La compañía, que ha ampliado sus instalaciones, apuesta por la innovación

OMC arranca el año con “una fuerte inversión en tecnología”

Redacción Interempresas15/02/2008

15 de abril de 2008

OMC nació hace más de 20 años con “una clara vocación de servicio” en el desarrollo de su actividad: suministrar cauchos offset, entre otros productos, en el mercado nacional. Para ello, la compañía se basa en dos principios fundamentales: tecnología y servicio.
“La innovación es la única forma de diferenciación posible y hemos trabajado duro para equiparnos con la tecnología más innovadora necesaria para todo el proceso de manipulación del caucho”, afirma la empresa.

A principios de 2008, OMC ha realizado una gran inversión tanto en inmovilizado (nuevas instalaciones) como en la adquisición de nueva tecnología para cada una de las fases que configuran el proceso de manipulación de un caucho (almacenamiento, corte y envarillado).

Nuevas instalaciones

Con la compra de una nueva nave, contigua a la ya existente, OMC dedica 700 metros cuadrados, en exclusiva, a la recepción, almacenamiento, 'converting' y expedición de caucho. De esta forma, todo el proceso productivo queda centralizado, permitiendo un mayor control y seguimiento de todo él. Además, la compañía cuenta con 350 metros cuadrados habilitados para al aprovisionamiento de bobinas de cauchos en sus diferentes calidades y anchos.

Comercializar “una de las tecnologías de fabricación de caucho más innovadoras (Stabil-X y LibiX) del mercado”, implica estar a la altura en medios técnicos y tecnológicos para su correcta y óptima manipulación, principalmente en su precisión de corte y excelente y seguro envarillado, afirma OMC. Las exigencias técnicas y de seguridad por parte de los diferentes fabricantes de maquinaria, ya sea hoja, rotativa comercial o prensa, son cada vez más elevadas y cumplirlas o alcanzarlas garantizan mayor fiabilidad y seguridad a los clientes.

foto
OMC basa su estrategia en la tecnología y el servicio.

Pionera en España

Con la reciente instalación de una nueva máquina de alta tecnología totalmente automática de corte y transformación de cauchos, OMC es pionera en la inversión de este tipo de maquinaria en el mercado nacional. Esta nueva inversión permite incrementar la capacidad de producción de cauchos de la compañía en 7.000 metros cuadrados al mes u 8.500 piezas al mes.

Es un sistema de corte automático por medio de cuchilla oscilante, equipada con Control Numérico (CNC), capaz de cortar cauchos con formas tanto regulares como irregulares, así como realizar taladros en todo tipo de mantillas gracias a la posibilidad de incorporar boquillas intercambiables de 2 a 12 milímetros. Además, todos los cauchos son identificados o referenciados en el dorso a través de un cabezal de impresión consiguiendo que el seguimiento de su trazabilidad sea mucho más sencillo y controlable.

Programaciones preestablecidas

Destaca también la posibilidad de trabajar con programaciones preestablecidas, lo que permite la estandarización en la fabricación de cauchos siguiendo el plano facilitado por los OEM, garantizando una precisión y fiabilidad máxima así como de un notable incremento en la capacidad de producción de los mismos.

Para alcanzar una máxima precisión de corte, el posicionamiento se realiza por láser para la alineación de fibras de fuerza, marcado del punto '0' para inicio del programa de corte diseñado CAD/CAM. Por último, no se debe olvidar que trabajando con este tipo de tecnología se consigue minimizar el desperdicio generado en su manipulación. Máximo aprovechamiento para el medio ambiente, también.

Polímeros y fibras de aramida y kevlar son nuevos materiales de última generación introducidos en la fabricación del caucho que afectan directamente al corte de los mismos. Tanto la aramida como el kevlar presentan una alta resistencia tanto mecánica como al corte. Clarificadores ejemplos de ello son la utilización de este material en la confección de usos críticos como chalecos antibala o antiflama (no se funde por debajo de 500 grados centígrados), cascos de moto, guantes contra cortes, raspones y otras lesiones o neumáticos de bicicleta resistentes a los pinchazos.

En resumen, la introducción de nuevos e innovadores materiales exigen innovaciones tecnológicas en su manipulación. Una máquina de corte manual sería poco eficiente y fiable en el tratamiento de estos materiales.

foto
Polímeros y fibras de aramida y kevlar son nuevos materiales introducidos en la fabricación del caucho.

Envarillado

Si precisión, fiabilidad y estandarización son condicionantes claves en el corte del caucho, mayor protagonismo toman en el envarillado; el punto más crítico en todo el proceso de manipulación de un caucho por su importancia o protagonismo una vez colocada la mantilla en la máquina/rotativa. Equipados con máquina hidráulica de prensado con Control Numérico (CNC), con 4 ejes de serie, capaz de prensar todo tipo de varillas de agarre, en aluminio y acero, la compañía busca garantizar un envarillado homogéneo y estándar de cada uno de los cauchos, teniendo siempre en cuenta las dos variables fundamentales: tipo de varilla y su presión/prensado exacto en función de la máquina en la que vaya a trabajar.

Una máquina de control de tracción para las varillas permite el control de la fiabilidad de la pieza finalizada.

Para el envarillado y prensado de un caucho convencional (base tela) este equipo podría ser suficiente pero para poder trabajar las nuevas tecnologías base polímero, esta prensa hidráulica debe ser complementada con un equipo de delaminación y cepillado. El fin de estos dos equipos es conseguir que las fibras de aramida y kevlar salgan al exterior y, de esta forma, una vez introducidos en la varilla junto con la cola el caucho quede, a través de ellas, completamente integrado y fusionado a la barras garantizando una resistencia muy superior al envarillado tradicional.

Empresas o entidades relacionadas

OMC, S.A.E