El municipio gallego inaugura este festival, el primero de España a base de jardines efímeros, en sintonía con otros países europeos

Festival Internacional de Xardins de Allariz, o cuando paisajismo y arte popular se dan la mano

Anna León15/09/2010

15 de septiembre de 2010

Desde tierras gallegas, se hace acopio de la filosofía de la Red Europea de Festivales de Jardines que embarga a algunos ejemplos de reconocido valor paisajístico. Por ejemplo, el Festival Internacional de jardines de Ponte de Lima (Portugal), el de Gärten (Austria) o el Festival de Chaumont (Francia). El municipio de Allariz (Orense) inauguró el pasado 8 de julio la primera edición del Festival Internacional de Xardins de Allariz, en el que el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino ha invertido un millón de euros. La tierra, el río, el arte popular, los colores, los sabores, el mundo rural, las energías renovables y la sociedad de la información son la base de ocho composiciones temáticas sobre parcelas de 200 metros cuadrados. Una propuesta que muestra “cómo ven los ojos foráneos la villa alaricana”, según el paisajista Francisco Caldeira.
foto
El Festival Internacional de Xardins de Allariz se basa en los principales matices culturales de la zona. En la foto, el jardín 'El arte popular de Allariz'. Foto: Javier Feijóo.

“Un espacio para observar, pasear, gozar… y poder soñar”. Ese fue el encargo que el consistorio de Allariz le hizo a los servicios técnicos municipales a la hora de diseñar y poner en marcha el I Festival Internacional de Xardins de Allariz. El que sería, sin duda, el primer festival de jardines efímeros que se inaugura en todo el país y que ha supuesto una inversió de un millón de euros del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. Una propuesta que se inauguró el pasado 8 de julio y que aspira a formar parte de la Red Europea de Festivales de Jardines del que ya forman parte eventos como el Festival Internacional de jardines de Ponte de Lima (Portugal), el de Gärten (Austria) o el Festival de Chaumont (Francia). En concreto, se trabajará con los portavoces del festival portugués, de forma coordinada, en promover ambas propuestas.

Con la apertura de este concurso de jardines efímeros, en los márgenes del río Arnoia, se recupera una zona verde de 39.000 m2 para la ciudadanía. Hasta el próximo día 30 de octubre, el público podrá visitar un total de ocho jardines temáticos en parcelas de 220 m2 con toma de corriente y agua, donde se plasman –en forma de pequeñas zonas ajardinadas– conceptos como el mundo rural, las energías renovables, la sociedad de la información, los colores, los sabores, el arte popular, la tierra y el río. Con la puesta en marcha de esta propuesta ‘verde’, se ha dado un gran paso en la consecución del Corredor Temático del Río Arnoia reforzando el trabajo realizado con el Parque Etnográfico o con la recuperación del casco histórico de la villa.

Cada año, se renovarán los ocho jardines expuestos, a través de un concurso de ideas. Una vez mostrados, los visitantes valorarán cada uno de ellos y decidirán por mayoría, al final de cada temporada, el jardín ganador. Es decir, el que permanecerá en el festival hasta el año siguiente. El resto, se instalarán en diversos puntos del ayuntamiento, se donarán a otras instituciones e incluso se podrán poner a la venta. ‘La moda en el jardín’ será la temática bajo la que abrirá sus puertas de nuevo este concurso el año que viene. Hasta el próximo 15 de noviembre se podrán presentar propuestas para la segunda convocatoria.

Es el primer festival de jardines efímeros que se inaugura en el país y aspira a formar parte de la Red Europea de Festivales de Jardines
foto
A la izquierda, el jardín inspirado en la Madre Tierra. A la derecha, el que devuelve su protagonismo al río Arnoia. Fotos: Javier Feijóo.

Integrar el parque con el resto del entorno

El proyecto se llevó a cabo en dos fases. En un principio se ejecutó una primera actuación sobre 324 metros longitudinales y un ancho medio de 34 metros, resultando una superficie de intervención de unos 12.500 m2. Posteriormente, se operó sobre una franja de 270 metros de longitud y un ancho medio de 98 metros, dando una superficie de unos 26.500 m2. Estos últimos, añadidos a los de la primera fase contabilizaron una superficie de intervención de 39.000 m2 ganados para zonas verdes. En la primera fase, se buscaba integrar el parque con el entorno exterior adyacente formado por viviendas en hilera y edificios. Para ello, la acera que delimita los dos ámbitos se mezclaba por medio de pérgolas, arbolado, vegetación. El recinto se cerraba, dejando tras de sí un trazado sinuoso, en el que se entremezclaban espacios de descanso. Esta fase comprendía un primer tramo, más en contacto con el parque etnográfico del río Arnoia, donde se halla la Noria de Sangre y otros elementos arquitectónicos relacionados con el mundo rural gallego; y otro segundo tramo inspirado en el discurrir del agua hacia el cauce del río. Movimientos que a modo de pequeñas charcas y meandros a lo largo del terreno delimitan las ocho parcelas de exposición, cuya superficie media es de 220 m2. Las parcelas del festival forman un mosaico que se acopla al resto de zonas verdes, plazas y pequeñas esquinas de descanso que estructuran el parque.

La segunda fase comprendía tres tramos. El primero, de 4.300 m2, sería la prolongación de este festival de jardines, de diseño más racional con un eje de simetría definido por tres fuentes que delimitan otras cuatro parcelas de exposición. Al final de este proceso, se planteó un área para zona de trabajo y almacenamiento. El segundo, era una zona de aparcamiento de casi 3.946 m2 integrada en el entorno, que daría solución, al tráfico que procedería tanto del casco urbano como de la futura circunvalación. El último tramo, de una superficie cercana a los 18.214 m2 se resolvía como pradera destinada a diversos usos, donde se plantaría además un área arbolada presidida por el manantial del Ferradal, cuyas aguas gozan de valor mineromedicinal. Así pues, el agua y su sonido al circular, son el eje alrededor del cual gira este mosaico paisajístico: su recorrido desde el inicio hasta el final de la intervención, pasando por canales, charcas y fuentes marcan la pauta de esta propuesta, la primera en el país.

Se buscaba integrar el festival con el entorno exterior adyacente formado por viviendas en hilera y edificios
foto
Los jardines de la información representan un mundo conectado, donde la información es poder. Foto: Javier Feijóo.

Ocho jardines, ocho temáticas diferentes

Los jardines que concurren a concurso fueron diseñados por el gabinete de arquitectura paisajística dirigido por Francisco Caldeira y Elsa Severino. Básicamente, en su creación se tuvieron en cuenta elementos culturales de Allariz, como el río, la gastronomía, el medio ambiente o el ámbito rural. Arte y naturaleza se dan la mano para mostrar parcelas ajardinadas inspiradas en la tierra como soporte biofísico de la existencia. En el marco del año de la biodiversidad, se pretende sensibilizar a los ciudadanos sobre los problemas que aquejan al planeta. Como la desaparición de especies de flora y fauna. En este caso, el jardín muestra a la Madre Tierra, ondulante, con la vegetación que la cubre. Un corte expone la diversidad de rocas, suelo, semillas y plantas existentes y que conviene preservar para las próximas generaciones. Del centro de la Tierra, estalla el magma rojo y con él, el paisaje volcánico que hace más vulnerable al ser humano ante catástrofes naturales.

Otra de las parcelas candidatas se inspira en el río Arnoia, como fuente de vida y equilibrio ambiental. Hace años, en sus márgenes, se situaban varias industrias transformadoras, tales como las fábricas de curtidos. El río pues desempeñaba un papel vital en la captación de agua para la industria y el campo y también para ejercer la pesca. Esta composición rinde homenaje al río que fluye poblado de presas, puentes, peces y plantas de ribera como abedules y sauces, que se emplean en la artesanía de la cestería. Terrazas y prados verdes rodean sus márgenes, para así disfrutarlo y conocerlo mejor.

Las nuevas energías renovables, a la orden del día, también se representan en el Festival Internacional de Jardines de Allariz. En esta ocasión, el sol, fuente de energía, a modo de círculo en espejo; los troncos de los árboles como ejemplo de la vida en la tierra que no sería posible sin la energía solar. Sin olvidar a la energía eólica, la que se obtiene del aire, así como la obtención de combustibles naturales como la biomasa, esta última a través de los troncos y otros compuestos orgánicos.

Por su parte, los jardines de la información muestran a un mundo conectado, en red, de forma permanente y continua. Así pues, el acceso a la información es crucial para el desarrollo del individuo, de las comunidades y los países. Toda la información disponible, vía Internet, funciona como un sistema circulatorio de grandes dimensiones, que transporta, en vez de sangre y linfa, datos esenciales para el progreso económico y cultural de los pueblos.La información se transmite vía satélite –las redes simbolizan el espacio–; en las pantallas se materializa la noticia que llega a cualquier vivienda o escritorio; a su vez, los CDs simbolizan las nuevas tecnologías. La información es poder; poder para una gestión mejor en beneficio del bien común.

En el diseño se tuvieron en cuenta elementos culturales de Allariz, como el río, la gastronomía, el medio ambiente o el ámbito rural
foto
El jardín de los colores invita al público visitante a expresarse. Foto: Javier Feijóo.

Los colores se representan en uno de los jardines efímeros más interactivos de este festival. Una parcela que simula un árbol en planta: de las ramas salen hojas donde se pueden escribir poemas, hacer diseños, pintar… cada panel de las hojas muestra impresa una historia infantil, un poema o un texto literario. A partir de estos surge una nueva creación, por parte de público infantil o adulto. La vegetación acompaña al resto de elementos, con su follaje diverso y floración variada. En el jardín de los colores quedan plasmados los gustos, deseos y opiniones de los visitantes.

Las plantas aromáticas, ingredientes que se precien en cualquier alimentación y también presentes en los claustros de los monasterios medievales junto a las plantas medicinales, protagonizan el jardín de los sabores. Se presentan aquí una diversidad de plantas aromáticas, de culto tanto en el entorno rural como urbano. La gastronomía de Allariz se sirve de los perfumes de estas hierbas, condimentando los alimentos y ligándolos a los sabores de la región. Romero, laurel, poleo, perejil y cilantro, entre otros, acompañan las carnes y el pescado autóctonos. Se imagina en las mesas expuestas, el tomillo y el romero adobando el cordero, una ensalada de tomate con albahaca o una sopa de pollo con menta, por ejemplo.

Los dos últimos jardines diseñados para este festival, se basan, por un lado en el mundo rural, y por el otro, en el arte popular de Allariz. El primero, considera al campo como ‘el principio’ de la vida comunitaria. Se recrea el cultivo de alimentos agrícolas, la cría de aves y ganado, la producción forestal, la vida en el campo… así como los sucesivos conflictos entre el entorno rural y la ciudad (abandono de las explotaciones, concentración poblacional en las grandes urbes y pérdida de calidad de vida). Como desafíos, recuperar el paisaje rural, creando enlaces complementarios entre la ciudad y el campo, fomentar una agricultura sostenible y producir alimentos saludables. Sin olvidar el patrimonio paisajístico que empieza y acaba en el ámbito rural y al que se debe proteger. El segundo, muestra a la villa alaricana cuyo presente está vinculado a un pasado cultural del que se enorgullece. La recuperación del casco histórico y de las tradiciones populares, revelan una actitud cultural proactiva. El jardín recuerda las tradiciones del municipio como la fiesta de los gigantes y cabezudos, también típica en el norte de Portugal. Otra tradición es la fiesta del boi, que congrega a toda la comunidad en un espíritu común de convivencia y emociones compartidas.

foto
El festival no se olvida del campo, como génesis de la vida en comunidad. Y lo expresa en el jardín dedicado al mundo rural.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Axo Green

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS