Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
“Debemos apostar por variedades de plantas adaptadas a la climatología de la zona y con bajo consumo de agua”

Entrevista a Juan García Barbero, jefe de ventas de Jardinería de Rain Bird Ibérica

David Pozo10/06/2010

10 de junio de 2010

La falta de agua no es noticia y el diseño de nuevos sistemas que se adapten a las nuevas necesidades es una constante en el sector de la jardinería. La multinacional Rain Bird, que lleva años aplicando sus sistemas de riego en el diseño de zonas verdes, dispone de múltiples aplicaciones para realizar un mantenimiento preciso del jardín, tanto a nivel profesional como para particulares. El jefe de ventas del Departamento de Jardinería de Rain Bird Ibérica, Juan García Barbero, nos explica cuáles son exactamente las nuevas necesidades que afrontan nuestras zonas verdes y cómo la climatología condiciona el tipo de plantas que pueden y deben poblar nuestros jardines.
foto
Juan García Barbero, jefe de ventas de Jardinería de Rain Bird Ibérica

Este año ha sido excepcionalmente lluvioso, pero este hecho se va convirtiendo cada vez más en anecdótico. ¿Se plantea como fundamental el hecho de diseñar paisajes hídricamente sostenibles?

Evidentemente, en el diseño de un jardín se deben tener en cuenta las necesidades hídricas de las plantas que vamos a emplear en el mismo y ser consecuentes con la disponibilidad de agua.

Pongamos un ejemplo de dos zonas que climáticamente presentan diferencias en nuestro país, por ejemplo Bilbao y Murcia. A la hora de diseñar un jardín para cada una de estas ciudades, y teniendo en cuenta sus particularidades, ¿cómo afectaría en su planteamiento a la hora de diseñar un jardín?

Afectaría de forma radical, el punto geográfico donde vayamos a implantar un jardín es el condicionante clave para conseguir un buen resultado. El clima del lugar es un factor limitante, decisivo. Las pluviometrías, temperaturas, horas de sol, etc., de Bilbao y Murcia son muy diferentes y debemos adaptarnos a cada situación.

El punto geográfico donde vayamos a implantar un jardín es el condicionante clave para conseguir un buen resultado

¿Una de las formas más apropiadas quizás es la de plantar en determinadas zonas solamente aquellas plantas y árboles que puedan ver cubiertas sus necesidades con agua de lluvia?

Creo que esta práctica sería demasiado drástica. En zonas con pluviometrías muy bajas nos limitaría a una jardinería demasiado seca. Entre un jardín con un alto consumo de agua y un jardín con “cero riego” hay soluciones intermedias con las que conseguimos jardines saludables, frescos y con un consumo muy bajo de agua.

foto
Cada vez es mayor el número de zonas que se riega por goteo o con aspersores.

Una de las técnicas que más se ha puesto de moda es el uso de agua regenerada, ya depurada, para el mantenimiento de zonas verdes de gran tamaño, como pueden ser campos de golf. ¿Apuesta usted también por esta vía? ¿Es válida para todo tipo de jardines?

Es una de las soluciones necesarias al problema de la escasez mundial de agua. Debemos tener en cuenta que el agua que tenemos a nuestra disposición en el planeta es una cantidad finita, fija; no se genera “agua nueva”. Por otro lado, el consumo por habitante se ha incrementado en algunas zonas del planeta, además del uso agrícola e industrial. Por todo lo expuesto es necesario buscar soluciones de este tipo a la ‘Crisis Mundial del Agua’. Evidentemente hay que regular el uso del agua regenerada y definir claramente dónde se puede y dónde no se hace recomendable. Debemos tener en cuenta, además, el grado de depuración, ya que puede variar muchísimo.

¿El mantenimiento de los parques y jardines públicos en la mayoría de las ciudades de nuestro país es el correcto?

Tanto si el mantenimiento está en manos de una contrata, como si lo realiza la plantilla municipal (o una combinación de ambas) se puede decir que hoy en día y en términos generales se realiza un mantenimiento adecuado, aunque puede variar mucho de unas ciudades a otras. En el momento económico en que nos encontramos, no resulta fácil mantener parques y jardines saludables en el entorno urbano con presupuestos bajos. En lo que se refiere al riego de estas zonas verdes, creo que todavía nos queda recorrido para conseguir reducir los consumos de agua.

En el momento económico en que nos encontramos, no resulta fácil mantener parques y jardines saludables en el entorno urbano con presupuestos bajos

¿Se ha acabado ya mayoritariamente con el riego por ‘manguerazo’?

Aunque el riego automático se ha impuesto desde hace tiempo, todavía hay superficies regadas con manguera, tanto públicas como privadas. Debemos erradicar esta práctica, sobre todo porque resulta imposible controlar el consumo de agua y está comprobado que la tendencia es regar en exceso. Además, supone un gasto en mano de obra que se puede dedicar a otras tareas de mantenimiento en las que sí es necesaria esa mano de obra.

¿Qué podemos aprender de otros países que llevan muchos años obligados a apostar por jardines y zonas verdes hídricamente sostenibles?

En España contamos con una gran variedad de climas. Podemos aprender de países en los que la disponibilidad de agua sea un problema, pero creo que hoy en día nos estamos adaptando, consiguiendo un equilibrio entre: climatología-disponibilidad de agua-diseño adecuado.

¿Cómo puede convertir un particular su jardín en un espacio sostenible?

Si hablamos de sostenibilidad en términos de consumo de agua, debemos apostar por variedades de plantas adaptadas a la climatología de la zona y con bajo consumo de agua. En cuanto al sistema de riego, debemos tener muy claro su objetivo: conseguir un jardín lo más saludable posible con la menor cantidad de agua posible.

foto
Rain Bird es consciente de la responsabilidad que tiene en el ámbito del riego agrícola y de áreas verdes.

¿Qué tipo de instalaciones recomienda Rain Bird a la hora de diseñar un jardín sostenible?

Para desarrollar un sistema de riego que ayude a tener un jardín sostenible, consideramos necesario:

- Un buen proyecto: plantear los emisores de riego adecuados, regar por separado plantas con diferentes necesidades hídricas, tener en cuenta zonas de sol y de sombra, taludes, ...

- Una buena instalación: un buen proyecto no sirve de nada sin una buena ejecución de la obra: zanjas con la profundidad adecuada, colocación correcta de los emisores de agua, …

- Un buen material: tuberías, cables, válvulas, programador, etc., deben ser de calidad contrastada. Además podemos utilizar sensores de lluvia, de humedad, toberas de alta eficacia (reducen los tiempos de riego), reguladores de presión en los emisores (reducen el caudal excesivo y la nebulización), …

- Un buen uso y mantenimiento: de nada sirve todo lo anterior sin un mínimo seguimiento de nuestra instalación, como programar el riego a las horas adecuadas, reducir los tiempos en función de la estación o de las condiciones del momento, ajustar los tiempos para evitar escorrentías, …

Una empresa como Rain Bird es consciente de su responsabilidad en el ámbito del riego agrícola y de áreas verdes. Todos los esfuerzos encaminados a reducir el consumo es lo que llamamos ‘el consumo inteligente del agua’.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS