Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Retiene la mitad de agua que su predecesora gracias a la sustitución de la lámina drenante

Sánchez Pando renueva su cubierta ecológica para ajardinamientos

Redacción Interempresas09/09/2008

9 de septiembre de 2008

La empresa Sánchez-Pando, S.A., ha desarrollado una variante de su cubierta ecológica Kubertol. Se trata de sustituir, únicamente, la lámina drenante con alta capacidad de retención de agua, por otra, la lámina Platon Perfodrain, que retiene la mitad de volumen de agua.
Esta variante va destinada a lugares que tienen un alto índice de pluviosidad, o para la utilización de sustratos vegetales y plantas que necesitan muy poca cantidad de agua. Con ella, el sistema de cubierta ecológica Kubertol completa y amplia su nivel de aplicación, resolviendo de forma eficaz la creación de zonas verdes sobre diversos tipos de construcciones tanto en ambientes secos como húmedos.

Desde Sánchez-Pando habían detectado que, en alguna ocasión, la capacidad de retención de agua del modelo original de Kubertol resultaba un tanto excesiva por las condiciones concretas de algunos lugares o climas. Ante esta situación, su departamento técnico comenzó a desarrollar una nueva versión que diera una solución eficaz para estos casos. El resultado es una variante del modelo de Cubierta Ecológica Kubertol que retiene la mitad de agua que su predecesora gracias a la sustitución de la lámina drenante. Así, se ha sustituido la lámina drenante Platon De-25, con una altura de los alvéolos de 23 mm y capacidad de almacenamiento de agua de 6,1 l/m2, por la Platon Perfodrain que aporta una alta resistencia a la compresión, una elevada capacidad de desagüe y una reducción de almacenamiento a la mitad: 3 l/m2. Permite la  siembra de una gama de plantas aún más amplia: todas aquellas variedades que no necesitan demasiada cantidad de agua para su desarrollo.

foto
Ejemplo de lámina Platon Perfodrain.

Ventajas

Kubertol cuenta con una serie de ventajas compartidas por las dos variantes de este sistema. Con su instalación se consigue, en un primer término, un aumento significativo de zonas verdes en espacios que, sin este tipo de soluciones, quedarían con un acabado en baldosa, cementos u otro materiales que no admiten una cubierta vegetal de estas características. Este sistema consigue un ahorro no sólo en recursos hídricos, al retener y distribuir eficazmente al agua proveniente de la lluvia o del riego, sino que además es capaz de reducir el coste energético de climatización, ya que aumenta el aislamiento térmico que proporciona la cubierta. De igual modo también permite rebajar la contaminación acústica ya que absorbe parte de la onda sonora.

Además, permite mejorar el microclima urbano, sobre todo en lugares calurosos, al humedecer y enfriar la temperatura ambiente. Igualmente contribuye, en cierta medida, a disminuir la contaminación atmosférica gracias a la absorción de partículas y metales pesados que están suspendidos en el aire.

Otra de las características positivas de este sistema, es que la membrana impermeabilizante de la cubierta queda protegida de la degradación que le causan los rayos UV, de los bruscos cambios térmicos y del resto de agentes atmosféricos adversos.

En cuanto a las ventajas constructivas que proporciona la utilización de láminas drenantes, destaca la posibilidad de prescindir del drenaje tradicional, habitualmente una capa de grava de gran espesor. Esto reduce el peso que debe soportar la estructura de la cubierta y además evita el movimiento de una gran cantidad de grava.El material con el que se fabrican las láminas drenantes utilizadas es polietileno de alta densidad (PEHD) no reciclado, lo que le otorga mayor resistencia al envejecimiento; tal es así que la lámina cuenta con una garantía de 30 años.

Instalación

El primer paso para la instalación de la cubierta ajardinada de Sánchez-Pando es la formación de cierto grado de pendiente, entre un 2 y 3 por ciento suele ser suficiente, en un soporte base, a partir del cual comienza a colocarse el resto de elementos. En la zona más interna de la cubierta, sobre este soporte con pendiente, se instala una primera capa de imprimación asfáltica cuya función es la de prepararlo para la impermeabilización.

Los dos niveles inmediatamente superiores lo conforman dos láminas asfálticas, la segunda de ellas con aditivo anti-raíz . Estas impiden el paso de agua hacia el interior de la estructura sobre la que se instala la cubierta ecológica y, además, evitan que las raíces de los vegetales plantados en el ajardinamiento puedan llegar a penetrar más allá de esta zona, garantizando así el buen estado de la propia impermeabilización.

En la siguiente capa se encuentra la estructura drenante de esta cubierta ecológica diseñada por Sánchez-Pando,S.A., que bien puede ser o la lámina Platon Perfodrain, en zonas húmedas, o la lámina Platon DE-25, para lugares más secos. A estas láminas, creadas específicamente para este tipo de instalaciones, llega el agua que traspasa el sustrato vegetal. Gracias a su forma tienen una doble funcionalidad. Por un lado, drenan el agua sobrante que va a parar a las bajantes y, por otro, gracias a sus pequeñas cubetas, cierta parte del agua queda retenida para servir de remanente a las platas del exterior. Sobre esta capa se coloca un filtrante en forma de geotextil de polipropileno termosolado, que será la base sobre la que descanse el sustrato vegetal y el propio ajardinamiento.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS