Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
“El know-how de Maquinser supone un valor seguro para los clientes que entren en el mundo de la impresión 3D”

Entrevista a Anton Bravo, responsable de la división 3D de Maquinser

Esther Güell15/05/2017

Maquinser ha entrado de manera ‘natural’ en el mundo de la fabricación aditiva industrializada. Primero de la mano de Matsuura, que en 2016 lanzó su máquina híbrida Lumex, que combina el sinterizado de polvo metálico por capas con el mecanizado. Y ahora lo hace en colaboración de HP que, con su innovadora tecnología apuesta por llevar la tecnología aditiva del plástico al mundo industrial. Anton Bravo, responsable de la división 3D de Maquinser, explica la estrategia de crecimiento y diversificación iniciada por la compañía tras comenzar a distribuir, desde febrero de este año, la tecnología Multi Jet Fusion de HP.

Maquinser es una sólida empresa representante de máquinas-herramienta. Tras la incursión en la fabricación aditiva de metal de la mano de Matsuura, ¿qué les lleva a comercializar la nueva tecnología de HP?

En Maquinser hace tiempo que detectamos una necesidad. Nuestros clientes son industriales que demanda pieza final, tanto en plástico como, evidentemente, en metal. Dos campos en los que la fabricación aditiva tiene mucho que decir y especialmente en su aportación a la reducción de peso de las piezas, un aspecto crucial en el futuro de sectores como la aeroáutica o la automoción.

Si a este hecho le añadimos que HP misma se puso en contacto con nosotros, decidimos llevar adelante la incorporación de su tecnología a nuestro catálogo de servicios. Es decir, ellos aportan una tecnología innovadora en impresión 3D y nosotros, nuestro conocimiento en el campo de los mecanizadores, lo que supone una diferenciación y una gran ventaja competitiva.

foto
Anton Bravo es el encargado de potenciar la nueva división de impresión 3D puesta en marcha en Maquinser.

Esto encaja con la estrategia de HP de entrar en el campo de la producción seriada....

Exacto. El mundo de la fabricación aditiva lo podríamos diferenciar en tres verticales. El mundo ‘desktop’ o de sobremesa; el de las impresoras profesionales para un prototipado inicial, de forma, incluso funcional hasta cierto punto; y un tercero que sería la producción en masa de pieza. Protipado funcional al 100% con test de temperatura, de humedad, etc., y para pieza final. Hoy la máquina de HP trabaja con poliamida pero estamos en una primera fase y su estrategia pasa por incorporar diferentes materiales y ampliar la gama de producto.

Así, para Maquinser, es una oportunidad para ampliar la oferta y también los sectores clientes...

Nosotros tenemos clientes en sectores como el aeroespacial, la automoción, bienes de consumo, el sector dental... y la aditiva es una tecnología con aplicación en todos ellos. Y no sólo queremos focalizar en lo que ya tenemos, que es mucho, sino que evidentemente queremos crecer como nueva división de negocio, trabajando otros sectores verticales en los que hasta ahora Maquinser no ha entrado todavía con fuerza. Y este será mi cometido.

¿Cuál es su experiencia en el mundo de la impresión 3D?

Yo vengo de una empresa distribuidora de máquinas de fabricación aditiva que comercializaba todas las tecnologías de impresión 3D; las existentes hasta ahora, claro, porque la de HP es nueva. Así que mi trabajo será aportar más conocimiento sobre la fabricación aditiva en el mundo de Maquinser.

foto

Maquinser cuenta con la máquina instalada en su showroom para aquellos clientes que quieran verla trabajar en directo.

¿Qué nivel de conocimento hay entre sus clientes en cuanto a las posibilidades de la impresión 3D?

Todavía hay desconocimiento por varios motivos: el tema del coste, entender que no sólo es para prototipado y, también, que no es lo mismo diseñar para mecanizar que para la impresión 3D. Y precisamente este es un aspecto que plasmamos en la nueva división. No queremos vender máquinas... es decir, sí queremos vender máquinas pero no sólo eso. Queremos hacer venta consultiva, no ser un simple proveedor sino un ‘partner’ de nuestros clientes. Y debo decir que, pese al desconocimiento respecto a la fabricación aditiva —que no es exclusivo del mundo de la máquina-herramienta— me ha sorprendido el conocimiento que tienen los clientes de Maquinser. Pero queda mucho trabajo por hacer. Y desde Maquinser es dar seguridad a nuestros clientes, que éstos se sientan confortables usando una nueva tecnología en todas las fases; desde la metología de diseño hasta la producción en sí mediante impresión 3D hasta el post. Les ayudaremos a sacar al máximo de la tecnología.

Una de las principales reticencias es que ‘parece’ una tecnología cara, no rentable...

Sí es cierto que hay esta sensación. Es una percepción, aunque cada vez menos. Pero debemos dejar claro que dependen del número de piezas. Pero toda nueva tecnología suena ‘caro’, ‘raro’ y exige acercarse con un acompañamiento experimentado. Es cambiar el chip y ponernos en el siglo XXI. La tecnología desarrollada por HP es realmente revolucionaria, que romperá el mercado en impresión 3D y que es mucho más rápida que otras tecnologías similares con largo recorrido. Y supone la posibilidad de reducir costes de producción y reduciendo tiempos.

¿Qué convierte la tecnología de HP en revolucionaria?

Podríamos comentar tres aspectos que hasta ahora frenaban la apuesta por la impresión 3D en el mundo industrial: la rapidez, el coste por pieza y alta fiabilidad. Y fue lo que nos convenció para llegar al acuerdo con ellos.

Es una tecnología que supone un cambio de paradigma en cómo producir aditivamente; mucho más rápida tanto en la propia producción como en la preparación previa si comparamos con otras tecnologías, pero también a la hora del acabado: la estación final aspira el polvo y basta con limpiar la pieza. Tres etapas de trabajo cada una de ellas optimizada al máximo.

Personalmente creo que la tecnología de HP revolucionará la fabricación aditiva, especialmente en el aspecto productivo.

foto
foto
Ejemplos de piezas realizadas con la tecnología de HP.

¿Qué interés ha despertado la impresión 3D entre sus clientes?

Depende del sector. Por ejemplo, hasta ahora los del sector automoción no ven en la fabricación aditiva una alternativa factible para la producción de pieza final. Es lógico. Excepto en los casos de personalización, en general, es un mercado que demanda millones de piezas, por lo que la impresión 3D no tiene sentido. Aún así, cada vez usan más esta tecnología, especialmente con sinterizado y en prototipado funcional.

Y entre los clientes de Maquinser, es increible la aceptación que está teniendo esta tecnología. Ha generado mucho interés y ven la posibilidad de otros tipos de negocio porque la fabricación aditiva no sustituirá al mecanizado pero sí es un complemento perfecto.

Iniciaron la comercialización en febrero. ¿Cuáles son los próximos pasos?

De momento hemos montado un ‘showroom’ en nuestras instalaciones de Granollers y los clientes que necesiten realizar muestras de piezas o ver la máquina en funcionamiento tienen un espacio para ello.

Junto a la Jet Fusion de HP, Maquinser comercializa también la máquina híbrida Lumex, de Matsuura. ¿Cómo ha sido su introducción?

De entrada es un mercado distinto que funciona muy por proyectos. Desde la división 3D recién puesta en marcha potenciamos su comercialización tras unas jornadas formativas que hemos realizado en Alemania con Matsuura.

Nuestro trabajo dependerá mucho también de cómo evolucionen estas representadas; son empresas tecnológicamente muy dinámicas que invierten fuertemente en I+D y que tendrán una evolución continua, desarrollando nuevas gamas de producto.

Estaremos abiertos al mercado de la fabricación aditiva en toda su gama y a los nuevos escenarios que se planteen para hacer crecer esta nueva división, que cuenta con todo el apoyo de la dirección de Maquinser.

Empresas o entidades relacionadas

Hewlett-Packard

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.