Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Intervención de la presidenta de la AEE, Rocío Sicre, durante la apertura de la Convención Eólica 2012

La Asociación Empresarial Eólica reclama un marco legal que dé seguridad al sector

David Muñoz12/06/2012

12 de junio de 2012

Madrid acoge los días 12 y 13 de junio la Convención Eólica 2012, un encuentro sectorial organizado por la Asociación Empresarial Eólica (AEE) que incluye un completo programa de jornadas técnicas, ponencias y mesas redondas. Durante su inauguración, la presidenta de la Asociación, Rocío Sicre, hizo un nuevo llamamiento al Gobierno para crear un marco regulatorio que dote de estabilidad al mercado eólico español.

La presidenta de la AEE, Rocío Sicre, inició su intervención lamentado la ausencia en la Convención de algún representante del Gobierno, a pesar de la invitación cursada por la Asociación y de los diferentes esfuerzos realizados para contar “en la cita anual más importante del sector eólico” con algún miembro del Ejecutivo. “Desde la AEE queremos tenderle la mano al Gobierno, ofrecerle nuestra colaboración para establecer una hoja de ruta, recuperar la senda de un diálogo constructivo y trabajar con sus representantes para evitar echar por la borda el trabajo realizado durante los últimos 20 años, los cuales han convertido a España en referente mundial en el sector eólico”, señalaba Rocío Sicre.

foto
Rocío Sicre, presidenta de la Asociación Empresarial Eólica (AEE).

Según puso de manifiesto la presidenta de la Asociación , las últimas medidas que se han tomado desde la Administración, y muy especialmente la publicación a principios de este año del Real Decreto-Ley 1/2012 de ‘Supresión de primas e incentivos para nuevas instalaciones en régimen especial’, han generado un clima de incertidumbre que pone en riesgo la propia supervivencia del sector. De hecho, durante el 2012, los fabricantes de aerogeneradores no han recibido pedido alguno para el mercado doméstico, lo que visualiza claramente la situación a la que se enfrentan estas empresas.

Para garantizar el progreso de la energía eólica en nuestro país, la presidenta de la AEE fue tajante a la hora de señalar el factor más necesario en este momento: “Necesitamos un impulso, que debe venir dado por la creación de un marco regulatorio propio. Con ello se aportaría seguridad, una visibilidad de cara al futuro, y se lograría recuperar la confianza de los inversores en este mercado”. Lo que se rechaza frontalmente desde la Asociación es la aplicación de posibles medidas retroactivas, “una línea roja” que tendría efectos aún más negativos para este mercado.

Como defendía Rocío Sicre, "el sector eólico ha hecho las cosas bien" durante los últimos años, cumpliendo con las bases establecidas por el regulador, socializando sus beneficios, exportando activos por valor de más de 2.000 millones de euros anuales, aportando una industria muy competitiva a nivel internacional… Hablamos de un sector que da trabajo, a través de cerca de 200 empresas y 1.000 parques eólicos, a más de 30.000 profesionales, de los que más de la mitad son titulados superiores. Es en definitiva, una industria con un alto potencial que se enfrenta al hándicap de no contar con un marco regulatorio propio que contemple sus particularidades.

“El Gobierno tiene que ver en la esperada reforma energética una oportunidad para crear un nuevo modelo que incida en valores como la sostenibilidad o la independencia, un modelo en el que la eólica tiene que ocupar un lugar preponderante”, indicaba Rocío Sicre.

Evolución histórica

Coincidiendo con la celebración del décimo aniversario de la AEE, su presidenta hizo un recorrido histórico por la extraordinaria evolución que ha seguido el sector eólico en España, desde los apenas 400 MW instalados del año 1997 hasta los espectaculares registros alcanzados este mismo año, en el mes de abril, con nuevos máximos de potencia instantánea (16.636 MW), energía horaria (16.455 MWh) y energía diaria (334.850 MWh). Concretamente, el 18 de abril, la cobertura nacional de la demanda con energía eólica fue del 45%, llegando a picos que superaron el 60%.

foto
Mesa con los integrantes de la junta directiva de la AEE, durante la inauguración de la Convención Eólica 2012.

En todo este tiempo, la energía eólica se ha confirmado como una fórmula eficaz a la hora de reducir el empleo de combustibles fósiles y de disminuir nuestra dependencia energética exterior, evitando además la emisión de unos 22 millones de toneladas de CO2 al año y aportando riqueza en áreas rurales en riesgo de declive demográfico, como otra de sus grandes ventajas.

España es hoy, como indicaba la presidenta de la AEE, el cuarto país del mundo y el segundo de Europa en potencia eólica instalada, con una tecnología que es una referencia a nivel internacional y con una inversión en I+D por parte de sus empresas que supera, por mucho, a la media nacional (8% frente a menos del 2%). Todo eso hace que, por ejemplo, España se mantenga en los cinco primeros puestos del ránking mundial de patentes eólicas.

Se trata, en resumen, de un sector que hace de nuestro país un referente mundial pero que necesita, para garantizar su futuro en el mercado doméstico, un nuevo marco regulatorio que permita disfrutar de una visión a largo plazo y, con ello, de estabilidad.

“El viento no se para por un Real Decreto, así que la esperanza está en el propio viento”, concluía Rocío Sicre.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Empresarial Eólica