La próxima edición tendrá lugar del 22 al 24 de octubre y se doblará el metraje actual, según la organización

Seafood Barcelona cierra sus puertas como 'hub' de negocios del sector pesquero de España y del sur de Europa

Anna León18/10/2012
Nuestro país es el tercer importador y el noveno exportador mundial de productos del mar y encabeza las ventas exteriores de la Unión Europea. En términos de consumo, las cifras también son alentadoras: España es el segundo país de Europa y el cuarto del mundo donde se consume más pescado. De ahí que éste sea un buen momento para la puesta en marcha de Seafood Barcelona, tras el acuerdo alcanzado entre Diversified Business Communications y Alimentaria Exhibitions, a pesar de la coyuntura económica. Finalizado el certamen, el pasado 17 de octubre, el balance es de “éxito rotundo”, según la organización.
foto

Tras 10 años de “intenso trabajo” entre Diversified Business Communication y Alimentaria Exhibitions, Seafood Barcelona se estrenó del 15 al 17 de octubre en el recinto Gran Via de Barcelona. El porqué de la puesta en marcha de este proyecto en nuestro país, lo explicó Mary Larkin, vicepresidenta de Diversified Business Communications, tras dar la bienvenida a los medios de comunicación a la presentación que tuvo lugar, el pasado 16 de octubre, en el recinto ferial. “En España se consumen cinco kilos más de productos del mar que la media europea, y esto supone una gran oportunidad para nuestros clientes. Hablamos, por tanto, del mayor consumo por cápita para Seafood”. La elección de la Ciudad Condal como sede de este encuentro no es fruto de la casualidad. Para Larkin, “Barcelona es un ‘hub’, lleno de restaurantes, gastronomía, bien comunicado y con facilidades de acceso”. Junto a la directiva de Diversified Business Communications, estuvieron presentes Josep Antoni Valls, director adjunto de Alimentaria Exhibitions y Liz Plizga, directora de Seafood Barcelona, quien resaltó que el primer año del certamen “había superado todas las expectativas”. “Barcelona es un destino ideal y el 'hub' para hacer negocios en España, el sur de Europa y el mercado del Magreb, y este evento está preparado para crecer”, dijo Plizga.

“Estaremos aquí en octubre del año que viene”, prometió Larkin

A pesar de la coyuntura económica en nuestro país, “este es un buen momento para Seafood Barcelona, ya que la industria de productos del mar se adapta bien a los nuevos hábitos de consumo”, en opinión de Larkin. Todo ello, junto al elevado número de expositores y acreditados registrados internacionales hace de Seafood Barcelona un evento con perspectivas de futuro, por lo que la vicepresidenta de Diversified Business Communications no dudó en prometer “estaremos aquí en octubre del año que viene”. En concreto, la nueva edición abrirá sus puertas con previsiones de crecimiento ya que se ha “diagramado el doble de metraje”, según Josep Antoni Valls. La feria se celebrará, previsiblemente, del 22 al 24 de octubre.

“En España se consumen cinco kilos más de productos del mar que la media europea, y esto supone una gran oportunidad para nuestros clientes. Hablamos, por tanto, del mayor consumo por cápita para Seafood”, según Larkin
foto
De izquierda a derecha, Mary Larkin, vicepresidenta de Diversified Business Communications, junto a Josep Antoni Valls, director adjunto de Alimentaria Exhibitions, y Liz Plizga, directora de Seafood Barcelona.
Para Josep Antoni Valls, director general adjunto de Alimentaria Exhibitions, Seafood Barcelona ha sido un “éxito total”. A pesar de las difíciles condiciones económicas en España y el sur de Europa, “Seafood Barcelona ha sido una excelente noticia para la industria pesquera y el comercio internacional”, subrayó.

De cara a la próxima edición, que tendrá lugar del 22 al 24 de octubre del año que viene, diversas empresas de España y de otros países como Argentina, Noruega, Canadá y Estados Unidos ya han reservado espacio de exposición para Seafood Barcelona 2013, superando su superficie de exposición de este año, según Valls.

El balance es satisfactorio y desde la organización ya han hecho públicas algunas cifras. El salón se clausuró con la participación de 134 expositores, tanto del mercado español como del ámbito internacional, ya que el 40% procedían del extranjero. Al cierre del salón, miles de asistentes de primer nivel procedentes de más de 90 países – aunque en un principio se había registrado en torno a los 3.000 compradores se podía haber acabado con unas cifras de entre 6.000 y 7.000 – habían visitado Seafood Barcelona. “El salón ha sido una noticia excelente para la industria pesquera y el comercio internacional”, en opinión de Josep Antoni Valls, director adjunto de Alimentaria Exhibition, a pesar de las difíciles condiciones económicas en España y el sur de Europa.

De cara a la próxima edición, que tendrá lugar del 22 al 24 de octubre del año que viene, diversas empresas de España y de otros países como Argentina, Noruega, Canadá y Estados Unidos ya han reservado espacio de exposición para Seafood Barcelona 2013, superando su superficie de exposición de este año, según Valls.

“Barcelona es un destino ideal y el 'hub' para hacer negocios en España, el sur de Europa y el mercado del Magreb, y este evento está preparado para crecer”, afirmó Plizga
foto

España, tercer importador y noveno exportador mundial de productos del mar

Como potencia pesquera internacional, nuestro país es el primer productor de conservas de pescado y marisco de la UE y, además, ocupa la segunda posición mundial por debajo de Tailandia.

Las estadísticas no se quedan ahí. Según datos facilitados por el Instituto de Comercio Exterior (ICEX), España es el tercer importador mundial de pescado, con compras por valor de 5.108 millones de euros en el año 2011, por detrás de Japón y Estados Unidos; y el noveno exportador mundial, con ventas de 2.734 millones de euros durante el pasado ejercicio. Por delante se sitúan China, Noruega, Tailandia, Dinamarca, Vietnam, Estados Unidos, Chile y Canadá. Además, España es el primer país exportador de la Unión Europea (UE), representando el 17% del total. La Unión Europea representa un 4,45 de la producción mundial de pesa y en términos de volumen los principales países productores son España, Reino Unido, Francia, Alemania e Italia.

En términos de consumo, nuestro país es el segundo de Europa y el cuarto del mundo donde se ingiere más pescado. Cada ciudadano español incorpora a su dieta 30 kilos de pescado de media al año –frente a los 17 kilos de media mundial–, por detrás de Japón y Portugal. Los hogares españoles consumieron 1.230 millones de pescado y marisco durante el año pasado, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA).

foto

Entre los expositores de la primera edición de Seafood Barcelona destaca la presencia de empresas como Costa Seafoods, Conservas Dani, Maresmar, Marfrio, Glenmar Mariscos, Marine Harvest, Krustagroup, Morpol, Parliviet & Van der Plas, MAGRAMA (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), Generalitat de Catalunya y Mercabarna, entre otras.

Asimismo, delegaciones de compradores de grandes volúmenes de pescado y marisco acudieron al salón procedentes de Francia, Italia, Reino Unido, Noruega, Bélgica, Holanda, Estados Unidos, India, Sudáfrica y Tailandia, entre otros. Algunas de las cadenas de distribución asistentes han sido Aldi, Angrup, Aramark Servicios de catering, Axfood, Bon Preu, Carrefour, Consum, Coop Italia, Costa Crociere, El Corte Inglés, La Sirena, Grup Costa, Grupo Eroski, La Sirena, Jerónimo Martins, Iberostar, Lidl Supermercados, Loblaw, Modelo e Continente, Pirineos Sau, Rimi Baltic, Sabeco – Simply, Sogenave, Sonae, Superdi y Tesco.

Entrevista a Josep Antoni Valls, director general adjunto de Alimentaria Exhibitions

“Con Seafood Barcelona tenemos un embrión de proyecto de futuro”

-Seafood Barcelona se estrena estos días a raíz de un acuerdo alcanzado tras 10 años de colaboración entre Diversified Business Communication y Alimentaria Exhibitions. ¿Cómo definiría este proceso?

Cuando conocimos a los portavoces de Diversified Business Communication, ya eran líderes en la organización de ferias especializadas en pescado, marisco y pesca en general. En cambio, nosotros estábamos, y estamos, muy focalizados hacia la alimentación: de hecho, organizamos eventos de gran prestigio en el sector como Alimentaria. En aquella época, nos proponíamos reforzar los salones que se dedican a la pesca dentro de Alimentaria. Con el tiempo, se ha originado la demanda de un salón con un posicionamiento estratégico diferente a los que en la actualidad organiza el grupo americano. Y nos pareció que era el momento idóneo para lanzar Seafood Barcelona. Aunque la coyuntura económica quizás no sea la mejor yo haría hincapié en el hecho que las empresas alimentarias buscan la internacionalización. Se aprecia una vocación de acceso a mercados exteriores. No podemos olvidar que España es el noveno exportador mundial, por lo tanto demuestra una actividad importante en ese ‘trading’. Seafood Barcelona pretende potenciar y elevar ese acceso a mercados internacionales, a un coste más económico. El expositor tiene presencia aquí –no ha de viajar fuera– y le traen los compradores internacionales.

A pesar de la situación actual, Seafood Barcelona es una plataforma de internacionalización potente, ya que Europa es uno de los principales mercados destino de las exportaciones de pesca nacionales. Y esto sucede en cuanto a oferta como demanda. Si solo hay oferta de un país tampoco vendrán compradores internacionales. Ese mix es bueno y difícil de encontrar. Así lo indican los niveles de registro, con compradores de hasta 90 países. Creo que es un dato importante para una feria que mueve un gran volumen de negocio aunque no posee unas dimensiones importantes.

-Ya se ha confirmado la fecha para la próxima convocatoria, del 22 al 24 de octubre del año que viene. Aunque nos hallamos en el ecuador de esta primera edición, las expectativas son buenas en cuanto a distribución, capacidad expositiva…

Sí, por supuesto. Ahora estamos ocupando más o menos la mitad del pabellón 1. Para la próxima edición, esperamos ocupar todo el pabellón. El crecimiento va a ser notable. Nos hemos reunido con delegaciones de países extranjeros. Y se han sentado las bases futuras que auguran una consolidación del proyecto, de cara al año 2013.

-Fidelizar constituye pues, uno de los principales propósitos por parte de la organización…

Sin duda. En primer lugar, fidelizar al expositor. Mañana, vamos a enseñar planos para que nuestros expositores escojan espacios y buena parte de ellos han confirmado su presencia aquí, el año que viene. En segundo lugar, debemos fidelizar al comprador internacional, que demandaba una feria que abarcara los mercados del sur de Europa, área del Magreb, y, desde el punto de vista estratégico, convierta Barcelona en ‘hub económico’ de los países latinoamericanos, facilitándoles el acceso a los mercados europeos e internacionales.

-Parece, al igual que otros certámenes organizados y/o coorganizados por Alimentaria Exhibitions, que los ‘big buyers’, o grandes compradores, cobran una importancia inusitada…

Lo que está claro es que la demanda empuja una feria hacia delante. Si captas mucha oferta pero no trabajas al comprador internacional, la feria no tiene sentido. No puedes dejar la promoción a cargo de compradores internacionales en manos de las empresas; ellas esperan que tú, como feria, gestiones esa demanda.

En nuestro caso, nosotros buscamos a los compradores a través de los numerosos proyectos que tenemos en Alimentaria. Pero todo ese ‘expertise’ lo aplicamos a Seafood Barcelona, pero además con el conocimiento que Diversified Business Communications tiene de los ‘traders’ internacionales. Todo ello, nos proporciona un maridaje perfecto en varios ámbitos: conocimiento de mercado y de sector por parte de ellos y dinámica y Know-how en tecnologías propias, por parte nuestra.

-¿Se augura además de esta mayor capacidad y/o ocupación, la inclusión de otras actividades paralelas?

Sí, lo que sucede es que un evento ha de crecer. Cuando adquieres mayor dimensión, también ganas en músculo financiero y valoras la posibilidad de organizar actividades paralelas en tu plan de marketing (‘show-cookings’, destinar más recursos a captar ‘hosted buyers’, etc.).

Todo tiene su proceso, aunque nos gustaría llegar al año que viene con una feria más consolidada, a nivel de marketing. Que incluya ponencias, mesas redondas, actividades de interés general del sector. Sin duda, con Seafood Barcelona tenemos un embrión de proyecto de futuro.

-La pregunta obligada: ¿qué estrategias de diferenciación presenta Seafood versus Conxemar?

Nosotros somos respetuosos y respetamos un proyecto avalado por una asociación como la de Conxemar. Entendemos de ferias: yo creo que Diversified lo ha demostrado con International Boston Seafood Show, exportando el modelo y organizando la European Seafood Exposition (Bélgica), la Asian Seafood Exposition (Hong Kong), y ahora en Seafood Barcelona. No vamos a entrar en comparaciones, en términos de metraje, ocupación, etc… Alimentaria Exhibitions tiene el aval y la garantía de organizar uno de los salones mundiales más importantes de alimentación: Alimentaria Barcelona. Tenemos un proyecto, un posicionamiento y unos valores distintos y esto es lo que transmitimos a nuestros clientes: que la feria, en términos de oferta y demanda les sea rentable. Que obtengan un retorno a la inversión. Al final, quienes deciden son los actores –oferta y demanda– que participan y visitan las ferias.

foto
Josep Antoni Valls, director adjunto de Alimentaria Exhibitions, durante la entrevista concedida a Interempresas.

Empresas o entidades relacionadas

Seafood Barcelona