Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
La logística tiene que ser socialmente y corporativamente responsable con su entorno

Logística como factor estratégico empresarial

César Castillo López, director de Formación en la Fundación ICIL

14/02/2014
La logística ha dejado de ser aquel departamento que ayudaba a la reducción de los costes, y ha pasado a ser un factor estratégico esencial en la creación de valor y de ventajas competitivas frente a los competidores.

Algo se está moviendo en la economía. La logística se ha convertidos en los últimos años en la ventaja competitiva diferencial de las empresas con éxito. El principal cambio viene por el papel estratégico que juega la logística en la empresa. Antes, para el director general, el departamento logístico era un área en la que se podía intervenir para reducir costes y obtener ganancias competitivas en función de la reducción de costes. Hoy en día, no se trata solo de una estrategia de costes, es parte esencial de la estrategia empresarial.

Las empresas que logren incluir la cadena de suministro como eje principal de su estrategia empresarial, lograrán una ventaja competitiva diferencial que les permitirá seguir en el mercado. Cada vez más empresas están incluyendo a sus directores de Supply dentro de los consejos de administración. El éxito de la estrategia de una empresa, depende en gran medida de la estrategia de su Cadena de Suministro.

Para dar contestación a las nuevas exigencias de los mercados, las empresas tienen que prepararse y conocer cuáles son sus necesidades específicas. Las necesidades cada vez miran más hacia la globalización, pero sin desatender la microcapilaridad que supone tener en cuenta los requisitos del consumidor final.

foto
César Castillo López, director de Formación en la Fundación ICIL.

La situación de la logística a nivel nacional

La logística está en continuo cambio. Cada año tenemos que actualizar los conocimientos de los nuevos procesos, sistemas, herramientas y actores del sector. Desde la revolución que supuso la introducción del contenedor en el comercio, la logística no ha dejado de ser un motor en la innovación de la empresa. Sin duda alguna, las grandes mejoras por explorar vendrán por las nuevas tecnologías y los sistemas que permitan crear procesos todavía más eficientes.

El desarrollo de nuevas herramientas es constante, desde nuevos tipos de embalaje hasta elementos para el transporte de todo tipo de mercancías dentro de la compañía como fuera en la distribución ‘Business to Business’ o ‘Business to Consumer’. Internet ha supuesto una mejora en las condiciones de controlar la mercancía, y los nuevos sistemas informáticos aprenden de las ventajas de Internet para convertir la logística en la ventaja competitiva que decíamos.

La principal carencia en el sector de la logística nacional continúa siendo la formación. La importancia que ha adquirido la logística en la actividad económica mundial, no se ve acompañada de una creciente importancia en los planes académicos reglados. La iniciativa privada mantiene cubiertas las necesidades formativas de las empresas, pero cada vez es más urgente que a nivel universitario, empiecen a florecer las titulaciones relacionadas con la Cadena de Suministro. No es normal que un país como España que aspira a ser la puerta logística del Sur de Europa con el recién aprobado “corredor mediterráneo”, solo disponga de una única carrera universitaria en todo el territorio. Hemos de ser honestos y decir, que ya se están dando los pasos en el buen camino. Hay iniciativas para cubrir estos déficits.

Las mejoras vienen de la mano de la colaboración y la cooperación que tanto nos cuesta en nuestro país desde el punto de vista de empresas. Cada vez hay más proyectos de colaboración entre empresas que permiten obtener sinergias positivas tanto para ellas mismas, como para el entorno del territorio.

Países como Holanda, desde hace siglos uno de los centros del comercio mundial, crearon las infraestructuras adecuadas para provocar el crecimiento en el país de la mano de las operaciones logísticas. Si de verdad queremos ser un centro logístico mundial, las colaboraciones no pueden venir solo del sector privado. El Estado también tiene que colaborar.

foto

La logística tiene que recoger el relevo de las buenas prácticas y ser socialmente y corporativamente responsable con su entorno. La mejor forma de concienciar a las empresas de las ventajas de una logística sostenible es su impacto en la cuenta de pérdidas y ganancias de la compañía. Las empresas que, por ejemplo, han ido integrando el protocolo de la huella del CO2 en sus procesos, lo tienen que hacer con una clara vocación de responsabilidad. Se equivocan si lo hacen como una obligación que supone un mayor gasto. La sostenibilidad es una cosa de todos. Como compañía, debemos buscar la sostenibilidad social con la mejora de la eficiencia de nuestros procesos, no simplemente como cumplimiento de una normativa determinada. Tener responsabilidad social como compañía, no implica renunciar a ganar dinero

La hora de la logística. ¿Qué me puede aportar?

Cualquier estrategia de salida a mercados internacionales tiene que ir acompañada de un plan estratégico de las necesidades logísticas para dar respuesta al mercado. Exportar no es poner una página web con nuestros productos y un conversor de divisas en los precios de los mismos. Exportar quiere decir poner la mercancía en manos de un cliente de fuera del país en las condiciones de servicio que se han pactado con él.

La formación es esencial. La preparación para poder incluir la cadena de suministro como elemento estratégico en la compañía, me permitirá conocer mejor las necesidades del cliente y cómo poder cumplirlas en las mejores condiciones siendo competitivos en el mercado global. La puesta al día desde una perspectiva técnica en Cadena de Suministro, deberá completarse con el conocimiento del mercado al que se desea exportar a todos los niveles, desde la visión cultural, a la visión más puramente estratégica de entrada en el país que se esté actuando.

Las nuevas circunstancias de la economía, marcan la imperiosa necesidad de expertos en toda la Cadena de Suministro. Tienen que ser expertos cualificados y con perfiles potentes. En un estudio reciente realizado desde Bolsa de Trabajo de ICIL, hemos detectado los puestos más demandados en el sector logístico nacional llegando a la siguiente conclusión. Se requiere expertos logísticos comerciales. Es decir, técnicos logísticos con una visión estratégica comercial, para poder responder mejor a las necesidades del cliente. Se trata de expertos con una visión transversal del negocio. El director de logística se tiene que convertir en una especie de ‘Business Development’, pues las compañías requieren de profesionales con una visión integrada de la cadena de suministros como desarrollador del negocio.

Cada vez más el conocimiento del mercado internacional se convierte en un atributo esencial para el profesional logístico, así como el dominio de varios idiomas. El conocimiento de herramientas LEAN, según los resultados del estudio citado, se asocia con personas que desarrollan procesos ágiles con entregas rápidas y calidad constante.

Empresas o entidades relacionadas

Fundación ICIL

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.