“La jardinería vertical no es ni complicada ni costosa”

Entrevista a Alberto Masaguer, experto en jardines verticales

Irene Relda07/01/2014

El jardín vertical es un término actual que yace sobre un concepto tan tradicional en España como los patios cordobeses: un tipo de edificación de herencia greco-romana, con un espacio central abierto, en el que se introduce la vegetación con fines estéticos y microclimáticos. En el jardín vertical se crea un espacio con elevada humedad, que forma un dosel vegetal (canopy) que actúa como refrigerante natural, a la vez que se incrementa el aislamiento térmico acústico de la pared. Según explica Alberto Masaguer, del Departamento de Edafología de la E.T.S. de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid, el concepto ha evolucionado en tecnología y diseño, lo que ha abierto “un abanico muy grande de posibilidades” vinculadas a la creatividad artística y a la disponibilidad económica. El grupo de investigación de Masaguer se centra en el jardín vertical sostenible con materiales eco-compatibles y finalidad medioambiental.

foto

¿Qué tipo de plantas pueden emplearse en un jardín vegetal?

Las alternativas son muy variadas, dependiendo del sistema de soporte del cultivo y del diseño propiamente dicho. Se abre un abanico muy grande a la creatividad, siempre teniendo en cuenta que la vegetación debe permanecer estable el mayor tiempo posible.

¿Qué quiere decir?

Que las plantas con mucho vigor pueden hacer desarrollarse el jardín demasiado deprisa y desequilibrar el efecto tapizante. Por el contrario, las plantas de crecimiento muy lento pueden tardar en consolidar la pared verde o requerir una prevegetación. Nuestro criterio es emplear planta autóctona, rústica y de bajo mantenimiento, lo cual no debe estar reñido con la estética. Plantas del tipo de Frankenia laevis o corymbosa, Pachysandra o crassula polipodioides pueden ofrecer buenos resultados. También es necesario introducir variabilidad en el jardín y tener en cuenta el desarrollo vegetal y estado fenológico de la planta a lo largo del tiempo.

¿Qué criterios y qué factores se tienen en cuenta a la hora de diseñar e instalar un jardín de estas características?

El diseño depende básicamente de la creatividad y de saber elegir las plantas por su color, textura y, sobre todo, por su desarrollo para que configuren un minipaisaje agradable. Estará en función de las dimensiones y tipo de jardín. Es importante conocer cómo evolucionan las plantas con el tiempo y las tonalidades que pueden tener en los diferentes estados del cultivo.

foto

¿Y en lo que se refiere al sustrato o soporte de cultivo?

Se pueden emplear desde sustratos inertes, tipo lana de roca o fieltros sintéticos o sustratos orgánicos. Esto afecta directamente al mantenimiento y suministro a la planta del agua y los nutrientes necesarios. Los sustratos inertes suelen requerir de recirculación de una disolución, lo que implica una tecnificación del riego y dificultades en el mantenimiento por la preparación de las disoluciones nutrientes. La alternativa a la recirculación en sustratos inertes sería un control preciso de la concentración de nutrientes para evitar la salinización.

¿Con qué tipo de sustratos trabaja su grupo de investigación?

Sobre todo con sustratos orgánicos. Tratamos de simplificar el mantenimiento y asegurar el suministro de nutrientes a la planta mediante fertilización de liberación lenta en la implantación y con disoluciones fertilizantes muy diluidas y espaciadas, aprovechando la capacidad de retención de nutrientes de los sustratos orgánicos. El empleo de estos sustratos precisa materiales de baja degradación a lo largo del tiempo para alargar la vida útil del jardín vertical.

¿Cuáles recomiendan?

Materiales tipo corteza de pino compostada y fibra de coco o en combinación de ambas. Dichos materiales los consideramos alternativos y ecocompatibles al empleo de la turba. La selección de éstos se centra en sus propiedades físico-químicas; en particular es importante conocer la retención de agua por el sustrato y los cambios de las propiedades físicas con el tiempo. Evidentemente, las características del sustrato deben ser acordes con el tipo de contenedor o el sistema de enraizamiento del cultivo.

Por su condición vertical, ¿cómo se llevan a cabo las tareas de mantenimiento? ¿No es más dificultosa esta labor que en un jardín convencional? ¿Es más caro?

Como he indicado, existen diferentes metodologías y alternativas en un jardín vertical. No se trata de un jardín convencional pero tampoco es ni mucho más costoso ni más difícil de mantener. Incluso, se puede decir que, salvo la dificultad de trabajar en altura, el resto de los trabajos son similares, con la facilidad de que las plantas empleadas suelen ser más rústicas, sobre todo si se recurre a planta autóctona. Pese a que se pueda pensar que la jardinería vertical es algo complicado y costoso, pienso que la realidad es muy distinta. Existen sistemas innovadores, incluso ingeniosos, que, con muy bajo coste, consiguen resultados muy satisfactorios.

¿Qué le puede aportar a nuestras ciudades y a nuestro entorno?

Como cualquier espacio verde en una ciudad el jardín vertical aporta naturaleza al ambiente urbano, colaborando de esta manera a lo que se denomina la naturación urbana. Además, el aprovechamiento máximo del espacio urbano colonizando con vegetación los muros, puede contribuir a un efecto depurador del propio aire y a la fijación de elementos contaminantes como metales pesados y gases emitidos por el tráfico y calefacciones. En el grupo de investigación tratamos de cuantificar cuál es la capacidad de fijación de estos contaminantes y cómo las plantas de un jardín vertical pueden degradar los hidrocarburos aromáticos policíclicos presentes en los ambientes urbanos. Pero sin duda, lo que el ciudadano percibe es una ciudad más amigable, con superficies verdes, capaces de aportar a la mente y a la vista, algo muy semejante a lo que se siente cuando se observa un paisaje natural. En definitiva, se trata de tener sensibilidad por la naturaleza incorporarla al ambiente urbano.

foto

¿Y al edificio que lo integra?

Estudios de aislamiento térmico y acústico han demostrado que las superficies que soportan un jardín vertical permiten una refrigeración mayor del edificio, con un mejor aislamiento. Las superficies vegetales pueden llegar a reducir hasta 8o C la temperatura exterior y disminuir hasta 10 dB la contaminación acústica. Pensemos la diferencia de temperatura sobre un muro de cemento o sobre una superficie vegetal verde que, además de amortiguar la radiación solar, está capturando CO2, generando oxígeno y mejorando la humedad ambiental.

¿Dónde puede instalarse? ¿Vale cualquier pared?

Inicialmente, en cualquier lugar, teniendo siempre en cuenta la tipología del jardín. Los hay muy reducidos, tipo cuadro vegetal, hasta completos muros vegetales. Todos ellos deben ser estancos e impermeables para no afectar a la pared soporte. La limitación puede ser en algún caso la orientación geográfica. Esto condiciona las especies utilizables y las necesidades de riego.

¿No podría crear uno de estos jardines humedades en el edificio?

No cabe duda de que los requerimientos de impermeabilización deben ser extremados cuando se instala una superficie vertical ajardinada, pero hoy en día se dispone de materiales y tecnología adecuada para evitar filtraciones y cualquier inconveniente que pueda presentarse.

¿Cómo han acogido los arquitectos y diseñadores este nuevo concepto de jardín?

Francamente bien. Se dispone de una herramienta innovadora que permite obtener ciudades más amigables, y el lucimiento personal y diferenciador a la hora del diseño y de aprovechar un elemento tan decorativo como puede ser la vegetación natural. Prueba de ello son los múltiples jardines verticales desarrollados en todo el mundo, que van desde los diseños más vanguardistas hasta los diseños más humildes que la gente quiere poner en sus propias viviendas, con el criterio de háztelo tú mismo.

Ponga algún ejemplo…

El jardín del Caixa Forum en el Paseo del Prado (Madrid). Fue el inicio de la jardinería vertical como elemento arquitectónico y ha tenido una amplia consolidación como seña de identidad para otros edificios de empresas. También destacaría el jardín vertical creado por Manuel Pasquín en un céntrico hotel madrileño que, con gran sencillez de instalación, consigue un interesante resultado, permitiendo que desde 70 habitaciones del hotel se contemplen y disfruten 200 especies de plantas sobre una instalación de 25 metros de altura. También hay ejemplos municipales muy interesantes, como el de la Plaza de España en Santa Cruz de Tenerife. Aunque todavía los organismos públicos, quizás condicionados por la situación económica, no han avanzado en este tipo de instalaciones.

foto

El jardín vertical puede ayudar a una ciudad con carencias de espacio para zonas verdes. ¿Están sensibilizados los ayuntamientos en este sentido?

Muchos ayuntamientos han tenido una clara sensibilidad ambiental con recubrimiento de taludes en vías urbanas y de circunvalación, que no deja de ser una naturación urbana y una amortiguación de los efectos del excesivo cemento que han imperado en épocas pasadas. Con una baja disponibilidad económica también se puede hacer jardinería vertical.

¿Cómo?

Sólo son necesarios algunos criterios técnicos y predisposición municipal para crear espacios naturales. Incluso dentro del sistema educativo debería existir un fomento de los valores ambientales. Las buenas experiencias en colegios con huertos y actividades de semana verde generan en los niños un acercamiento al medio natural y el respeto y valoración de la naturaleza. Como último mensaje me gustaría resaltar el convencimiento de que una mayor conciencia ambiental en general, que se vislumbra en la creciente implantación de huertos urbanos y jardines verticales, permitirá un cambio hacia unas ciudades más sostenibles y agradables.

Comentarios al artículo/noticia

#1 - Sr. Fernando HIdalgo
24/10/2014 12:14:55
Enhorabuena por la entrevista, Alberto, desde Terapia Urbana coincidimos prácticamente con todas las afirmaciones respecto a las características técnicas, y cuestiones de instalación y beneficios aportados por los jardines verticales. La cuestión es, y eso es lo ilusionante, que estamos ante las primeras fases de desarrollo de un nuevo tipo de sistemas, en el que aún queda mucho por investigar y por avanzar. Es complejo parametrizar los rangos de valores de aislamiento, mejora acústica y reducción de temperatura,que aportan los jardines verticales, porque dependen expresamente del tipo de sistema empleado y de todas sus variables, pero desde Terapia Urbana creemos que lo importante es contemplar cada caso de manera independiente, y local. Bueno, lo dicho, muy buena entrevista! Fernando Hidalgo www.terapiaurbana.es

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Axo Green

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS