Alenta traslada a Madrid el debate sobre el aprovechamiento energético de la biomasa del olivar

15/06/2012

15 de junio de 2012

El 13 de junio, se celebró en Madrid una jornada para debatir el potencial energético de la biomasa oleícola y sus barreras de implementación, organizada por Alenta, la única Plataforma Tecnológica Española específica del Sector del Olivar. Esta Plataforma Tecnológica fue promovida en 2010 por Citoliva, Centro Tecnológico del Olivar y del Aceite, con el objeto el agrupar a todos los agentes implicados en el sector del olivar en España para impulsar la innovación y mejorar su competitividad. El acto, celebrado en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid, estuvo co-organizado por Bioplat, la Plataforma Tecnológica Española de la Biomasa.
foto
Jornada técnica.
La jornada contó con destacados expertos del ámbito de la administración pública, los centros de investigación, las agrupaciones y las empresas, los cuales destacaron la relevancia de celebrar este debate en Madrid, dado que se trata de un sector eminentemente rural.

Abrieron el acto representantes de los Ministerios de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) y de Economía y Competitividad (Mineco). Aníbal Jiménez, jefe de servicio del Olivar y Aceite de Oliva del Magrama, apuntó que “existen razones para el optimismo en el sector del olivar gracias a que España es líder mundial en producción y existen nichos de mercado a cubrir para el consumo del aceite de oliva a nivel mundial, además del reconocimiento del aceite de oliva como alimento saludable”. Por su parte, Ana Mª Lancha, jefa del Área de Energía del Mineco, destacó “la importante labor de las Plataformas Tecnológicas en el impulso de la innovación en sus sectores respectivos, motivo por el cual están siendo consultadas para definir el futuro Plan Nacional de I+D+i”. Finalmente, Eduardo Cotillas, perteneciente a la Dirección de Mercados Innovadores Globales del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), presentó las oportunidades de financiación de proyectos de I+D+i basados en bioeconomía, haciendo especial hincapié en los programas europeos.

A continuación, con Franceso Serafini, del Consejo Oleícola Internacional (COI), se inició un bloque de ponencias en las que se expuso la situación del sector del olivar en cuanto a la valorización de biomasa. Para José Antonio la Cal, gerente de la Agencia de Gestión Energética-Agener, “la biomasa no llega a alcanzar las cuotas que se fijan en los planes energéticos”. Asimismo abogó por la utilización de biomasa en edificios en lugar de apostar por combustibles fósiles. Juan Lobo, responsable técnico de la Sociedad Andaluza de Valorización de Biomasa, definió la exportación de biomasa como “crimen energético”.

Eulogio Castro, profesor titular de la Universidad de Jaén (UJA), apuntó que “cada olivo es un bioreactor, constituyéndose como fábrica de biomasa y de otros productos de alto valor”, en un bloque de ponencias centradas en proyectos de I+D+i sobre bioeconomía oleícola. José Antonio Pérez, responsable de Proyectos y Servicios Área de Biomasa de Ctaer-Centro Tecnológico Avanzado de Energías Renovables, destacó la importancia de “una buena caracterización previa de la biomasa para identificar problemas de utilización en biomasas no convencionales”. Finalmente Gonzalo García, de la Fundación Cidaut, abogó por el aprovechamiento distribuido del recurso y reivindicó incentivos a la generación de energías renovables.

Cerraron la jornada casos de éxito expuestos por las empresas Valoriza, Energía de la Loma, SA y la orujera San Miguel Arcángel, que utilizan la valorización de biomasa oleícola para la generación de energía.

Una de las principales conclusiones de la jornada fue la necesidad de desarrollar nuevas tecnologías adaptadas a las características específicas de la biomasa del olivar, en lugar de adaptar esta biomasa a tecnologías ya existentes, que es la estrategia actual. Para alcanzar este salto tecnológico, las Plataformas Tecnológicas constituyen un apoyo fundamental como catalizadoras de la innovación para mejorar la competitividad de las empresas.