Aumentan las comunidades de vecinos que instalan calderas de biomasa KWB

30/12/2010

30 de diciembre de 2010

La biomasa va ganando terreno a las energías convencionales como medio para calentar, climatizar o suministrar ACS (agua caliente sanitaria) a todo tipo de edificios. Y las Comunidades de Vecinos han empezado a optar por calderas de biomasa KWB cada vez con más frecuencia. La ausencia de olores en la instalación, el hecho de no contaminar, el menor coste de los combustibles, sumado a la estabilidad de los precios, y la eliminación de los costes fijos (como sucede con el gas natural, por ejemplo), son algunas de las ventajas que ofrece el uso de calderas de biomasa frente a otros sistemas energéticos.
foto
Comunidad ‘Residencial Xauen’ de Jaén, formada por 24 viviendas, donde se instaló una caldera de biomasa KWB Powerfire modelo TDS de 300 kW, en sustitución de una caldera de gasoil. El combustible que consume actualmente es hueso de aceituna, muy abundante en Jaén y que resulta, por tanto, muy económico: han reducido en un año su factura energética en un 60%, pasando de 20.000 a 8.500 € de gasto.
Sólo entre septiembre y octubre de este año, HC Ingeniería ha puesto en marcha tres instalaciones en comunidades de vecinos con un total de cuatro calderas de biomasa KWB. Una en la calle Ríos Rosas en Madrid, donde una caldera KWB Multifire de 100 kW ha sustituido a la antigua caldera de carbón que tenía la comunidad; otra en el barrio de Chueca en la calle Corredera Baja, donde se han instalado dos calderas de biomasa KWB Multifire de 100 kW cada una, en total una potencia instalada de 200 kW; y la tercera en Béjar (Salamanca), en la que se ha colocado una caldera KWB Powerfire de 300 kW.