El sector eólico europeo ha crecido el doble que el PIB de la Unión Europea

19/04/2012

19 de abril de 2012

La industria eólica ha aumentado su contribución al producto interno bruto (PIB) de la Unión Europea en un 33% entre 2007 y 2010. En 2010, el sector eólico creció el doble que el PIB de la Unión Europea, alcanzando una contribución de 32.000 millones de euros a una economía europea en recesión.

El informe ‘Green Growth’ (Crecimiento Verde), difundido por la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA) aporta algunos datos significativos sobre el crecimiento de este sector:

• El sector de la energía eólica aportó 32.000 millones de euros al PIB europeo durante 2010.

• La aportación al PIB ha aumentado, desde 2007 a 2010, un 33%.

• Los empleos del sector eólico han aumentado un 30% en el período 2007-2010, hasta alcanzar los 240.000. En el mismo tiempo, en la Unión Europea, el desempleo ha aumentado hasta alcanzar el 9,6% de la población. Para el año 2020, se prevé que el sector emplee a 520.000 trabajadores.

• El sector eólico es un exportador neto. En 2010, exportó bienes y servicios por valor de 5.700 millones de euros.

• Sólo en combustible, el sector ahorró 5.710 millones de euros durante 2010.

• El sector invirtió el 5% de su facturación en investigación y desarrollo (I+D), el triple que la media europea. Los fabricantes de aerogeneradores invierten un 10% de su facturación en I+D.

“La energía eólica es una magnífica herramienta para combatir la recesión. La industria está luchando contra la crisis– proporcionando anualmente un aumento de la actividad económica, mayor generación empleo y un aumento de las exportaciones a una Unión Europea que lucha contra una crisis económica agudizada por los costes de las importaciones de combustibles, importaciones al alza que repercuten negativamente en los ciudadanos europeos ”, ha declarado Arthouros Zervos, director general de EWEA.

En el futuro, el papel de la energía eólica está llamado a ser aún más importante: en 2020 su contribución al PIB se habrá incrementado casi tres veces. Si la industria eólica fuera un Estado miembro, en 2020 sería el decimonoveno en términos de su contribución al PIB de la UE, por encima de Eslovaquia y justo por debajo de Hungría. El número de puestos de trabajo aumentará en más de un 200% hasta alcanzar los 520.000 para 2020, según el informe. En el año 2030 el número de empleos podría llegar a 795.000.

Para asegurar que la energía eólica aporta los mayores beneficios económicos en el futuro, es necesario:
• Que los marcos regulatorios nacionales de energías renovables sean estables y que se acometan los objetivos marcados para 2020 de forma ambiciosa.

• Que exista un escenario para después del año 2020, con un objetivo vinculante para el año 2030.

• Que se desarrolle una red eléctrica europea unificada y un mercado único de la energía.

• Un objetivo más ambicioso de reducción de GEI del 30% para 2020

• Fondos europeos, dedicados y suficientes, para la investigación en energía eólica.