Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

La formación, el desarrollo de políticas corporativas y las auditorías energéticas, claves para el éxito de las medidas de eficiencia energética en pymes

Mariana Fernández, directora de Comunicación y Capacitación en Sustainable Innovations y responsable de Comunicación del proyecto SPEEDIER04/11/2021
DEESME, E2DRIVER, ICCEE, INNOVEAS, SMEmPower Efficiency, SPEEDIER y Triple-A abordan, desde distintos ángulos, la problemática a la hora de implantar medidas de eficiencia energética en pymes en Europa. Sin embargo, todos ellos han identificado, en diversas investigaciones llevadas a cabo a través de entrevistas, grupos de debate y análisis documental, puntos comunes que les ha permitido trabajar en un enfoque global, esclarecedor para la toma de decisiones que ayuden a mejorar la implantación efectiva de medidas de eficiencia energética en Europa.
El artículo 8 de la Directiva europea sobre eficiencia energética (DEE) exige que los Estados miembros establezcan incentivos nacionales para ayudar a las pymes a realizar auditorías energéticas. Dado que las pymes representan el 99,98% de las empresas europeas y son responsables de aproximadamente el 13% de la demanda total de energía, está claro que tienen un enorme potencial para ahorrar energía y contribuir a la capacidad de la UE de los 27 para lograr sus objetivos colectivos en el marco de la DEE de una mejora del 32,5% en la eficiencia energética para 2030. Hasta la fecha, poco de este potencial se ha realizado según diversos estudios que estiman que solo el 25% de las pymes en Europa han realizado una auditoría energética y una serie de investigaciones que citan barreras que incluyen la falta de tiempo, experiencia interna, financiación y la naturaleza de baja prioridad de la eficiencia energética en comparación con otras necesidades comerciales. El artículo 8 también requiere que las grandes empresas realicen auditorías energéticas cada cuatro años, sin embargo, un estudio reciente sugiere que solo el 11% de las grandes empresas que realizan una auditoría tienen la intención de implementar alguna de sus recomendaciones, y dos de cada cinco empresas citan la falta de financiación o recursos financieros como razones de peso.
foto
En este contexto, un grupo de proyectos financiados bajo el programa de investigación e innovación Horizonte 2020 trabajan para paliar esas barreras y garantizar que los objetivos establecidos por ese artículo 8 son, efectivamente, alcanzables.
DEESME, E2DRIVER, ICCEE, INNOVEAS, SMEmPower Efficiency, SPEEDIER y Triple-A abordan, desde distintos ángulos, la problemática a la hora de implantar medidas de eficiencia energética en pymes en Europa. Sin embargo, todos ellos han identificado, en diversas investigaciones llevadas a cabo a través de entrevistas, grupos de debate y análisis documental, puntos comunes que les ha permitido trabajar en un enfoque global, esclarecedor para la toma de decisiones que ayuden a mejorar la implantación efectiva de medidas de eficiencia energética en Europa.

De este modo, los siete proyectos han llevado a cabo un análisis exhaustivo en pymes de sectores tan diversos como el alimenticio, automoción, bienes y servicios, comercio, construcción, educación, hostelería, manufactura, y químico en Alemania, Chipe, Eslovenia, España, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Polonia, Reino Unido y Rumanía.

foto
DEESME facilita a las pymes su participación en la transición energética aprovechando los múltiples beneficios de los enfoques de gestión y auditoría energéticas, proporcionando a autoridades nacionales y supranacionales directrices y recomendaciones para fortalecer las políticas energéticas.

El objetivo principal de E2DRIVER es formar a las pymes del sector de la automoción e impulsar programas de desarrollo de capacidades en auditoría energética mediante el establecimiento de una plataforma de aprendizaje innovadora.

Por su parte, ICCEE acelerará la conversión de oportunidades de eficiencia energética en inversiones reales, con un enfoque especial en las cadenas de suministro que involucran a las pymes europeas gracias a herramientas de análisis y programas específicos de desarrollo de capacidades.

INNOVEAS tiene como objetivo diseñar e implementar programas de capacitación de personal y de desarrollo de capacidades para mejorar la política corporativa hacia la eficiencia y la cultura energética y las iniciativas de cadena de suministro sostenible.

En lo que respecta a SMEmPower Efficiency, este proyecto se asegurará de eliminar muchas de las barreras existentes para la implantación de medidas de eficiencia energética mediante la activación de la formación de profesionales de la energía y responsables de la toma de decisiones, expertos en formación de pymes, empresas consultoras, entidades financieras y empresas de servicios energéticos (ESCO), y especialmente asociaciones patronales o profesionales industriales.

SPEEDIER, por su parte, es una solución innovadora de ventanilla única que aplica un enfoque integrado a la gestión energética, proporcionando información, asesoramiento, desarrollo de capacidades, auditoría energética, financiación, implementación de soluciones de eficiencia energética y seguimiento de impactos.

Finalmente, Triple-A tiene como objetivo ayudar a las instituciones financieras y los desarrolladores de proyectos a aumentar su despliegue de capital en eficiencia energética, haciendo que las inversiones sean más transparentes, predecibles y atractivas.

foto

Financiación y talleres de formación, necesarios para la eficiencia energética en pymes

La principal barrera para la implantación de mejoras de eficiencia energética para las pymes se identifica como la falta de financiación o desconocimiento de subvenciones, préstamos, o planes de apoyo nacionales, aunque también incide la posible sobrecarga de trabajo. Otro hallazgo notable fue que las pymes no suelen realizar auditorías pues no confían en que el potencial ahorro de las medidas de eficiencia compense los esfuerzos o gastos que conllevan la realización de esa auditoría. Las pymes participantes expresaron su preferencia en subcontratar la gestión energética a un consultor energético externo, pues la mayoría no tienen un administrador de energía.

A pesar de esta preferencia, la desconfianza en algunos auditores sugiere la necesidad de la identificación de las empresas obligadas a someterse a auditorías, el efectivo cumplimiento y la calidad de estas, lograr un compromiso entre el esfuerzo de reporte y el seguimiento, aumentar la adopción de medidas y la creación de esquemas de apoyo, así como la sensibilización sobre oportunidades de eficiencia energética.

Ese desconocimiento de las fuentes de financiación y el retorno de esa inversión generada lleva a las pymes a interesarse por talleres de formación que les ayuden a mejorar sus habilidades acerca de la eficiencia energética y su implantación en todos los niveles de la empresa.

Otro de los puntos de vista analizados es el económico y de inversión. En este sentido, los análisis realizados indicaron que los propietarios de edificios tienden a no evaluar el rendimiento energético de sus activos cuando no existe tal requisito legal. Solo una minoría de los edificios tiene un Certificado de Eficiencia Energética (EPC) voluntario, en parte porque no se exige legalmente y, adicionalmente, porque existe una falta de incentivos para los propietarios. Aunque la alta eficiencia energética de un edificio puede influir significativamente en las inversiones de capital a largo plazo, el alto coste, la falta de capital y la falta de vías de financiamiento estandarizadas desalientan a los propietarios de edificios a implementar medidas de eficiencia energética. Sin embargo, algunas modificaciones, como las relacionadas con la envolvente del edificio, ventilación, aire acondicionado y calefacción (HVAC en sus siglas inglesas) y los aparatos de iluminación, pueden aumentar el valor de la propiedad cuando se aplican. Desafortunadamente, como la mayoría de las pymes utilizan sus propios recursos para financiar inversiones en eficiencia energética, priorizan a corto plazo medidas de eficiencia energética de bajo coste como iluminación LED.

foto

Flexibilidad para adaptarse a las necesidades de cada pyme

A partir de todos los resultados mostrados, queda claro que existen una serie de barreras y motores para la realización de auditorías energéticas y la efectiva implementación de medidas de eficiencia energética en las pymes. Estas dificultades y factores pueden variar según el país de operación, el sector empresarial, el tamaño de la compañía y/o la propiedad del edificio.

Como conclusión destacada de las investigaciones, se sugiere que todos aquellos servicios que se centran en aumentar la eficiencia energética en pymes deben ser lo suficientemente flexibles para adaptarse a los requisitos individuales de estas. Por tanto, antes de proceder a la realización de una auditoría energética, es siempre recomendable conocer la realidad y requisitos de la compañía. Un servicio personalizado que se ajuste a las necesidades alentará al personal de la empresa en su compromiso con la eficiencia y a la compañía en la implementación de medidas de eficiencia energética.

El análisis de los resultados de la investigación realizada mostró la importancia de aumentar las oportunidades de formación en eficiencia energética tanto entre líderes empresariales como en empleados, así como la urgente necesidad de transparencia en la información sobre incentivos y opciones de financiación en las regiones donde estas están disponibles.

Las pymes requieren acciones formativas que les ayuden a nombrar un gestor energético, a desarrollar una estrategia de eficiencia, a programar auditorías y a colaborar con un consultor energético para la evaluación y planificación de cualquier tipo de medida de eficiencia energética (no solo aquellas de menor coste y fácil implantación).

Además, el compromiso con las partes interesadas para establecer mejores mecanismos y vías de financiación es fundamental para superar la resistencia de las pymes a la hora de realizar auditorías energéticas e implantar sistemas de gestión y acondicionamiento energéticamente eficientes.

Son todas estas medidas las que sin duda contribuirán al cumplimiento del artículo 8 de la DEE para los Estados miembros europeos y también a la consecución del objetivo colectivo de los Estados miembros de una mejora del 32,5% en la eficiencia energética para 2030 en el marco de la DEE.