Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
El centro cultural Moreda luce una estructura a base de 7.500 plantas sobre una pared de casi 100 metros cuadrados

Asturias se apunta a la moda de las fachadas vegetales

Redacción Interempresas15/07/2010

15 de julio de 2010

La creciente colocación de fachadas vegetales, especialmente en edificios públicos, gana adeptos. Y el Principado de Asturias no podía ser menos. Desde el pasado 3 de junio, el centro cultural municipal de Moreda, en el municipio de Aller, viste sobre un sistema de 262 paneles, diseñados por la empresa Intemper, una fachada a base de 7.500 plantas, que se mantienen a base de riego totalmente automatizado.
foto
Vista del centro cultural de Moreda con la fachada Natura Intemper instalada.

El pasado 3 de junio, el ayuntamiento de Aller, en el Principado de Asturias, inauguró una fachada vegetal instalada sobre una pared de cerca de 100 metros cuadrados en el centro cultural municipal de Moreda. Un total de 262 Naturpaneles, de la compañía Intemper, configuran una composición paisajística que se integra mediante acabados en madera natural en el resto del edificio. Unos paneles versátiles que permiten diseñar piezas especiales ajustables a las dimensiones de la fachada. El replanteo de las 7.500 unidades de plantas sobre plano genera un diseño singular de fachada concebido por el arquitecto José Manuel Álvarez.

Un filtro ‘verde’ que se conserva a base de riego automatizado

Los cerca de 100 metros cuadrados de fachada de este centro cultural se recubren con este sistema, creado por la firma Intemper, que incluye riego automatizado para conservar verde este muro vegetal. Por otra parte, las plantas a ubicar en una fachada Natura se eligen en función de la información disponible sobre diversos parámetros que influirán en el mantenimiento de la zona ajardinada. Así, se seleccionarán unas especies u otras en función de factores como la orientación, posibles áreas de sombra, temperaturas mínimas registradas, pluviometría y humedad relativa ambiental son algunos de los factores que condicionan el abanico de plantas a elegir en el diseño de la fachada.

Desde el punto de vista medioambiental, los beneficios son considerables. La presencia de plantas en el edificio contribuye a la fijación de partículas contaminantes, al ejercer como filtro verde ante la contaminación. Gracias al proceso de fotosíntesis, este jardín vertical actúa como sumidero de CO2.

Las plantas a ubicar se eligen en función de factores como la orientación, posibles áreas de sombra, temperaturas mínimas registradas, pluviometría y humedad relativa ambiental

Especies resistentes a heladas y zonas umbrías

A la hora de realizar el proyecto, el área de agronomía del departamento técnico de Intemper se halló con una fachada de orientación norte en el pueblo de Moreda, en el centro de Aller, a 30 kilómetros al sur de Oviedo (Asturias). De forma obligada, se eligieron especies tapizantes, de crecimiento rápido y resistentes a las heladas. Finalmente, para esta obra, se seleccionaron plantas de sombra ya que la superficie sobre la que se iban a situar era muy umbría y, a la vez, resistentes a las heladas. Así, se escogieron dos especies de Convalarias y dos de Vincas, caracterizadas por sus contrastes cromáticos, que conjugaban con hierba centella y clavelinas.

foto
Casa estudio del pintor Luis Gordillo en Villanueva de la Cañada (Madrid) con el primer jardín vertical del país, creado hace nueve años.

Otro aspecto a destacar de este tapiz vegetal es su instalación de fertirrigación. En síntesis, se trata de una instalación de riego por goteo automatizado para humectar el interior de los Naturpaneles. La situación de las tuberías de distribución y de los goteros, así como la regulación exacta de los tiempos y frecuencias de riego garantizan el uso eficiente de este recurso hídrico. A través del dispositivo sencillo de fertirrigación se pueden aportar los nutrientes necesarios para el desarrollo de las especies plantadas.

Desde el año 2001, Intemper investiga sistemas de vegetación en fachadas. Precisamente, por esas fechas, fue cuando diseñó el que se considera primer jardín vertical del país: la casa estudio del pintor sevillano Luis Gordillo en Villanueva de la Cañada (Madrid).

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS