Anpier denuncia que las compañías eléctricas son las grandes responsables del déficit tarifario

21/06/2012

21 de junio de 2012

La Asociación Nacional de Productores e Inversores de Energías Renovables (Anpier), confía en que la reforma del sector eléctrico en la que trabaja el Gobierno ajuste los precios reales de producción de cada tecnología, evitando los abusos como los que se producen. En la actualidad, los MWh generados por las propias compañías eléctricas, con unos costes de producción reducidos, son comercializados a un precio muy por encima del coste real obteniendo grandes beneficios al ser las propias eléctricas las que comercializan y distribuyen la energía o, dicho de otro modo, las que crean y satisfacen la demanda cuando más les conviene obteniendo así el máximo beneficio.

Por ello, Anpier espera se corrija la actual situación para que los ciudadanos no tengan que pagar un sobreprecio a las eléctricas por los beneficios excesivos en generación, un auténtico abuso sobre un recurso esencial para la economía y el bienestar social. La propia Comisión Nacional de Energía en 2008 situaba los costes de generación, en régimen ordinario y con instalaciones amortizadas, de la hidráulica en 3 euros por MWh generado y 18 euros en el caso de la nuclear, por los que reciben una media de 46/MWh.

La propia Comisión Europea, en su ‘Evaluación del programa nacional de reforma y del programa de estabilidad de España para 2012’ exime de responsabilidad en el déficit tarifario a las renovables (tal y como insiste obsesivamente Unesa) y señala costes ocultos en la tarifa y compensaciones excesivas a las grandes eléctricas que engordan así, artificialmente, el déficit tarifario.

En su evaluación, la Comisión Europea tilda de ineficiente el sistema de tarificación eléctrica de España y señala que la insuficiente competencia contribuye a la constitución del déficit tarifario al favorecer una compensación excesiva de algunas infraestructuras como centrales nucleares o centrales hidroeléctricas, ya amortizadas, además de mantener la concesión de subvenciones ineficientes y perjudiciales para el medio ambiente.

Anpier recuerda que las energías renovables reducen la dependencia energética del exterior (situada en el 79%, 25 puntos sobre la media europea) y que es una de las causas del encarecimiento de la electricidad. Además, reducen las emisiones de CO2 y contribuyen decisivamente al cumplimiento del protocolo de Kyoto y las penalizaciones derivadas del abuso de energías fósiles y las tecnologías poco respetuosas con el medio ambiente. El fomento, desarrollo y viabilidad de las energías renovables permitirá en el futuro un sistema eléctrico equilibrado, autosuficiente, limpio y sostenible.