ de este tipo aporta también una serie de ventajas medioambientales y de ahorro energético. La plantación de jardines verticales o azoteas ajardinadas en un edificio revaloriza entre un 15 y un 20% el inmueble, en palabras de Ignacio Solano. Asimismo, la instalación de estos tapices vegetales reduce hasta 500 euros por m2 la factura de electricidad. Por si esto fuera poco, la implantación de un muro vegetal de 90 m2, como el instalado en Inditex, contribuye a que se filtren 40 toneladas de gases de efecto invernadero anuales, atrapa unos 130 gramos de polvo así como unos 15 kilos de metales pesados por m2. Ventajas nada desdeñables, aunque otro de sus efectos positivos sea el impacto que ejerce sobre la actitud de los empleados. Al respecto, Solano lo tiene claro: “¿Dónde preferirías trabajar? ¿En unas oficinas con esta maravilla natural al lado de tu escritorio o encerrada en un cubículo cuya única ventana a la libertad sea la foto de una playa desierta?” “Dicho de otra manera, ¿de qué empresa te sentirías más orgullosa? ¿De una que solo se preocupa por la hora en la que fichas o de otra que te regala un espacio de libertad y de reflexión?”

foto
En la imagen, Ignacio Solano durante una toma de muestras de musgos y epifitas.
El coste medio de un jardín vertical oscila entre los 250 y los 450 euros por metro cuadrado

Según el gerente de Paisajismo Urbano, el coste de un jardín vertical dependerá, básicamente, de su extensión en metros cuadrados. “Para tener una idea, un metro cuadrado de jardín vertical contiene entre 40 y 50 plantas, a unos dos euros por ejemplar. Es decir, unos 100 euros por metro cuadrado, tan solo en especies a plantar”, calcula. Un presupuesto al que se deben añadir los sistemas de riego y fertirrigacion, sustratos, mano de obra, desplazamientos, seguros, garantía de un año de mantenimiento y reposición, medios de elevación, etcétera. “Por tanto, el precio varía mucho en función de la configuración, las especies a colocar, la orientación, las dimensiones en metros cuadrados, el lugar de ejecución de la obra y los recortes y peculiaridades de la misma, por ejemplo”. En opinión de Ignacio Solano, el precio medio de un muro vegetal se sitúa entre los 250 y los 450 euros por metro cuadrado, una vez finalizado y con las garantías suficientes de ajardinamiento y mantenimiento.

foto

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Axo Green

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS