Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
El sistema consiste en una serie de sensores enterrados que transmiten información cada 5 minutos, vía radio, a una base de datos centralizada

TurfGuard, el sensor que revoluciona el concepto de información en el riego

Redacción Interempresas18/07/2011

18 de julio de 2011

La necesidad de estar informados nace con el deseo general de tomar decisiones correctas ante las diferentes situaciones que se presentan cada día. Algunas son sencillas y casi automáticas, pero otras requieren de una información especializada, certera y veraz para poder actuar y no intuir. Y en numerosas ocasiones esa información hace que se tenga la certeza de que la decisión tomada es la correcta, es muy difícil de obtener o, sencillamente, no existe. Turfguard es el sensor que Riversa acaba de lanzar al mercado y que ofrece respuestas a todas las necesidades de información en el control de riego.
Al profesional del mantenimiento de zonas verdes le preocupa el gasto de agua, y por ello es ideal tener información concreta de cuando un césped va a necesitar ser regado, saber cuando tiene suficiente agua o si el suelo puede tener ciertos problemas antes de que el césped los sufra. Con información de éste calibre, se puede aplicar los tratamientos necesarios en el mejor momento posible y se podría ahorrar agua de riego sin arriesgar la pradera.

Como ésta información es fundamental para todos los profesionales, la marca Toro, distribuida por Riversa, ha buscado la forma de obtenerla y ha desarrollado el Turfguard, un sistema inalámbrico de control del suelo desarrollado para mejorar la eficiencia en el uso del agua y así, mejorar la calidad de las praderas.

El sistema Turfguard consiste en una serie de sensores enterrados que transmiten información cada 5 minutos, vía radio, a una base de datos centralizada, que presenta la información de manera instantánea en el ordenador, y permite guardar los datos recogidos durante años. Estos sensores transmiten información a dos niveles distintos del suelo, a una distancia aproximada de 15 centímetros el uno del otro.

foto
Nuevo sensor Turfguard de Toro, distribuido por Riversa.
La información que ofrece se centra en tres parámetros: el nivel de humedad del suelo, el nivel de sal y la temperatura del suelo. Tener acceso a estos datos va a ofrecer una información valiosa para actuar correctamente en el mantenimiento de la pradera. Controlar el nivel de humedad ayuda a reducir el consumo de agua, prevenir el crecimiento de hongos y malas hierbas y decidir distintos niveles de uso de agua en función de las zonas a mantener. A su vez, controlar el nivel de sal que hay en el suelo ayuda a identificar posibles problemas de permeabilidad o de falta de agua, toxicidad y desequilibrios iónicos y a decidir cuántos lavados hacen falta y cada cuanto.

Por otro lado, controlar la temperatura ayudar a encontrar las mejores condiciones para aplicar productos químicos al suelo, realizar plantaciones o resiembras, controlar las malas hierbas, los insectos y plagas y las enfermedades y determinar qué temperatura es óptima para potenciar el crecimiento de las raíces.

foto
Turfguard es el indicador que nos dice qué cantidad de agua exacta, a tiempo real, permanece en el terreno. O lo que es lo mismo, cuánta agua queda en el suelo. De ésta forma se riega sólo cuando es necesario, lo que permite llegar a ahorros de hasta el 30% si se compara con sistemas basados solo en datos ET (mediciones realizadas por organismos independientes norteamericanos).

Utilizar Turfguard significa un empeño y una apuesta por mejorar la calidad de la pradera, mejorando el sistema al ajustar los calendarios de riego, optimizando el uso de agua sin crear estrés en la pradera, estimulando el crecimiento del sistema radicular del césped, permitiendo hacer ciclos de riego profundos y, en definitiva, protegiendo la pradera al prevenir situaciones de estrés hídrico que la pueden debilitar y hacer sensible a las enfermedades.