Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

El uso eficiente de cobre evitaría la emisión de 150 M de t anuales de CO2

20/04/2011

20 de abril de 2011

El pasado día 14 de abril se celebró el seminario ‘La contribución del cobre a la lucha contra el cambio climático’, organizado por el Instituto Europeo del Cobre (ECI) con motivo de la Semana de la Energía Sostenible en la Unión Europea, impartido por Fernando Nuño, director del proyecto de Energía y Electricidad de ECI. En el seminario se expusieron conclusiones de estudios y casos de estudio en la aplicación eficiente del cobre en sistemas de energía impulsados por motores, en transformadores y en cableado.
Según explicó Fernando Nuño, los motores y transformadores industriales son los responsables de dos tercios del consumo eléctrico industrial en Europa, por lo que cualquier mejora de su eficiencia tiene un impacto económico y ambiental muy importante. Por ejemplo, por cada kilo de cobre adicional empleado para mejorar la eficacia de un motor de 22 kW, cuyo factor de uso fuera del 50%, permitiría ahorrar 3 toneladas de CO2 durante la vida útil del mismo. En conjunto, los sistemas de motores de alta eficiencia y los transformadores de distribución podrían ahorrar más de 220 TWh de electricidad gracias al uso del cobre, el 8% del consumo anual en Europa, lo que equivale a reducir en 110 millones de toneladas las emisiones de CO2 a la atmósfera. Si la medida se llevase a cabo y se incrementara el número de motores y transformadores eficientes, la Unión Europea (UE) podría ahorrar 11.000 millones de euros al año en costes operativos. Con esta medida se reduciría significativamente el consumo de electricidad frente al de un sistema estándar, permitiendo ahorrar una cantidad que equivaldría a la energía generada por 38 plantas nucleares en un año, señaló Nuño.
Además de lo anteriormente expuesto, mediante el dimensionamiento óptimo de cables conductores, se puede alcanzar un ahorro suplementario de 80 TWh anuales, gracias a la reducción de las pérdidas por efecto Joule. Este ahorro supone unos 40 millones de toneladas anuales de CO2 evitadas.