Consejos para mantener el jardín a punto esta primavera

24/05/2013

24 de mayo de 2013

Todos los expertos coinciden en decir que esta primavera está siendo de las más húmedas en nuestro país desde que hay registros. Numerosos científicos relacionan este hecho con otro récord: el del deshielo Ártico alcanzado el año pasado. Sin embargo, ya inmersos en primavera, llegan los mejores días para empezar a trabajar en el jardín. Según el paisajista Fernando Pozuelo hay varios motivos “las suaves temperaturas y el aumento de más horas de luz que nos invitan a pasar agradables momentos practicando la jardinería”. Además, durante estos meses, los espacios exteriores empiezan a mostrar su mejor cara.

Por este motivo, la empresa Fernando Pozuelo Landscaping Collection da una serie de consejos para mantener los espacios exteriores con el mejor aspecto. En primer lugar, es necesario tener en cuenta las especies que se pueden plantar durante esta época. Ya desde hace unos meses se pueden plantar los bulbos de verano, como las dalias o los gladiolos que además, si se escalona su plantación se pueden tener flores durante mucho más tiempo. También es un buen momento para plantar flores de verano, como las petunias o las zinnias y trepadoras como jazmines o guisantes de color. Durante este tiempo, también es recomendable remover la tierra para lograr una buena aireación y nutrirla bien así como abonarla adecuadamente con el uso de fertilizantes para obtener un resultado óptimo de las especies vegetales que se tengan plantadas.

La primavera también es una época adecuada para realizar las podas de formación de los árboles y plantas, ya que después de un invierno duro es recomendable hacer una poda para que el crecimiento de las especies sea el adecuado si su estructura no es la deseada. Además, cuando la misma se realiza de forma correcta se favorece la distribución de las ramas, de modo que se garantiza que la luz del sol llegue mejor al interior de la planta, crezca de manera armónica y florezca mejor. En este sentido, hay que evitar el desgarramiento que permite que por las heridas puedan penetrar diferentes agentes patógenos como virus, bacterias y hongos y se puedan producir enfermedades que posteriormente no cicatricen.

foto
Es conveniente diferenciar algunas de las múltiples podas existentes. Una poda de formación no es una poda severa invernal, o una poda leve que se puede realizar tras la floración de cualquier arbusto o de una poda topiaria que se puede hacer en primavera y también en otoño para mantener las especies con un porte arquitectónico. Por añadidura, las podas primaverales de formación permiten suprimir el ramaje que se pudiera haber helado con los fríos del duro invierno.

Durante estos meses también es necesario volver a activar los programadores de riego y revisar y limpiar los mecanismos hidráulicos como electroválvulas, bombas de fuentes y filtros así como comprobar las instalaciones eléctricas y de nebulización, en el caso de que las haya. En cuanto a las siegas, es necesario incrementar su frecuencia. Por último, y de cara al incremento de calor que se producirá en los próximos meses, es imprescindible aceitar los elementos de madera como muebles y suelos exteriores. Además, ya con el buen tiempo los chapuzones en la piscina son habituales por lo que es necesario comenzar con las aperturas de las piscinas y puesta en marcha de las depuradoras para que los baños sean perfectos.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Axo Green

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS